Capítulo 32

1.8K 120 5

Lauren POV

Estaba en la cafetería de la Universidad con Vero y Normani. No escuchaba lo que estaban diciendo, prefería estar sumida en mis pensamientos. Los cuales sólo se centraban en una chica de ojos chocolate. Había pasado una semana y media desde que hablé y la vi por última vez. Dinah me contó que había terminado con Hailee. La verdad eso me alegró bastante, pero que pena que cuando por fin la tengo para mi no podemos estar juntas.

Sé que está un poco molesta porque no entiende porque tenemos que alejarnos y entiendo eso. No le he contado sobre las fotos en las que salimos ella y yo, y quizás lo mejor sería decírselo para que comprediera mi preocupación hacia ella. Lo que menos quiero es que le pase algo. Solo quiero protegerla de todo.

— Lauren —salí de mis pensamientos y fijé mis ojos en Vero.

— Dime —dije mirando por un segundo también a Normani.

— Estás en tu mundo. Nos sentimos ignoradas —dijo Mani con una sonrisa al final.

— Lo siento, estaba pensando en Camila —me disculpé.

— Acaba de entrar por la puerta —dijo Vero haciendo que rápidamente miré en la misma dirección que ella.

Estaba con Dinah. Se sentaron en una mesa un poco a lo lejos. No se han dado cuenta de nuestra presencia. Tenía muchas ganas de verla y ojalá pudiera hablar con ella, pero eso es imposible. Tendré que conformarme con verla de lejos.

— ¡Lauren! —exclamó mi nombre Normani.

— ¿Qué pasa? —pregunté con el ceño fruncido.

— Definitivamente hoy no estás ignorando de una forma descarada —dijo Vero con una pequeña carcajada.

— Es que tenía muchas ganas de verla —dije con una sonrisa tímida.

— Parece que otra persona también tenía muchas ganas de verla —comentó Vero mirando donde estaban Camila, Dinah y otra chica a la que no conocía.

— Creo que Dinah me dijo que se llamaba Shay —dijo Normani dudosa.

Desde donde estaba podía apreciar que era una morena bastante guapa, pero eso era lo de menos para mi. Lo más importante es que mira a Camila demasiado. Encima acaba de sentarse en la mesa junto a ella y parece que a Camila le gusta su presencia.

— ¿De qué la conoce? —pregunté sin apartar mis ojos de esa chica.

— No lo sé, quizás de alguna clase —dijo Normani encogiéndose de hombros.

— ¿Qué pasa, Jauregui? ¿Estás celosa? —preguntó Vero con una sonrisa burlona.

— No me hagas hablar sobre la chica que está detrás de Lucy —dije levantando una ceja desafiante.

El rostro de Vero se tornó serio y desvió la mirada hacio otro lugar. Normani en cambio tenía una sonrisa en el rostro, le divertía vernos celosas.

Continué con mis ojos fijos en esa tal Shay y Camila. Se reían juntas y tenía muchas ganas de saber de qué. Dinah se había dado cuenta de nuestra presencia, pero no le dijo nada a Camila. Lo único que hizo fue sonreírme para después ponerse a hablar con Shay también.

Pasó una media hora hasta que las tres se levantaron de la mesa y salieron de la cafetería. No se fueron, estaban en frente de la puerta hablando. Seguramente despidiéndose o algo.

Cuando vi que Camila se iba, me levanté de mi sitio y fui tras ella. No se dio cuenta de que me encontrada a unos pasos de ella. Entró en uno de los baños de la Universidad, y segundos después yo también lo hice.

Ella se sorprendió al verme y yo solo la miré sin ninguna expresión.

— ¿Te vas a quedar ahí sin decir nada? —preguntó colocándose cerca de los lavamanos.

— ¿Debo decir algo? —pregunté con un poco de reproche.

— No sé, tu sabrás —dijo un poco a la defensiva.

— ¿Quién era esa chica? —pregunté acercándome un poco a ella.

— ¿Te refieres a la que estaba conmigo y Dinah en la cafetería? —cuestionó.

— Sí —afirmé —. ¿De qué la conoces?

— ¿A qué viene este interrogatorio? —preguntó con el ceño fruncido.

— No es un interrogatorio. Simplemente tengo curiosidad por saber quien es —dije restándole importancia.

— ¿No estarás celosa? —dijo con una sonrisa.

— ¿Debo estarlo? —pregunté dando unos pasos hasta posicionarme frente a ella.

— La conocí en la cafetería. Ella se acercó a la mesa en donde estaba y se sentó a mi lado —contó.

— ¿Por qué se acercó a ti? Yo no voy a la cafetería y me siento junto a una persona que no conozco.

— Ella me preguntó si podía sentarse conmigo y yo le dije que si —explicó.

— ¿Por qué quería sentarse contigo? —pregunté seria.

— No sé —dijo encogiéndose de hombros.

— Seguramente le gustas —dije con un tono molesto.

— Terminé con Hailee —cambió de tema.

— Lo sé, me lo contó Dinah —dije con un tono neutral.

Camila asintió con la cabeza y se apoyó en los lavamanos.

— ¿Cómo se llama la chica con la que estabas en la cafetería? —pregunté volviendo al tema de antes.

— Shay —repondió simplemente.

— Ya lo sabía. Solo quería confirmarlo —expliqué.

— ¿Quién te lo dijo? —preguntó curiosa.

— Normani —respondí —. Se lo dijo Dinah.

— Parece que Dinah siempre es la que cuenta las cosas —dijo con una sonrisa.

— Eso parece —dije sonriendo levemente.

— No tienes porque estar celosa de Shay —dijo estirando una mano para agarrar la mía.

— Tengo miedo de que te fijes en otra chica ahora que no podemos estar juntas —me acerqué a ella haciendo que nuestros rostros estén a centímetros de distancia.

— Yo también tengo miedo de que te fijes en otra —dijo colocando sus manos alrededor de mi cuello haciendo que ponga las mías en su cintura.

— Puedes estar tranquila, eso no va a pasar —le aseguré haciendo que nuestros labios se rocen levemente.

— Tu también puedes estar tranquila porque no me fijaré en otra —dijo mirándome a los ojos para después bajar su vista a mis labios.

Justo cuando íbamos a besarnos, la puerta del baño se abrió haciendo que nos separáramos rápidamente.

Entró una rubia, la cual yo conocía y Camila también.

— ¡Lauren! —dijo emocionada la chica al reconocerme —. Hacía tiempo que no te veía.

— Hola —saludé un poco cortante. No recordaba su nombre.

Observé a Camila por un segundo cuando la chica rubia se acercó al lavamanos para arreglarse el pelo. Estaba seria y miraba a la chica con cara de pocos amigos.

— ¿Qué tal has estado? —preguntó la rubia haciendo que deje de mirar a Camila.

— Bien —respondí sin más y ella me sonrió desde el espejo.

Terminó de retocarse el pelo y se dirigió a la puerta, pero antes de irse se giró hacia a mi.

— Espero que repitamos lo que hicimos la última vez que nos vimos —dijo con una sonrisa antes de irse.

Mi cuerpo se tensó después de esas palabras. No sabía que hacer o decir. Camila me miraba enfadada esperando una explicación y sé que cuando se la dé acabaremos discutiendo.

Loving You Despite The Obstacles | CAMREN¡Lee esta historia GRATIS!