Beauty and The Beast

17.3K 1.1K 5.4K

                     Hace mucho, mucho tiempo, en un país lejano vivía un joven príncipe en un resplandeciente castillo

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.


Hace mucho, mucho tiempo, en un país lejano vivía un joven príncipe en un resplandeciente castillo. A pesar de tener todo lo que podía desear, era déspota, egoísta y consentido, pues cargaba de impuestos al pueblo para llenar su castillo de los objetos más selectos. Sus fiestas sólo eran celebradas con las personas más hermosas.

Una noche de invierno llegó al castillo una vieja mendiga, ofreciéndole una simple rosa a cambio de poder cobijarse del horrible frío. El joven, repugnado por su aspecto andrajoso, despreció el regalo y expulsó de allí a la anciana. Sin embargo, ella le advirtió que no se dejara engañar por las apariencias porque la auténtica belleza se encontraba en el interior. Cuando él volvió a rechazarla, la fealdad de la anciana desapareció entre resplandecientes destellos dorados casi cegadores, dando paso a una bellísima hechicera de ojos color rubí y pelo largo; rubio como el trigo. El príncipe, de inmediato, trató de disculparse, mas era tarde. Ella ya había visto que en su corazón no albergaba amor. Las manos de la mujer se alzaron, nubes grises cubrieron el cielo y con la caída de un primer rayo, el príncipe recibió como castigo el transformarse en una horrible bestia. Un poderoso hechizo fue también lanzado sobre el castillo y todos los que allí vivían. El príncipe y sus siervos fueron entonces olvidados por el mundo ya que la hechicera había borrado su recuerdo de la mente de sus seres queridos.

Avergonzado por su aspecto, la criatura se encerró en el interior de su fortaleza, con un espejo mágico que le había entregado la hechicera como única ventana al mundo exterior. La rosa que ella le había ofrecido era en realidad una encantada. Para poder romper el hechizo tendría que aprender a amar a otra persona y conseguir que esta le correspondiera, todo antes de que cayera el último pétalo. Si no sucedía así, permanecería condenado para siempre.

Al pasar los años comenzó a impacientarse, perdiendo poco a poco toda esperanza de acabar con su castigo, pues, ¿quién iba a ser capaz de amar a una bestia?


Al pasar los años comenzó a impacientarse, perdiendo poco a poco toda esperanza de acabar con su castigo, pues, ¿quién iba a ser capaz de amar a una bestia?

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.



(      )

Beauty and The Beast  || Adaptación gay ¡Lee esta historia GRATIS!