Past

953 112 5

Parte 2/2

Acaricio su pecho, haciendo circulos imaginarios en él. Su mano acaricia mi hombro, ambos desnudos mirando al techo.

Se mueve un poco, y del buro de alado, saca una cajetilla. Agilmente saca un cigarro y un encendedor del mismo. Coloca el tubo de nicotina en sus labios, toma el encendedor, lo enciende y lo deja en la mesita.

Tomo la cajetilla que reposa en su estomago, observo el peculiar nombre en ellos, letra blanca y cursiva.

-Virginia Slims.- susurro dejandolos en su abdomen de nuevo.- Pense que estaban descontinuados.-

-Eran los favoritos de Ambar.- susurra expulsando el humo de su boca.

-¿Quién es Ambar?.- elevo mi rostro un poco para verlo.

-Mi madre.- susurra y da otra calada a su cigarro.- Ella murió cuando yo era niño, le encantaba fumar en la cama, un dia yo jugaba con los niños del barrio, las alarmas de los bomberos nos alertaron, ellos fueron a ver que pasaba en sus bicicletas, yo no tenia una, asi que tube que ir corriendo tran ellos. Al llegar note que todos me miraban.- da otra calada despues de expular el humo.- Mi casa se habia incendiado, con mi mamá adentro.- noto que me apega mas a su cuerpo.

-Yo..yo.. Lo lamento Daryl.- bajo mi mirada un poco.- Lo siento, no se que decir.- siento un nudo en mi garganta.

Imagino a un pequeño. Un niño rubio, con sus penetrantes ojos azules, despreocupado jugando con otros niños, sin saber que algo horrible esta apunto de pasar, eso sin duda rompe el alma.

-Merle y yo tuvimos que venir a vivir con Will aqui, antes lucia peor. Él me las hizó.- susurra y da otra calada.- Cuando Merle cumplio la mayoria de edad se fue, y tube que quedarme a recibir golpes por los dos.-

Imaginar a alguien lastimandolo es sin duda algo que no toleraria ver.

-¿Donde esta él?.- susurro.

-Muerto.- dice de igual forma.

Nos quedamos en silencio unos minutos, analizando bien lo que acaba de decirme.

Y es imprecionante, que apesar de todo eso, Daryl sea como es. Alguien tan lindo, divertido y una gran persona. Cualquiera esperaria que fuera como Merle, pero no. No se parece en nada a él.

-Gracias por confiar en mi.- digo con una pequeña sonrisa.

-Eres mi chica ¿Como no hacerlo?.- sonrie de lado. Elevo mi rostro, me acero un poco a él hasta dejar un pequeño beso en sus labios.

-Espera ¿Vives aqui y vas a mi casa todas las noches?.- cuestiono sorprendida.

-Si ¿Porque?.- dice desinteresado. Apaga el cigarro en un costado del buro y lo deja sobre este.

-Estamos casi a 3 horas de King Country Daryl.- recargo mi barbilla en su pecho. Conduzco una de mis manos a su cabello, y lo acaricio. Él me sonrie.

-Vale la pena por ir a verte.-

(...)

-¿De verdad te perdiste?.- pregunto en su espalda, él me sostiene por los muslos mientras volvemos a la cabaña.

-Si, cuando era niño.- dice riendo.

-¿Como te encontraron?.-

-No lo hicieron, estube 9 dias en el bosque comiendo bayas, limpiandome el trasero con roble venenoso. Mi papá estaba de fiesta, Merle estaba en el reclusorio. Nisiquiera notaron que no estaba, pero volvi. Fui directo a la cocina y me hice un sásdwich sin ningun problema.- dice aun sosteniendome.- Excepto que me ardia el trasero.-

No resisto y suelto una carcajada aun sobre su espalda.

-Lo siento, es una historia triste.- digo recargando mi frente en su hombro.

-Gracias, tu risa me hace sentir mejor.- dice tratando de parecer ofendido.

-Lo siento.- digo aun riendo un poco.

-Oh vas a sentirlo.- espera ¿que?

Sus manos dejan de sostenerme, y caigo en un gran charco de lodo. Ahora es el quien deja salir una gran carcajada.

-Bien, buena venganza Dixon.- digo aun en el lodo, embarrado en mi trasero y un poco de mi espalda.

-Andando nena.- da la vuelta y sigue caminando.

-Espera.-me quejo y el gira hacia mi.- Creo que me torci algo.- intento ponerme de pie, pero vuelvo a quejarme.

-¿Que te duele?.- se agacha preocupado, sostiene mi mano intentando ponerme de pie.

Error.

Lo jalo haciendo que caiga de cara en el lodo a mi lado.

-Es facil manipularte.- digo riendo. El se sostiene con sus manos en el lodo y gira a verme, y sorprendentemente, esa sonriendo.

-Eres una chica sucia.- se avalanza sobre mi y ambos caemos al lodo de nuevo, esta vez, embarrandome por completo.

-Tu eres un tonto.- digo riendo con él encima de mi, tomo algo de lodo y lo embarro en su rostro.- Asi te vez mas guapo.-

-Te compartire de mi hermosura.- frota su cara en la mia, haciendome reir aun mas.

Hacer estas cosas con él, y nada mas con él, me encanta.

Él me encanta.


➡ Quise ponerle nombre a su mamá, y Ambar es sin duda uno de los mas me encantan en el mundo.

Espero les haya gustado, 4-5 capitulos mas y llegamos al final 💓💓

Gracias por leer ❤

Prohibited. ||  Daryl Dixon ©¡Lee esta historia GRATIS!