- ¡Tengo hambre! –protestó Sebastian mirando el oscuro cielo- ¿por qué no podemos adelantarnos?

- Tú has tenido la brillante idea de invitar a Anne así que la tenemos que esperar.

- ¡No sabía que iba a tardar tanto! La que siempre llega tarde a todos lados eres tú, no ella.

- Eso es mentira –dije frunciendo el ceño- además le dijimos que traiga a James, supongo que esta tardando por eso.

- Oh, claro, lo único que tenía que hacer era levantarse de la cama y decirle al chico que estaba acostado al lado de ella que vengan a cenar, ya veo porque tarda tanto... seguramente están haciéndolo mientras nosotros estamos muriéndonos de hambre.

- ¡Sebastián! Por favor, me costó mucho quitar la imagen de mis profesores acostándose juntos no me pongas la imagen de mi mejor amiga en la cabeza –suspiré- además seguramente James esta con Kian y vendrán juntos.

Sebastián se cruzó de brazos.

- Pero tengo hambre.

- Ya deja de quejarte, mira ahí vienen –le dije señalando la cuadra de enfrente

- ¡¿Por qué tardaron tanto?! –exclamó Sebastian cuando nos alcanzaron-

Anne alzó las manos aclamando su inocencia.

- No sabía que los chicos tardaban tanto en arreglarse –contestó mirando a Kian-

- No es mi culpa si el estúpido de tu novio derramó ketchup en mi camiseta y tuve que ir a cambiarla –le dijo molesto-

- ¿Ya has comido? –le pregunté a James frunciendo el ceño-

- Claro que no, esa hamburguesa era para no tener hambre mientras espero la comida.

Sebastian puso los ojos en blanco.

- Lo que sea, ¿Podemos entrar?

Finalmente entramos al restaurante y nos sentamos en una mesa redonda. Kian se sentó al lado mío y me miró.

- ¿Has seguido practicando?

- Me has dicho que no podía practicar sin ti.

- Veo que eres una buena alumna –dijo esbozando una sonrisa-

- Claro que soy una buena alumna –murmuré acercándome más a él con una sonrisa- he aprendido muchas cosas con tus lecciones.

Kian arqueó una ceja, claramente sorprendido por mi cercanía.

- ¿Ah si? ¿Cómo que? –me preguntó poniendo su brazo en el respaldo de mi silla-

- Como que.. Anne –la llamé alzando la voz- ¿Sabias que Kian y James se besaron?

Anne se rió y al ver que nadie se reía abrió mucho los ojos, luego miró a Kian y después a James boquiabierta. James me miró fulminándome con la mirada.

- ¿Has besado a mi novio? –le preguntó Anne a Kian sin poder creerlo-

Kian me miró entrecerrando los ojos y luego se dirigió a Anne.

- Perdona, pero tu novio me beso a mi.

- ¡Tú me lo devolviste! –se quejó James-

- Luego el gay soy yo –murmuró Sebastian alzando las cejas-

- Se suponía que no íbamos a volver a hablar de nuestro beso –le recordó James a Kian-

En ese momento la mesera llegó a nuestra mesa. Para mi satisfacción era la misma que nos había atendido cuando habíamos venido a cenar con Logan y Sebastián, la misma a la que le había dicho que Kian estaba en proceso de convertirse en mujer. Esta iba a ser una gran noche.

¡Esto es guerra! [Sin editar]¡Lee esta historia GRATIS!