Una silla vacia

31 6 9

Viernes por la noche, lugar el Bronx, mi casa. Yo vivía en un piso era pequeñito, con la entrada al lado del salón con una mesa grande a un lado y a otro un sofá para ver la tele, donde empezaba mi pequeño pasillo estaba la cocina y el baño y  dos habitaciones más. Todo bastante junto y acogedor.

Justo allí aquella noche estaba teniendo lugar una reunión de la antigua pandilla. Debido a trabajo no habíamos podido casi quedar. Alfons, Anthoni, Gabi, Helen/Jelen/kelen y yo Elisabeth comíamos unas pizas mientras nos poníamos al día.

- ¿Qué es de Mathew? Dijo que no podía venir ¿alguno sabe por qué? – pregunto Helen mientras se llevaba un cacho de pizza a la boca

- Me dijo que había quedado con una amiga para ir al cine- dijo Anthoni con un claro sarcasmo en la palabra "amiga" y todos nos reímos.

- ¿Por cierto como te va con tus investigaciones Anthoni? ¿Sigues siguiendo a parejitas infieles?- pregunte.

- No me va nada mal, me sobran los oros chavales.

- Seguramente no tanto como a mi- Respondió Helen con sorna.

Helen se había convertido en una cirujana de gran prestigio y fama a nivel mundial, tenía un gran chalet, tres coches, servicio... Yo sin embargo con mi puesto de abogada de oficio no me llegaba para gran cosa, tenía lo justo para vivir yo y mi pequeña ratita Petter.

- Bueno, yo tampoco estoy nada mal de dinero ahora mismo- contestó Alfons

- Ya ya, la herencia familiar, siempre con lo mismo señor Bonclaud- Dije mientras ponía los ojos en blanco.

- Aparte, me han ascendido a Rector en la universidad y estoy tanteando ya el terreno para meterme en política.

- No empecemos con el pique de quien tiene más dinero, por favor – dijo Gabi, quien estaba económicamente al igual que yo.

- ¡Eso joder!, que tenga que poner yo mi casa es delito, teniendo vosotros tanta pasta cómo presumís, ya os vale.

- Venga la próxima en mi casa que tengo piscina, prometido- dijo Helen.

Justo en ese momento se apagan las luces. La oscuridad que se formo en ese momento fue tal que apenas se veía, seguramente porque nuestros ojos no estaban acostumbrados.

- ¿Qué ha pasado?- pregunta Alfons.

- Seguro que han saltado los plomos, voy ver los fusibles- Digo mientras cojo el móvil y me levanto a mirar.

- ¡Algo se ha movido a mi lado!- grito Anthoni

- ¿Cómo que algo se ha movido a tu lado?- Preguntó Alfons.

- Chicos los fusibles están bien, debería haber luz. A lo mejor se le ha ido al edificio entero.- Dije mientras volvía.

- En serio chicos, os juro que se ha movido algo a mi izquierda, donde Gabi- Anthoni sonaba asustado.

Cuando volví al salón enfoqué con la linterna del móvil a la mesa donde estaban todos, que permanecían sentados. Todos menos Gabi. Su silla seguía intacta, justo donde él había estado hacia un minuto.

Rápidamente todos se levantaron y cogieron la linterna del móvil para ver mejor.

- ¿GABI? es una broma?- Gritaba Alfons- No tiene gracia sal ya.

- A lo mejor ha ido al baño voy a mirar- Fui al baño y no miré nada

Oí desde allí pude oír a Helen decir que éramos el único apartamento del edificio sin luz.

-Chicos no esta en casa, llamadle al móvil o algo- Dije mientras volvía al salón.

En el momento en el que volvía con todos se empezó a oír un tono de móvil. Todos nos quedamos callados, nos miramos unos a otros, en la poca luz que había en la oscuridad.

Todos miramos hacia la mesa donde estábamos sentados, se podía ver claramente el móvil de Gabi alumbrar la mesa, sonando.

- ¿Se ha ido y se ha dejado el móvil?- Preguntó Helen

- ¿Pero cómo se va a haber ido? Sin que oigamos la puerta?

- Buena observación Anthoni, dije yo y me acerque un poco a la puerta ¿Cómo hemos podido no oírle? -Dije mientras abría la puerta para oír como sonaba.

En ese momento empecé a asustarme de verdad y me eché la mano a la boca para evitar gritar.

- Chicos tenéis que ver esto.

Todos se acercaron para ver como a partir de la puerta había un pequeño reguerito de sangre en el suelo. Empezaban como unas gotas pero poco a poco se podía ver como se hacía una fina línea de sangre que bajaba la escalera.

Una historía de tinieblas¡Lee esta historia GRATIS!