061 [the party]

8K 505 24

Scott estaba acostado en su cama mirando el techo, estaba aburrido, demasiado, y es que todos los sabados Bailey iba a su casa para estar juntos, miraban una película, comían pizza y se quedaban dormidos despues de ver dos o tres peliculas, genera...

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Scott estaba acostado en su cama mirando el techo, estaba aburrido, demasiado, y es que todos los sabados Bailey iba a su casa para estar juntos, miraban una película, comían pizza y se quedaban dormidos despues de ver dos o tres peliculas, generalmente Bailey terminaba dormida en el pecho de Scott. El muchacho bufó, maldecía a Lydia y a Malia por haberla invitado a la fiesta, le habian quitado a su novia.

El hombre lobo tomó su teléfono que estaba sobre el la mesa de luz y observó la hora 02:50, revisó sus mensajes y al ver que no había nada nuevo lo bloqueó otra vez, cuando Scott iba a dejar el teléfono en la mesa de luz este se iluminó mostrando la foto de Lydia. Sin pensarlo el muchacho atendió.

- Lydia, ¿que sucede? ¿Está todo bien? -podía notarse la preocupación en la voz del muchacho.

- Hola Scott... podría decirse que bien -habló con precaución. De fondo el hombre lobo podia oir la musica y gritos, entre esos pudo distinguir el de Bailey, cerró los ojos sabiendo que algo había ocurrido.

- Ay no ¿qué sucedió? -Scott comenzó a cambiarse y a colocarse sus tenis.- ¿Bailey está bien? -Lydia no respondió- Lydia respóndeme.

- Bien bien en sus cinco sentidos no, pero sí está bien, Bailey espera.

- ¿Es Scott? -se oía la voz de Bailey de fondo.- Hola Scotty -habló Bailey soltando una risa.

- Ay mierda, estás borracha -Scott bajó las escaleras corriendo, salió al patio delantero y se montó en su motocicleta.-Bailey no te muevas de allí, quédate junto a Lydia y no tomes más nada.

-Scott sabes que te amo mucho mucho mucho -habló la muchacha sin prestarle atención al muchacho.

- Bailey escuchame -el hombre lobo maldijo- no te muevas de allí, quédate junto a Lydia. -Scott podía oir los gritos de todos sumados a los de Bailey- Bailey, ¡vamos Bailey! -miró el teléfono y notó que la muchacha había cortado la llamada- ¡Mierda!

Scott llegó al lugar de la fiesta con rapidez, dejó la motocicleta estacionada en la vereda y caminó hacia el interior de la casa esquivando a los adolescentes que bailaban o que estaban tomando.
Continuó caminando hasta que encontró a Malia tomando de un vaso descartable color rojo.

- ¡Malia! ¡Malia! -exclamó acercándose a la coyote.

- ¡Scott! -exclamó la muchacha sonriendo.

- Malia escúchame, ¿dónde está Bailey? -Malia tomó un sorbo de la bebida y señaló al patio trasero. Scott asintió y se alejó de la muchacha en dirección al patio. Miró a su alrededor entre cerrando sus ojos debido a las luces y a la música que estaba muy fuerte para sus oidos hasta que halló a Lydia junto a la mesa que tenia bebidas y comida.

Sᴜᴘᴇʀɴᴀᴛᴜʀᴀʟ | ᴛᴇᴇɴ ᴡᴏʟғ [EN EDICIÓN]¡Lee esta historia GRATIS!