Especial Parafilia 2

9.5K 297 97
                                    

(O)

Segunda Parafilia:
Agorafilia*


-Subamos a esa.

Luis al instante lo miró con cara de pocos amigos.

-Ni creas que subiré a eso luego de que me hayas hecho subirme a casi cada puto juego.

Puso los ojos en blanco ante la negación del otro.

-Oh vamos, sólo un juego más, además falta poco para que cierren algunos -Dijo suplicante.

El más alto suspiró hastiado.

-No, mejor vamos a comer algo, me muero de hambre porque alguien no paró de arrastrarme a los juegos -Reprochó.

Julio, reconociendo que él igual tenía hambre, asintió y sin más se dejó llevar por el otro que se dirigía a un puesto de hot dog's apartado de los juegos mecánicos.

Ya que no había mucha gente, en poco tiempo se encontraban comiendo en una parte aún más alejada de todo el ruido de la feria, sentados en el pasto detrás de unos árboles que rodeaban la zona. Charlaron un poco, hablaron de cosas banales, sobre la escuela, sobre el fútbol y demás cosas sin importancia.

-Ya está oscureciendo -Comentó de la nada Luis.

El otro asintió.

-Ya son las seis-Dijo luego de revisar su celular -Creo que ya debemos irnos, recuerda que le dijiste a mi mamá que me ayudarías a cuidar a mi prima a las ocho y aún tenemos que regresar a tu casa por ropa.

-Está bien, vámonos--Caminaron de nuevo hasta el bullicio pero cerca de un puesto de algún juego ya cerrado, el celular de Julio comenzó a sonar por lo que lo sacó de la mochila que traían.

Se detuvieron y al revisar el celular Julio vio que la persona que le marcaba no era otra que un amigo de él con el que hace mucho que no hablaba pues se había ido de vacaciones. Feliz contestó la llamada ignorando la cara confundida de su novio.

-¡Irving! Hola -Dijo al descolgar y se recargó en la parte trasera del puesto.

Al escuchar la persona con la que hablaba, la cara de Luis cambió de confusión y curiosidad a una de de hastío. Se notaba a leguas que el amigo de su novio no le caía para nada bien.

Vio como Julio pronto empezó a hablar animadamente con el tipejo aquel ignorándolo completamente. Si bien él pensaba que no era nadie para prohibirle hablar con quien sea, le tenía harto aquel chaval con cara de idiota -según él- le marcara tanto a SU novio cada que estaban en una cita. Porque no era la primera vez que los interrumpía, aún si no estaban haciendo nada, él creía que nadie debería interrumpir el tiempo de calidad que pasaba junto a SU novio.

¿Celoso él? Para nada.

Estaba enfurruñado a un lado del más bajo, de pronto sonrió malicioso cuando se le ocurrió una manera de tener la atención de éste sólo para él.

Se acercó al más bajo e ignorando que tenía el celular sosteniéndolo a un lado de su cabeza y que aún se encontraban en una charla, se inclinó apenas para posar sus labios en el cuello del castaño y al mismo tiempo sus manos sobre la espalda de este, el otro sólo sonrió un poco pensando que se trataba de alguna muestra de cariño, así que siguió hablando con su amigo. Luis, fingiendo que no le molestó eso, siguió dando besos por el cuello de su pareja y cuando se fijó que el menor se distraía con eso de la llamada, sacó la lengua y la deslizó desde la base del cuello hasta la oreja, acción que hizo que Julio jadeara pero rápidamente lo disimuló con un carraspeo.

Relatos Y Secretos (One-shots/BL)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora