Capitulo 8

5.6K 215 1

- ¿Te iras sola? – pregunto cuando iba caminando para agarrar un taxi. Me detuve en seco y pensé, me vine con él, ¿Cómo me iba? Si no había nadie a esa hora y mucho menos por ese lugar, eran las 6: 00 lo bueno es que empezaba a oscurecer a las 8: 00, pero no iba a dejar que manipulara la situación a su antojo, solo lo ignore y camine hasta perderme de su vista para tomar un taxi.

Caminé 5 minutos después de alejarme de el vi algo o más bien a alguien tirado en el suelo a lo lejos, parecía atropellado y no podía ser un adulto parecía un niño y corrí hasta donde estaba el cuerpo, lo vi, si era un niño.

- ¿Qué te pasó? ¿Te atropellaron? – pregunte el solo asintió por no poder moverse tanto - No te preocupes todo saldrá bien – le dije, trató de sonreír, quede impresionada, es imposible que aún estando en ese estado todavía quiera sonreír y me prometí a mí misma hacer todo lo posible para que sobreviviera. Traté de llamar una ambulancia pero sonaba ocupado solo quedaría rezar y esperar que un taxi pasara por ‘casualidad’ y nos lleve hasta el hospital más cercano pero llego quien menos lo esperaba y sin saber quien más lo necesitaba.

- ¡_____! – Gritaron mi nombre, inmediatamente miré a ver quien era y por segunda vez en mi vida suspiré aliviada al saber que venía cuando más lo necesitaba.

- Justin – susurré.

- ¿Qué le paso? – pregunto preocupado.

- Lo atropellaron – dije llorando y sosteniendo su cabeza en mi regazo – Justin por favor ayúdame a llevarlo a un hospital te lo pido si quieres hago todo lo que se te de la gana pero por favor ayúdame – dije aun llorando, estaba esperando que me contestara como siempre con su ego que no lo soportaba ni el mismo, pero con tal de llevar a este niño haría lo que fuera.

- Tranquila ______, lo haré sin algo a cambio – dijo, es lo mas inteligente que he escuchado y viniendo de el mucho mas.

Lo subió en el asiento trasero de la camioneta y yo me subí con el para tratar de decirle que todo estaba bien pero creo que eso no era necesario el solo sonreía y yo trataba de hablar para que no cerrara los ojos; en 15 minutos llegamos, Justin lo cargo en brazos y se dirigió dentro del hospital con la recepcionista y lo acostó en una camilla yo solo lo seguía y lloraba…

- Doctor ¿Va a estar bien? – pregunte mientras se lo llevaban en una camilla que yo estaba siguiendo.

- No lo se señorita, pero no puede entrar – y entraron con el a una sala, el niño desde lejos me levanto la mano en señal de un hasta luego, me iba a desplomar en el piso llorando pero el me agarro y me abrazo lo mas fuerte que pudo, llore en su hombro como nunca, sentía su aroma y lo aspiraba para grabarlo en mi memoria. Nos separamos.

- Tranquila ______ el estará bien, no te preocupes – y sonrió, yo no pude hacerlo - ¿Cómo paso todo? – pregunto.

- Estaba caminando para ver si veía un taxi, lo vi en el suelo y corrí hacia el me dijo que lo atropellaron estaba llamando una ambulancia pero estaba ocupado – dije llorando otra vez.

- Ya tranquila – y me abrazo de nuevo, estuve una hora sentada recargada en el hombro de Justin mientras el acariciaba mi cabello, recordé que tengo que avisarle a mis hermanos saque mi teléfono y les dije por mensaje de texto que estaba aquí, rápidamente me preguntaron si me había pasado algo y los llame.

- Bueno ¿Dylan?

- Si ______ ¿Qué te paso? ¿Estás bien? – pregunto.

- Si estoy bien, es solo que traje a alguien y todavía estoy aquí.

- ¿Segura que no te paso nada? – pregunto de nuevo.

- Si seguro Dylan – se me ocurrió una idea pero aunque ellos no me dejarían lo haría igual – Mira Dylan me quedaré aquí para ver como esta todo ¿Esta bien? – y ahí fue cuando pegó el grito en el cielo; literalmente.

- ¿QUE? ¿Estas loca? Ni muerto te dejo que te quedes allá sola y a esta hora menos – y al final dijo un rotundo… - ¡NO!

- Pero Dylan, en primera no estoy sola – me iba a interrumpir para preguntar con quien – estoy con Justin, y en segunda es algo importante, ¿Crees que si no fuera importante te lo pediría? Por favor hazlo – no se oyó nada más que un suspiro de aceptación y sonreí.

- Esta bien pero a penas termine todo te vienes ¿Okay?

- Claro gracias – vi que el doctor se acercaba a Justin y me despedí de Dylan – Bueno, adiós Dylan te veo mañana – dije y colgué.

Llegue y justo ese momento llego el doctor.

- Buenas, ustedes vinieron con el niño… - reviso su carpeta - ¿Sebastián? – Justin y yo nos miramos, no sabíamos que decir, si decíamos que no, no nos decían como estaba el niño y de nada hubiera valido el esfuerzo, pero si decíamos que si tal vez nos dirían como esta y nos dejarían verlo como también nos podrían descubrir y meternos a la cárcel por hacernos pasar por alguien que no somos, yo iba a contestar, ‘IBA’.

- Eh…… eh… - tartamudeé iba a decir que no lo éramos pero el cambio todo los planes.

- ¡Sí! Somos familiares – dijo yo abrí los ojos como plato, pensando que estaba loco y que solo iba a decir eso, nuevamente me equivoque – El es mi hermano menor y ella es mi prometida – abrí los ojos mas del asombro, si antes pensaba que estaba loco ahora lo confirmé pero para mi que el doctor no nos creyó, pero el paso su manos por mi cintura y finalmente lo hizo.

- Correcto, lo operamos porque había perdido mucha sangre y su brazo estaba dislocado necesitaba urgentemente esa operación sino tendría un daño permanente por no estar en su lugar. – Se iba a retirar - ¡Ah! Una cosa más ¿Quién pagara los gastos? - pregunto viéndonos, pues como yo fui la que lo encontré yo lo iba a pagar.

- Yo me encargaré de eso doctor, ______ tu ve a verlo yo pagare los gastos.

- Pero Justin… - me interrumpió.

- Ve tu, yo me encargare de eso – se iba a ir con el doctor pero el doctor no se movía de su puesto y repentinamente Justin besó cortamente mis labios y se fue con el doctor, ¡El doctor solo quería saber si en verdad era su prometida!, y no le iba a reclamar porque si lo hacía el doctor no nos creería y se iría todo a la borda.

Entre a la habitación y el niño estaba dormido, acerque una silla y me senté junto a el para acariciarle su cabello que estaba echado para atrás porque tenía una venda en su frente; tenía sus mejillas rosadas naturalmente. Oí que abrían la puerta y vi que era Justin me sonrió y le sonreí, le dije que no hiciera ruido o lo despertaría pero no fue necesario eso para despertarlo.

- Hola Sebas – dije apenas abrió sus ojos, me vio y sonrió, ¡Dios! Este niño tiene la sonrisa más hermosa - ¿Cómo te sientes? – pregunte.

- Bien y gracias por salvarme – volvió a sonreír, este niño es el vivo ejemplo de cómo se debe ser fuerte.

- ¿Recuerdas que pasó? ¿Por qué te atropelló?– pregunto Justin, pensé que por solo ser un niño no sabía que responder.

- Si – nos contó que su mama murió y que su papa lo había abandonado por eso estaba por esos lados solo y no vio el carro que lo atropello, luego hablamos un rato, nos contó las comiquitas que le gustaba y su comida preferida pero hizo una pregunta un tanto incómoda.

- Y ¿Ustedes son novios? – Preguntó.

Go Away-Justin Bieber y tu.¡Lee esta historia GRATIS!