Capítulo 1

948 13 6

(punto de vista de Isabel)

-Isa ¿Podrías dar está nota a Natalia?

Sonreí.

-Claro Nath ¿Qué a pasado?

Nathaniel me miró muy serio

-Se a vuelto a colar en el gimnasio para jugar al baloncesto con nosotros.

Suspiré. A mi amiga le había dado por que si los chicos jugaban al baloncesto, ella también podía.

-Y luego... eh... ¿P-Podrías pasar por aquí?

-Sí, claro.

Salí de la sala de delegados. Saludé a Rosalya, me paré a hablar con Alexy, fui al gimnasio, al invernadero, a las aulas... pero mi amiga no aparecía. Subí al piso de arriba. Ví a Armin y a Natalia intentando abrir la puerta del aula de ciencias con una horquilla.

-¿Qué hacéis? -pregunté enfadada.

-¡Shsh! ¡Calla! -me susurró-gritó Armin- ¿No te das cuenta de que la vieja nos puede oír?

Puse los ojos en blanco.

-Natalia...

Me crucé de brazos, pidiendo explicaciones.

-Joder, Isa. Han metido sapos ahí dentro. Para disecarlos. ¡Hay que sacarlos!

Paro un momento. Mirad, Natalia y yo somos muy buenas amigas, pero sólo nos parecemos en que nuestro pelo es largo y liso. Mi cabello es negro. Él suyo rubio. Mis ojos son marrones. Los de ella azules. Soy muy buena estudiante, me gusta aprender y leer. Natalia odia las clases, pero tiene buena memoria y saca unas notas fantásticas (pero no tanto como las mías). Soy organizada, amable, cariñosa y amo la tranquilidad. Mi amiga es desordenada, activa, adora a los animales y suele ser sarcástica.

-¡Pero no puedes forzar la puerta!

Se golpeó la frente con la mano.

-¡Cierto! ¡Mejor pídele la llave a tú novio Nathaniel!

Armin se rió al ver que me ponía roja.

-No es mi novio. Y no vais a forzar la puerta.

Armin se fue, refunfuñando. Le di la nota a Natalia.

-Tienes que llevar esto a casa.

Ella cogió él papel y lo leyó.

-¿Y quién Li firma? ¿Mi halcón? ¿Mi dóberman?

Los padres de Natalia, al igual que los míos, nunca están en casa. Yo vivo con mi tía y ella con sus diez mascotas. Se marchó. Suspiré y bajé las escaleras.

-¡Hola Isa!

-Hola Iris.

La pelirroja y yo empezamos a hablar. De pronto, me empujaron y caí al suelo.

-Qué pena. "Pelo carbón" se a caído.

Tras de mí estaba Amber, acompañada por Li y Charlotte.

-Amber, déjame en paz.

-¿Y si no?

Alguien contestó por mí.

-Y si no, vas a ver lo que es bueno.

Levanté la vista. Natalia miraba fijamente a la bruja con los ojos entrecerrados.

-No te metas

-Y tú no te metas con Isa ¿Por qué no vas a peinarte, Barbie?

Amber se marchó, enfadada. Una mano tomó la mía y me levantó.

Historia de dos Succretes (CDM)¡Lee esta historia GRATIS!