Emociones

1.8K 167 30


Saben a pasado otro mes desde que me entere que estaba embarazado, aun suena raro no importa cuántas veces lo diga, Wade no ha dado señales de vida aun. En cuanto a mi bueno, no me han dejado solo en mis misiones, lo cual me agrada jamás pensé que me ayudaran tanto, yo por otro lado estoy de atoque, no me pueden decir media palabra porque me dan ganas de llorar, mis mareos matutinos se ha vuelto en vómitos matutinos y me siento de mal a peor, la tía Mey está cada vez más preocupada y creo que ya sospecha algo y eso me preocupa, esto se está complicando mucho. En cuanto Nick está más molesto de lo normal, ya que su gran plan no ha dado ningún fruto, enserio esperaba que perdiera al bebe en una batalla.

- Joven Parker preste atención por favor – hablaba el profesor.

- Si, lo siento mucho, no volverá a pasar.

- Ya he escucho decir eso varias veces Parker – dijo volviendo a la clase.

Continuaron con la clase, ya no se distraía tanto, pero a veces se quedaba dormido en medio de una clase comúnmente era en las más largas, tediosas y aburridas como lo era historia, no tenía mucho ánimo de nada y no toleraba los aromas fuertes, hasta Harry y MJ se habían perchado de su gran cambio, no solo por el hecho de que sus hormonas lo traían loco sino del lento cambio corporal, como lo era su piel y cabello.

Continuaron con las clases, pero ese día era especialmente preocupante ya que toca clase de gimnasia y era Peter comúnmente el blanco más fácil para las burlas y pelotas, de casi toda la escuela, pero se redujo cuando sus amigos lo comenzaron a acompañar para mantenerlo lejos de pool y ahora lo hacen para cuidarlo de verdad, aún más cuando jugaban quemados en la clase, porque el pegarle era normal y no traía amonestaciones a nadie, pero no habían jugado desde hace tiempo lo cual aliviaba la situación pero los que sabían de la condición de Peter esperaba que siguiera así hasta el final del embarazo, ya se vería que excusa ponían por el vientre.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

- Muy bien jóvenes holgazanes – la voz del profesor se escucha en todo el gimnasio – es hora de hacer algo entretenido, que tal un juego.

- Juguemos a los quemados – claro grandiosa idea Flash

- Me pares buena idea – apoyo el entrenador – además hace tiempo no jugamos.

Los amigos de Peter lo miraron de forma preocupada, sabían a la perfección que él sería el principal objetivo de los pelotazos de la mayoría, así que decidieron protegerlo, ya que sabían a la prefación que no se arriesgaría a que sospecharan de él como Spiderman, si lo había hecho hasta el momento cambiaría por él bebe. El profesor dividió el grupo en dos dejando como era de costumbre a los más débiles de un solo lado.

Parecía injusto y era de muchas formas, pero así era el profesor, según su logia cavernaria si no tenía fuerza no tenía nada, el juego comenzó los del grupo de Peter empezaron a caer uno por uno sin remedio alguno, sus amigos agarraban y esquivaban las pelotas, habiendo veces en que lo terminaban halando y empujando para hacerlo esquivar las peltas, pero al final solo quedo él contra un grupo de cinco contrincantes.

El primer en intentar acertarle con la pelota fue Flash, cosa que Peter esquivo con facilidad dejando sorprendidos a todos los presentes, en especial a sus compañeros héroes quienes pensaban que él no haría nada para protegerse pero se equivocaron, el juego siguió pero Peter no estaba para eso, sin delicadeza ni ánimos para estar ahí, tomo las pelotas y las devolvió cada pelota acertando el golpe con gran precisión y en menos de un minuto quedo solo en la cacha dejando a todos sorprendidos, unos aplausos se oyeron para felicitarlo, pero salió corriendo en dirección al baño mientras se tapaba la boca, fue demasiado movimiento.

Hasta el final¡Lee esta historia GRATIS!