Desesperado se encontraba Louis, ya quería llegar a casa y pasar el tiempo restante del día con sus hijos. Con desespero y ansioso Louis acelero el carro una vez que ya había salido del trafico, doblo hacia la esquina, derecho y una vez mas doblo hacia la esquina. Pudo ver a su casa ya cerca que acelero mas. Estaciono el auto y salio de este rápido sin darse cuenta que había dejado las luces encendida. Se apresuro abrir la puerta principal y al entrar pudo escuchar 3 voces, reconoció dos pero la otra no.

-¡Ya llegue niños!-grito el y las voces callaron, silencio solo se escucho. Fue hacia la sala ya que de ahí provenían las voces. Entro y lo primero lo que vio fue a la persona que nunca creyó que volvería a ver- Harry- dijo sorprendido, miro al rizado detalladamente había cambiado mucho, había crecido, su cabello rizado había desaparecido ahora estaba mas largo apenas se podían ver algunos pequeños rizos; lo traía peinado hacia atrás, su rostro se había alargado ya no era el Harry que siempre tenia en su mente. El dulce y lindo Harry ahora era el sexy y caliente Harry. Louis no se evito de morder su labio inferior.

-Louis- pronuncio Harry con su seductora y sexy voz, eso pensaba Louis. Varios sentimientos llegaron en ese instante a Louis, no sabia especificarlos si era tristeza, felicidad, odio o miedo era una clase de confusión. Miro fijamente a Harry mientras este bajo la mirada sintiendo la profunda mirada de Louis, quería huir el oji-verde en ese momento no quería volver a verlo, aunque por una parte estaba emocionado de volver a verlo. Pero era tan incomodo.

-Bien...-dijo Marinett. Los dos mayores pasaron las miradas hacia los menores-Nosotros nos vamos a nuestra habitacion- tomo el brazo de su hermano-Vamos Noah- se habían parado los dos menores para salir de ahí pero alguien evito que estos salieran.

-¡NO!-grita Harry, haciendo que los menores volvieran a su lugar.

-¿No?

-Este no se queda aquí señores ¡NO! tenemos que hablar muy seriamente, esta conversación no ha acabado aquí- los regaña el mayor, Louis observo como Harry controlaba a sus demonios, no pudo evitar de reír para el mismo.

-Pero...pero...

-Pero nada- interrumpe Harry a Noah- ¡Todo este tiempo que estaba en Los Ángeles, pensé que estaba con su tía, pero veo que me equivoque- dijo alterado Harry, otra vez. Louis seguía observando, su mirada solo estaba fija en como los sermoneaban Harry a los menores.

-No...papá es que...

-¡NO NADA YA!- exclama- Ahora regresamos a Canadá- Louis miro hacia Harry con el ceño fruncido y negando. Los menores miraron hacia Louis asustados.

-Papi Lou has algo- dijo su hija, suplicando. Harry miro hacia Louis que este estaba negando y con el ceño fruncido hacia el.

-Harry no te los puedes llevar- dijo Louis, el oji-verde puso los ojos en blanco- ademas tenemos de que hablar

-Oh no, no, no- rió con sarcasmo Harry- Yo no tengo nada que hablar contigo- niega Harry.

Louis miro hacia los menores, ellos sabían que seria una dura tarde con el rizado

(...)

-Adiós papi, adiós papá- los menores se despidieron de sus padres mientras que Jay se los llevaba al parque, gracias a la madre de Louis que los salvo para poder hablar con Harry.  El oji-verde se negaba hablar con Louis, tenia un pequeño puchero y el ceño fruncido no le parecía en nada hablar con el castaño y lo sabia perfectamente Louis. El castaño cerro la puerta y regreso hacia la salia para hablar con el rizado, cuando entro a esta se encontró un rizado nervioso y mirando hacia su alrededor. Louis rió por sus adentro verlo a así, mientras que su compañero lo miraba mal, el sabia que no le gustaba estar aquí con el. Louis se acerco y se sentó aun lado de Harry mientras que este miro hacia otro lado, el castaño lo noto tan tenso, intento tomar su mano pero pensó que era mala idea.

My twins | l.s | (M-PREG)¡Lee esta historia GRATIS!