SENSACIONES

24 7 0

Ya por la mañana iba camino a la escuela junto a Pet, intentamos no hablar de lo sucedido o por lo menos yo quería no hacerlo así que gran parte de la mañana hablamos cosas banales hasta que llego el momento en que yo estalle.
—Se te acabaron las vacaciones ¿no? —Mientras sonríe.
—Nunca las tuve en realidad. —Pensando en todo lo que viví.
—Todos dicen lo mismo, todos dicen lo mismo. —repite irónicamente.
—Se que estamos evitando hablar del tema con respecto al beso.
—No hubo beso. —Me interrumpe la conversación.
—Pet, por favor. —Insisto queriendo hablar del tema.
—Sé que soy sexy y me deseas, pero no hubo beso. —Corta el tema haciéndose el chistoso pero no me quedaba conforme.
—¡Pet basta! —le grito y le empujo a la pared de una casa—, no es momento para chistes, ¿tú gustas de mí? —Recordando lo vivido en aquel auto, me era difícil evitar que el hecho que rechazara mi beso me ponía mal—. Respóndeme Pet por favor. —Lo agarraba con ambas manos su remera mientras apoyaba mi cabeza sobre su pecho mirando al suelo.
—¿Te encuentras bien? —Intenta abrazarme y en ese instante se siente los pasos de unos tacos detenerse junto a nosotros—. Hola Luci —dice Pet con voz seria.
Inmediatamente me doy vuelta y la miro de arriba hacia abajo. Estaba vestida llamativamente, con unos tacos negros brillosos, una mini falda roja que le hacía ver sus largas piernas y una remera corta blanca con escote voluminoso que le hacía notar sus pechos. Cabello suelto rubio, pintada los labios de un rojo bien destacado.
—¿Yo salí con vos? —me pregunto media boquiabierta sin darme cuenta que lo pensé en voz alta.
—Mmmm, hubiéramos sido una sexy pareja. —Se ríe a carcajadas, mientras lo miro a Pet soltándolo de su remera.
—Gracias por soltarme —dice Pet mientras se acomoda la remera—, por cierto con tu ex me refería a tu ex amiga. Me olvidé de decirte, quizá tuviste amnesia o no sé—me susurra al oído.
—Jajajaja. —Intento reír falsamente—. Fue un chiste lo de recién, ¿como estas? —Intento saludar cortésmente.
—Mejor que vos seguro. —Nos mira a ambos fijamente y sigue caminando hacia adelante.
—¿Que le hice? —le pregunto a Pet confundida.
— ¿Te caíste de la cama y te golpeaste la cabeza y tuviste pérdida de memoria o te atacaron unos zombies y te comieron una parte del cerebro donde estaba este suceso ahí? —me contesta sarcásticamente.
—No, ¿pero me podrías decir que sucedió? —le respondo confusa.
—No quiero, ya que es cosa de ustedes y no me gusta meterme en su historia. Ya que fue antes que me conocieras, sino hubiese sucedido eso, quizá seguirías pegada a ella en vez de estar conmigo. —Parece molesto mientras seguimos caminando.
—No entiendo algo, vos habías dicho cuando estaba en el lago, si yo estaba mal por lo de Luci. O sea significa que nos peleamos, para esa época lo de que no me cierra los cálculos —le digo intentando sacarle algún dato.
—No sé qué te pasa, que te haces la que no sabes o no entendés. Quizá recuerdes algo ahora cuando lleguemos —me responde molesto sin entender bien porque así que solo espero llegar a ver qué es lo que sucedió y no hablar más del tema.
Al llegar a la escuela, Pet seguía serio y con cara de no querer hablar mucho así que voy detrás de el a ver donde se sienta y sentarme al lado suyo. Algunos con quien me hablaba ya no me saludan y otro con quien tenía poco dialogo o nada me saludan como si los conociera de toda la vida. Aún Chris y Luci no habían llegado, me pareció raro mas por ella que iba delante de nosotros.
—Te ves hermoso enojado, ¿sabías? —le digo a Pet mientras le tomo la mano y le sonrío.
—Perdón, no sé qué me paso —me responde mientras ríe.
Luego de unos minutos, entra Chris con su melena recogida y un poco triste. Al verme me observa y me extiende la mano saludándome a lo que yo respondo de igual manera. Se sienta delante de todo solo en un asiento de a dos, Pet que se encontraba recostado de brazos sobre el banco y con tono malhumorado me dice—: ¿cómo lo conociste a este?
No le di importancia y  lo seguí mirando a Chris que se encontraba dando vuelta hablando con sus compañeros mientras me miraba de reojos. Lo que me daba sensación de alegría, pero todo terminó cuando entro Luci. Ese asiento que quedaba libre al lado suyo era para ella, que al mirarme fijamente se sienta al lado suyo diciéndole algo al oído y besándolo a lo que Pet dice—: Y ahí está tu chico… ¿se te fue la alegría? ¿Entendiste lo que no recordabas? —Riéndose burlonamente.
—¿¡Pero qué te pasa conmigo!? —respondo gritando mientras todos me miran—, ¡no sé porque me hablas mal desde hace rato, solo porque no recuerdo un suceso. Pensé que eras mi amigo y ahora estas comportándote como un idiota! —A lo que me levanto y me retiro.
—Ey la princesita de Pet se rebeló —dice Adrian un compañero de Chris mientras todos se ríen.
Me fui molesta con él, no entendía su reacción conmigo pero pensando camino a cualquier lugar me fueron cayendo las fichas muy lentamente. Yo me peleé con Luci por Chris al parecer gustábamos ambas de él sin que Chris lo sepa. De alguna forma Luci logró conquistarlo pero por lo que parece yo nunca me animé a hablarle a él porque él no me conocía. Sin embargo yo me habré enojado con ella ya que se pusieron de novios,  y Pet a pesar de que negó mi beso gusta de mí, por eso su reacción de no querer hablar sobre este hecho y quizá por eso razón, negó mi beso porque él sabe que yo estoy enamorada de Chris.

El lago de los recuerdos¡Lee esta historia GRATIS!