Sinopsis.

8.1K 670 73

Cuando uno muere, es enterrado entre llantos y pañuelos. La gente susurra cuanto te ama, cuanto te extraña y por qué tu partida es tan repentina.

Entonces, al difunto le aparecen alas y esas son tu salvación al cielo...pero eso solo pasa cuando has venido a la tierra a proteger a aquel que no se lo merece en absoluto.

Estoy muerta al igual que toda mi familia y mi descanso eterno ha sido interrumpido...y eso es algo que nunca voy a perdonar.

y eso es algo que nunca voy a perdonar

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.
No te olvides de Angélica: Alas muertas. |segundo libro|¡Lee esta historia GRATIS!