Capítulo 56: "Te lo dijimos".

618 27 4

-Estoy embarazada -susurro ahora, con lágrimas en los ojos. William me mira, y se lleva las manos a la boca. -No puedo dejar, que mi hijo, tenga un padre así, yo no puedo.

-Carla... -dice con la voz entrecortada él. -Por favor, déjame que me acerque... Puedo cambiar, puedo empezar a trabajar, comprar una casa donde quieras.

-No quiero nada de eso William... -sollozo.

-Puedo si quieres casarme contigo, como en las películas románticas que tú ves... -dice ignorando mis palabras. Veo como él también empieza a llorar. -Puedo ser un buen padre.

-No quiero nada de eso William -grito secándome las lágrimas. -Lo único que quiero es que me dejes en paz.

Mi hermana y mis dos amigas me miran fijamente. Alli llora, Riley se muerde las uñas. La única que se atreve a hablar es Danna.

-Por eso no querías ir a Cambridge, por eso te querías quedar en Oxford... -dice muy suavemente, intentando parecer tranquila.

-¿No vas a estudiar? -pregunta William alarmado.

-Este año no... Voy a tener al bebé, y quiero dedicarme a él... -digo con dificultad. No hay nada que me duela más, que no poder estudiar, que ser libre.... Y que estar atada a William de esta manera.

-¿De cuánto estás Carla? -pregunta mi hermana con la voz rota.

-3 semanas -me toco la barriga inconscientemente. -Es la sensación más extraña del mundo.
William se acerca a mí. Me abraza, y yo le dejo. Miro, como Riley se mete en la casa. Danna y Alli se quedan fuera, sentadas en el pequeño escalón del porche.

-Cuando tenga al bebé... Podrás ir a verlo a Oxford cuando quieras... Si quieres puedo venir yo aquí... -en los ojos azules de William, veo un rayo de esperanza. -Pero yo ahora mismo no quiero nada contigo. Voy a estudiar, voy a encontrar un trabajo, y voy a criar a mi hijo, me cueste lo que me cueste.

-Carla, por favor... -solloza. -¿Crees que voy a dejaros escapar? Nunca he tenido una familia Carla... Ahora que puedo tenerla, ¿piensas que puedo dejarte ir?

-William... Yo... -me seco las lágrimas, pero salen más.

-Me prometiste que nunca me ibas a dejar solo... -me toca la barriga. -Tenemos una razón para seguir viviendo Carla. Tenemos una razón para no separarnos.

-Siento haberte mentido entonces William... Pero mañana me voy a Oxford... -me abraza otra vez y empieza a llorar en mi hombro. Esta vez, no puedo, y me separo de él.

-¿Cómo ha ocurrido Carla? Usamos protección, porqué... -dice mirándome a los ojos.
-No lo sé... La protección a veces puede fallar... -digo arrepentida. -No sé qué pasó William, solo sé que pasó, y ahora...

Nos quedamos en silencio, y yo empiezo a calmarme, al igual que William. Miro a Alli, ella ha dejado de llorar, pero no mira a Danna, si no a un punto fijo en el suelo. Danna está con su móvil.

-Respeto tu decisión -susurra en ese momento William. -Por mucho que ahora mismo me duela, te esperaré todo lo que haga falta. Nunca Carlotta, nunca olvides que te quiero, y que estoy dispuesto a esperarte toda la vida -miro a William boquiabierta. Nunca pensé, que se enamoraría de mí. Nunca pensé, que estuviera dispuesto a sacrificarse, por mi bebé, nuestro bebé.

-Gracias William... -le abrazo. -Por todo.

-De nada dulzura -me da un beso en la mejilla. Me sonríe. Está mejor, tiene esperanza. Y yo no sé si eso es bueno o malo. -Mañana no puedo ir a despedirte. Es Abbey... -Abbey era la hermana de William. Los padres de ellos, les maltrataban, y cuando William tenía once años, su hermana se fue de casa. Lleva sin verla desde entonces. Lo que solo pocos saben, es que William se enamoró de su hermana, ya que la veía como un ejemplo a seguir. Eso cambió cuando Abbey se fue.

-¿Qué pasa con Abbey? -pregunto nerviosa.

-Mañana viene a... Verme. Está embarazada también Carly. De tan solo dos meses -que Abbey venga a verle, no me hace gracia. En parte, porque hizo daño a William, y por otra parte, celos. Pero sé, que es su hermano, y que tiene derecho.

-Que te vaya bien entonces William... -le contesto. Le doy un beso en la frente. -Nos vemos en nueve meses -él me da uno en la comisura de los labios, que se acaba antes de lo que hubiese querido.

-Nos vemos Carla -mi hermana y Danna se levanto. Miro por última vez a William. Me sonríe. Nos metemos dentro de la casa, y seguidamente, en el salón. Riley, Harry y Louis nos esperan. Luke y mi madre estaban en un apartamento, ya que en casa de mis tíos no cabía tanta gente.

Riley está nerviosa y sigue mordiéndose las uñas. Louis y Harry ven la televisión, están echando Grease. Cuando entramos, y nos sentamos al lado de Riley, ellos quitan la película.

-Riley ha dicho que tienes algo que contarnos -empieza hablando Harry. -Ya puedes escupir qué es -suspiro, y luego cojo aire.

-Estoy embarazada -digo con una poca más libertad que antes. -El padre es William, obviamente, y voy a tenerlo.

Ellos dos me miran boquiabiertos, y noto que Riley se pone un poco más nerviosa.

-¡Te dijimos que te alejaras de él! -habla en ese momento Riley gritando. -¡Y ahora te ha jodido tu futuro, todo lo bueno que te puede pasar! El colmo sería que hubieras vuelto con él.

-Calla Riley -habla ahora Danna. -No ha vuelto con él. Le ha dicho que podrá ver al niño siempre que quiera, pero solo al niño.

-¿Cómo se lo vas a decir a tu madre? ¿Con qué cara te va a mirar a partir de ahora? ¡Tienes 18 años y estás embarazada! -Riley empieza a llorar, pero sé que las lágrimas son de la rabia. -Tenías que habernos hecho caso. ¿Y tu padre, qué va a pensar tu padre?

-¡Nuestro padre ha abandonado a nuestra madre! -grita ahora Alli. -Nuestro padre está muerto para nosotras. Ha dejado a nuestra madre, y nos ha dejado a nosotras.

Se queda en un silencio sepulcral. Riley se sienta, y vuelve a morderse las uñas.

-Te apoyamos -dice Louis. -Lo de tu padre ya lo sabía, tu madre se lo contó a la mía -Louis se acerca a mí. -Voy a ser el tito más loco, que tu hijo puede tener, de eso tienes que estar 100% segura -río. Me levanto y abrazo a mi primo.

-Vamos a ser las mejores tías -dice Danna sonriendo mirando a Alli. -Si tu niño luego se pone pulseras hasta el codo, las culpas no son mías eeh -reímos.

-Estamos contigo Carla -dice Harry acercándose para abrazarme. -Todos lo estamos, ¿no es así, Riley? -todos miramos a Riley, y ella me mira a mí. Se levanta, y me da un abrazo.

-Lo siento mucho Carla... Solo me preocupaba por ti, lo siento muchísimo -me abraza con más intensidad.

-No pasa nada Riley. No puedo estar más feliz.

............

¡Esto se acaba pequeños lectores! A la novela le quedan dos capítulos, confirmados.

Nos seguimos leyendo :)

Enséñame ©¡Lee esta historia GRATIS!