Capítulo 8

1K 142 107

Nabil abrió lentamente los ojos y suspiró al sentir la mano grande en su cabello

Oops! This image does not follow our content guidelines. To continue publishing, please remove it or upload a different image.

Nabil abrió lentamente los ojos y suspiró al sentir la mano grande en su cabello. Ronroneó en un suspiro y escuchó la suave risa junto a su oído y después unos labios fríos rozando su mejilla.

—Me voy ahora Nabil, tengo que trabajar, no te levantes, te llamare más tarde ¿ok?— Nabil abrió pesadamente los ojos y se quedó embelesado con el atractivo rostro de Theo tan cerca del suyo

Oops! This image does not follow our content guidelines. To continue publishing, please remove it or upload a different image.

—Me voy ahora Nabil, tengo que trabajar, no te levantes, te llamare más tarde ¿ok?— Nabil abrió pesadamente los ojos y se quedó embelesado con el atractivo rostro de Theo tan cerca del suyo.

Nabil hizo una especie de sonido afirmativo sin abrir los labios y cerró los ojos cuando Theo besó su mejilla.

—Descansa, pequeño genio— Nabil le vio salir de la habitación y se arremolinó en su cama, borracho de felicidad. Suspiró hondo y relajado volvió a quedarse dormido.

Theo salió con el mejor humor del mundo del departamento directo al elevador, sentía aquel edificio ya tan familiar. Cuando las puertas volvieron a abrirse su chófer ya estaba esperándolo y le saludó con una sonrisa.

—Buenos días Arturo— caminó hacia él con las manos dentro de los bolsillos de su abrigo.

—Parece inusualmente feliz esta mañana, señor— Arturo lucía fresco y tenía una sonrisa casi burlona

Oops! This image does not follow our content guidelines. To continue publishing, please remove it or upload a different image.

—Parece inusualmente feliz esta mañana, señor— Arturo lucía fresco y tenía una sonrisa casi burlona.

—Es el amor, Arturo – soltó Theo sin ningún tipo de vergüenza.

Arturo se rió y negó bajando la cabeza sin poder creer que hubiese dicho eso.

—Jamás esperé verlo así jefe, pero recuerdo mis primeros meses con mi novia, caminaba entre nubes— Theo llegó a su altura.

+MoneyRead this story for FREE!