Mine.

1K 112 7

-Ya para.- digo fastidiada.

-Al menos podrias decir que si te molesta.- dice Rick burlon a mi lado, de nuevo.

-Ya para Grimes.-

Los tres entramos a un restaurante bastante lindo del pueblo. El olor a pastel nos llega apenas abrimos la puerta. Por dentro parece una pequeña casita de muñecas, manteles blancos y las paredes decoradas con marcos rosas y frases motivacionales.

Leon mueve una silla y me siento en ella.

-Pedire lo de siempre.- anuncia y se dirige a la barra.

-Tal vez Leon no sea infiel.- dice Rick a mi lado.

-Ya basta Rick.- ruedo los ojos.- Sabes que los celos no son lo mio.-

-Ya veo, ya veo.- dice asintiendo con la cabeza.

Nos quedamos en silencio unos minutos, hasta que vuelve a hablar.

-Entonces ¿los celos no van contigo?.-

-Eso fue lo que dije.- digo un tanto frustrada.

-Entonces ¿no te molesta que Daryl este con otra mujer, justo a 5 mesas de ti?.-

Giro mi rostro de una manera muy rápida y si, Dixon esta con una chica rubia. Tiene el cabello atado en una coleta y un tatuaje en el cuello, no estan juntos, estan casi a la distancia que yo con Rick. Miran unos papeles en la mesa, hablan, se miran y asienten de vez en cuando.

-No, no me interesa.- me encojo de hombros. Rick rie y niega con la cabeza.

-Te trae mas loca de lo que crees.-

-No es verdad, solo hemos salido un par de veces, me importa una mierda.-

Miento, claramente me importa. Daryl me importa.

-Me parece bien que te importe una mierda, digo, considerando que la rubia ya tiene su lengua hasta los pulmones.- dice riendo.

Rapidamente giro mi rostro a ellos de nuevo.

Maldito hijo de su mamá.

-No fue divertido Rick.- gruño molesta.

-Debiste ver tu cara.- se carcajea mi "amigo"

No hacian nada, solo hablaban igual que antes. Maldito Rick.

-Ya vengo.- besa mi frente y se pone de pie.

Segundos después Leon llega con unas tazas de café y unas galletas de chocolate y vainilla.

-¿Todo bien?.- cuestiona mientras se sienta frente a mi. Le asiento sin mas.

El sigue hablando pero sinceramente no le presto mucha atención.

¿Sera ella la que llamo anoche? Y si es asi ¿quien es ella? ¿Su amiga? ¿Su novia? O peor, ¿su esposa? No es sorpresa que la vida de Daryl sigue siendo un total misterio para mi, y es bastante evidente que algo oculta, algo grande. Él parece ser una buena persona, y lo es, me gusta estar con él.

Pero aun así, la duda no desaparece.

-¿Entonces, que dices Lex?.- dice Leon a mi lado.

-Ehh, si seguro.- parpadeo un par de veces, tomo un poco de mi café.

-Genial, te recogere a las 5.- me sonrie grande, se pone de pie y sale del restaurante, a no se donde.

-Espera ¿que?.- grito pero se ha ido.

Rick regresa, se sienta donde antes y me mira confundido, ya que mi cara debe estar igual de confundida.

-¿Me perdi de algo?.- suelto una pequeña risa.

Prohibited. ||  Daryl Dixon ©¡Lee esta historia GRATIS!