Capítulo 6

1.2K 117 29

-¿Dónde estabas?-me preguntó.

-En el hospital, con Enrique-contesté tranquila.

-¿Por qué no me atendias el telefono?

-Mi celular murio, se quedó sin bateria-le mostré mi movil apagado.

-Pudiste haberme llamado desde el de Enrique-fruncio el ceño.

-Lo siento, no lo pensé.

-¿Cómo puedo confiar en ti?

-¿Qué es lo que te pasa?-pregunté sorprendida.

-Estoy molesto. Ni siquiera me respondiste el teléfono hoy.

-Ya te explique lo que pasó-exclame.

-¿Y quien me asegura que dices la verdad?

No podía creer lo que pasaba, ni mucho menos lo que estaba escuchando.
Thomas y yo nunca peleabamos, y ahora lo estabamos haciendo delante de toda nuestra familia, y de mi hijo, que era lo peor.

Simplemente suspire molesta y subí las escaleras directo a mi habitación. Escuchaba los pasos de Thomas siguiendo, pero segui hasta entrar a la habitación; empujé la puerta pero antes de que se cerrara Thomas entró, cerrandola detras de él.

-¿Qué es lo que te ocurre?-repetí-Nunca peleamos, y mucho menos habias desconfiado de mi-me señale-¿Qué es lo que te ocurre hoy?

-Cristina me dijo que no era normal que estivieras afuera todo el día y que no me respondas, ademas de que estabas con un hombro.

-Por Dios-suspire-¡Estaba con Enrique! Que gran problema es, eh, claro, como le gustan tanto las mujeres. Ademas, estaba en un jodido hospital, mi ahijado estaba mal. Sabes que nunca salí afuera todo el día, menos con el niño; y mucho menos ignore nunca tus llamadas, sabes muy bien que siempre te atendía, esta es la primera vez desde que vine aca que no te atienda.

Thomas se quedo mirandome unos segundos y luego hablo.

-Tienes razón, lo siento.

-No puedo creer que nunca peleemos, y el primer día que viene esa zorra estemos peleando.

-No la llames así. Y no estamos peleando por su culpa.

-¡La llamo como quiero! Y si estamos peleando por su culpa, ella te dijo todo eso, nunca desconfiaste de mi, y ahora con unas simples palabras de ella creas que te estoy engañando.

-Lo siento-se acercó a mi, pero yo me aparte, y le di un manotazo a la mano que se acercaba a mi. Estaba dolida y muy enojada.

-¿Es que no tienes muy en claro que al único que amo es a ti? ¿No entiendes que eres mi todo y no tengo ojos para nadie más que no sea tú o nuestro hijo? ¿No sabes que seria incapaz de hacerte daño de cualquier forma? ¿No te dije mil veces que el motivo de mi delicidad eres tú y no quiero a nadie más, que tú y mi hijo son toda mi felicidad? ¿No te dije que no habia encontrado mejor hombre que tú?-mis manos temblaban, y el enojo no se iba.

Thomas se acercó a mi pero me volví a apartar, tomo mi brazo y me jalo hasta hacerme chocar contra su pecho, y me rodeo con sus brazos.

-Perdón, en serio perdón. No sé que me paso. Perdón, perdón, perdón, perdón, perdón, per...-se vio interrumpido por mis labios chocando con los suyos.

-Ya esta, solo no vuelvas a desconfiar, me duele que desconfies de mi.-rodee su cuello con mis brazos. Aun estaba enojada, pero no queria ni podia estar enojada con él.

-Nunca más-dejo un pequeño beso en mis labios.

Caminamos hasta la cama, Thomas se sentó en el borde, he hizo que me sentara en sus piernas, recostando mi cabeza en su pecho, y rodeó mi cintura con sus brazos.

Seguimos abrazados unos minutos más, hasta que tocaron la puerta.

Me levanté y camine hasta la puerta, al abrirla me encontre con mi hermano.

-La cena ya está servida.

-Esta bien, gracias-le sonreí.

-¿Esta todo bien?-preguntó.

-Si, todo bien-sonreí.

Thomas se levantó y caminó hasta nosotros, beso mi mejilla y tomó mi mano.

Los tres bajamos, Dylan delante nuestro, y nosotros dos seguiamos de las manos.
Cuando entramos a la cocina, Cristina me miró con muy mala cara, que me daba a entender que decia Te quiero lo más profundo que se pueda bajo tierra. Yo solo sonrei y bese a mi novio.
Me senté en mi lugar, al lado de mi pequeño, y Thomas se sentó en el suyo, al frente nuestro.

Mire a Blake, y lo vi algo decaido.

-¿Qué ocurre, bebé?-le pregunte, acomodando su flequillo.

-Tede pelear-señaló a su padre y luego a mi.

-No, mi amor, ya esta todo bien-le sonreí.

-¿Serio?

-Si, mi principe. Papi fue un tonto pero ya esta todo bien-le hablo Thomas.

-¿Tan facil la perdonaste?-escuche la chillona voz de Cristina-Por Dios, te esta siendo infiel-dijo, todos dejaron de comer para mirarla, exepto yo, que seguí comiendo tranquilamente.

-¿Infiel? ¿Al hombre que amo? Claro que no-hablé.

-Por favor, no soy tonta. Estuviste afuera todo el día con un hombre, luego de que este te llamara. ¿Como puedes aseguras que el niño es hijo de Thomas?-dijo, y eso me molesto, pero estalle en carcajadas.

-Solo hace falta mirarlo, mi hijo es una copia idéntica de Thomas ¿O es que eres tan hueca como para notarlo?

-Estoy segura de que de verdad le eres infiel ¿O por qué otro motivo estuviste afuera todo el día sin atenderle el teléfono.

-Porque estaba con mi mejor amigo que me necesitaba-me levanté de la mesa y me acerque a ella-ademas, para tu información-me acerqué a su oido y susurré-él es gay.

Y salí de la cocina tranquilamente.

Volvíííí

Han pasado 84 años.

Siento haber tardado tanto, pero es que el colegio me jode la vida y no tengo tiempo para nada, de lunes a miércoles estoy ahi desde las 7 de la mañana hasta las 5 de la tarde y al llegar a mi casa solo quiero dormir, y olvidarme de todo, los jueves y viernes llego al medio día, pero tengo que terminar la tarea que no pude hacer los otros días.
Ya no voy a prometer publicar dentro de un determinado tiempo como suelo hacer, porque al final la mayoria de las veces no lo cumplo por el tiempo, solo prometo que intentaré no tardarme. Lo que si les aseguro es que, tarde lo que tarde, voy a terminar esta historia, solo les pido un poco de paciencia.

Los amodoro♥♥♥

*Belu

Thomas Sangster, El Padre De Mi Hijo ~Segunda temporada de Dylan O'brien es mi..¡Lee esta historia GRATIS!