Prólogo

17.3K 2.2K 671

NamJoon se estaba volviendo loco, no sabía qué hacer, solo quería desaparecer y no volver a verlos a la cara; no quería sentirse un traidor ante sus ojos.

Ver su belleza tan irradiante todos los días por las mañanas en los pasillos de la biblioteca, como le sonreía a su mejor amigo, como le sonreía a él. Cada vez que besaba a su mejor amigo y deseaba que lo besara a él, cuando soñaba por tenerlo entre sus brazos y decirle cuanto lo necesitaba, cuanto lo deseaba.

NamJoon sabía que estaba mal el desear a alguien tan prohibido como SeokJin, alguien el cual nunca pondría una pizca de interés a su persona.

Alguien como él nunca podría fijarse en un don nadie como yo.

Pero lo que más le carcomía internamente era aquel sentimiento de descaro, de traidor en su persona. NamJoon se preguntaba cómo es que podía darle la espalda a su mejor amigo, aquella persona que tanto le había apoyado, aquella persona la cual le daba vivienda, vestimenta, trabajo y estudio; como podía ser tan descarado con su único amigo, con su considerado hermano de toda la vida.

¿Cómo es que había tenido el descaro de caer en los encantos de Kim SeokJin?

Le era tan imposible sacarse aquel ser humano de su cabeza, cada segundo tenía la necesidad de verlo, de hablarle o tocarle con la mayor delicadeza existente, para no hacerle daño y hacerlo sentir la persona más preciada y amada del planeta; la más angelical.

NamJoon quería decirle, quería pronunciar aquella frase frente a él, pedir perdón. Enamorarme de ti no estaba en mis planes, él quería pronunciar.

Pero NamJoon sabía que no podía seguir así, sabía que debía enfrentar las consecuencias y si eso incluía perder todo entonces lo haría; NamJoon estaba dispuesto a todo por él, por la persona que le hacía ver las estrellas con cada sonrisa y suspiro frente a sus ojos.

Porque el enamorarse de SeokJin fue el mayor error que pudo haber cometido en su vida.

Prohibido [NamJin]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora