《iv🌸》

1.5K 314 51

           

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

           

-          ¡Claro que no me harán nada! – dijo Viktor riendo – Mi mejor amigo es un demonio, así que no hay problema.

-          ¿¡Qué!? – dije sorprendido.

-          ¿Sabes quién es Christophe? Curioso nombre ¿he? Pues, él era un ángel que le divertía unir personas ya casadas para que procrearan... ¿Sabes de esas personas con vidas que cambian al mundo que fueron resultado de una infidelidad? ¿Esos bastardos? Pues... Todo eso es gracias a Christophe.

¡Claro que Yuri lo reconocía! Era el feo demonio que siempre que lo miraba le guiñaba el ojo o le tocaba el trasero, Yuri se sentía muy incómodo con ese tal Christophe. Yuri pareció regresar a la realidad ¡Tenia que escapar de allí! Miró a todos lados, a lo mejor volando...

-          No podrás escapar volando – dijo Viktor sonriendo – tus alas están sucias, te costará mucho y yo puedo volar más rápido.

Yuri miró a Viktor desesperado, algo debía hacer para alejarse de él. Fue entonces que olfateó algo que lo hizo prácticamente babear.

Era una manzana.

Pero no una manzana cualquiera, no. Era una manzana del edén. Yuri miró la manzana acercándose a ella, era su comida favorita estando en el paraíso y era  lo que más le había dolido cuando lo echaron. El hecho de que ya jamás podría probar nuevamente esas exquisitas manzanas.

-          Te la daré si aceptas quedarte conmigo – dijo el querubín sonriendo mientras sostenía la manzana.

El demonio miró al querubín y aceptó sin decir nada más, tomó la manzana en sus manos sentándose en respaldo del sofá, sus alas grises moviéndose animadamente, lo que más extrañaba del cielo era el fruto que había hecho que echaran a las primeras almas unidas por lazo rojo.

Yuri terminó con la última mordida de la manzana y sonrió emocionado. ¡Cuánta falta le hacia esa dulce fruta! Era diferente a las manzanas de la tierra, no entendía para nada porque tenían el mismo nombre. Estas eran una combinación de felicidad con paraíso y un poco de risas. (Si, por que en el cielo los sabores no eran como en la tierra. Aunque fuera divertido ¿no creen? Un helado de alegría, o un café con un toque de carisma)

-          ¿Te gustó? – preguntó el Querubín sonriendo, el demonio asintió – Puedo darte una manzana diaria.

-          ¿En serio? – preguntó emocionado.

-          Si, solo bajo una condición.

-          ¿Cuál es?

-          Que te quedes conmigo un par de horas al día – la sonrisa del ángel era cegadora incluso para el demonio.

Pensó y pensó, pensó lo que parecían siglos, pero fueron solo segundos. Si comía una manzana diaria ¿tendría hambre? La manzana era comida para un ángel. ¿Sería posible sentirse satisfecho con alegría y carisma? No tenía idea pero ¡Hey! Nada perdía intentando... Después de todo era eso o que sus alas se hicieran negras y eso era algo que no permitiría.

-          Dos manzanas – dijo Yuri negociando.

-          Puedo traerte incluso tres diarias – sonrió Viktor.

-          ¡¿En serio?! – Viktor rio, había logrado convencer fácilmente al demonio.

-          Claro, pero no debes faltar ningún día, ni siquiera por que el señor de las tinieblas te lo ordene.

-          ¿¡Ni un día!? – comentó sorprendido.

-          Es eso o te quedas sin manzanas.

-          Bien – bufó bajando sus alas – Pero tres al día, ni una menos.

-          Bien – bufó bajando sus alas – Pero tres al día, ni una menos

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.
Flores del Cielo [Yuri!!! On Ice Fanfic]¡Lee esta historia GRATIS!