Emmy se ofreció a llevarme a casa, con el pretexto de que no quería que caminara, pero en el fondo sé que es sólo para ver a Chase, no la culpo, ella está enamorada de mi hermano desde que tiene uso de razón.

En mi opinión, es algo tonto enamorarte de una persona que jamás te verá de la misma manera, ¿para qué sufrir? ¿Para qué hacerse tantas ilusiones en vano? Al final, tal vez esa persona será feliz con alguien más y terminarás con el corazón roto. Y es lo que le pasó más de una vez a Emmy. Chase siempre busca maneras diferentes para decirle que no siente nada por ella, pero creo que el amor te hace ciego y estúpido, más que nada la segunda parte.

El trayecto es en un silencio incómodo.

- Oye... ¿Crees que podríamos habl...? -Intenta decir Emmy nerviosa, aprieta el volante con sus manos- Podríamos llevarnos bie...

Ruedo los ojos, ella sabe que no me cae bien, y que solo le hablo por Chase.

Emmy debería darse por vencida, pero no, sigue insistiendo.

-No -respondo y miro por la ventana en un intento de ignorarla.

-De acuerdo... -responde en un susurro.

Ambos estudian juntos en la Universidad, ella lo ayuda a él con su tarea cuando no entiende nada de la carrera, Chase también la ayuda con algunas materias que ella no comprende. Se ayudan mutuamente, pero algunas veces se llegan a confundir las cosas.

Llego a casa, y Emmy entra detrás de mí, sin pedir permiso alguno, cosa que a esta altura no me molesta. Se escuchan risas que llegan desde la sala. Mis hermanos están jugando en la Xbox, son pésimos. Alex y Nate están frente a la televisión saltando y gritando cuando fallan.

Me encantaría poder grabarlos, pero la última vez que lo intenté, me persiguieron por toda la casa y al final me hicieron cosquillas y hasta que no me quede sin aire no me dejaron. Esos son hermanos, y no los cambio por nada en el mundo.

- ¡Ya llegué! -Anuncio apenas piso la sala- Chase, vino tu compañera a ayudarte con la tarea, mono sin cerebro -me siento al lado de Alex.

Chase deja de jugar, saluda a Emmy, como de costumbre, como saludaría a su mejor amiga, con un golpe suave en el brazo.

Golpe bajo para Emmy.

Bueno, ella sabe que mi hermano la ve como una amiga, además de que a nosotros no nos cae muy bien.

Alex mira divertido la escena y al ver la cara de desconcierto de la chica, se pone una almohada en la cara y suelta una carcajada, intento controlarme, pero fallo por mucho, seis segundos después, estoy riendo con Alex.

- ¿A dónde habías ido? -pregunta Chad mientras juega y hace muecas raras con el rostro- No te encontramos en ninguna parte, bueno, en realidad Nate gritó tu nombre una diez veces y no respondiste. Estábamos a punto de hacer carteles con una foto tuya, tu nombre y poner: DESAPARECIÓ. RECOMPENSA: CUARENTA BOLSAS DE PAPAS FRITAS. AHORA QUE TENEMOS SU ATENCIÓN, NO HAY PAPAS FRITAS GRATIS.

-Fui a las rampas mientras ustedes morían del dolor de cabeza -respondo sin ganas, me acomodo en el sofá y miro mis hermanos- Me encontré con Miley, la nueva, rompió las reglas y me desafió, obviamente perdió, pero hizo un truco genial, ella simplemente hizo una vertical en la barra de la rampa. Casi me gana. Pero por suerte su patineta cayó y ella cayó al suelo -hasta que no miro a mis hermanos, no me doy cuenta de mi error- De esto me encargo yo, ella se metió conmigo, al igual que Lynch -me obligo a terminar todo lo que he dicho, una vez que se empieza debe terminarse.

Alex, Nate, Chad y Georg, me miran sin creer lo que digo. Al principio creen que es una broma de mal gusto. Pero al ver que estoy demasiado seria, me miran preocupados.

CRIADA POR CHICOS (LHP #1) © | RETIRADA POR PUBLICACIÓN¡Lee esta historia GRATIS!