Capítulo 46

6.6K 1.3K 340
                                                  


El silencio inundo el taxi dónde los hermanos se dirigían a casa de sus padres. YoongSun miró a NamJoon apretar sus puños y su rostro inexpresivo mirando por la ventana. La chica podía notar como los ojos de NamJoon se encontraban llorosos y sus labios en línea recta, una clara expresión de ganas inmensas de llorar y dolor completamente inundadas en su cuerpo.

—¿Por qué niegas el amor que le tienes a SeokJin? —habló YoongSun—Deberías llorar, es la mejor manera de desquitar el dolor que sentimos, ¿No crees? —tomó su mano y entrelazó sus dedos—Él te ama, aun tienes esperanzas NamJoon, puedes justo ahora ir a casa de Jin y verlo, puedes ver lo tierno que se mira con aquel embarazo, puedes besarle y abrazarle tanto como quieras. Solo dilo, di que quieres ir con él... NamJoon.

—Mi padre me está esperando. —YoongSun bajó la mirada al escuchar la voz de su hermano de aquella manera. Se escuchaba decaída y rota, sabía que NamJoon estaba sufriendo más de la cuenta en su interior, pero todo lo guardaba, solo pensaba en su orgullo y sus absurdas metas.

—Entiendo. —la chica alzó la mirada y observo a NamJoon el cual no despegaba su mirada de la ventana—Cuando logres convencer a mi padre sobre ignorar a SeokJin y el matrimonio, yo voy a contarle a SeokJin la verdad.

NamJoon no respondió, soltó un suspiro y llevó sus manos a su rostro, apretó sus parpados con fuerza y masajeó su sien. Sentía un nudo en su garganta, sus ojos le ardían y sus labios temblaban. NamJoon se sentía un tonto, quería llorar y romper todo lo que le pasara en frente por la rabia.

Ni siquiera había visto a SeokJin, ni siquiera de reojo, simplemente había huido como un cobarde; como siempre. Y se odiaba por ello. No sabía porque él era así, porque su cuerpo le negaba el correr hacia Jin, el besarlo y abrazarlo, o el decirle lo que en verdad sentía. NamJoon no sabía qué hacer, sentía su mundo desmoronarse por la constante guerra de sentimientos en su interior por culpa de SeokJin, aquel chico el cual le había mostrado lo hermoso que podía ser el sentimiento de amar a alguien de la manera más humilde existente.

Pero ese sentimiento que a él le había regalado, NamJoon lo había rechazado y botado, como si no fuera algo importante, como si el sentimiento de amar fuera algo lo cual se viviera millones de veces en tu vida.

Solo amas a una apersona en una vida, los siguientes a ellos solo con curitas las cuales tratan de arreglar el pasado dolor que deja aquella persona.

SeokJin era aquella persona, y NamJoon trataba de buscar las curitas para arreglar el lugar de Seokjin el cual aun seguía ocupado por él mismo, las curitas aun no existen, porque ellos se aman mutuamente, pero no pueden reconocerlo.

NamJoon sollozó en silencio.

¿Realmente todo podría cambiar si NamJoon aceptaba el casarse con SeokJin?

Aun tienes oportunidad de formar una familia con SeokJin.

—Llegamos, NamJoon. —murmuró YoongSun cerca de su hermano el cual ocultaba su rostro entre sus manos—Está bien, trata de ser rápido con papá y luego volver a Inglaterra, ¿Sí? No te preocupes por SeokJin, yo le explicaré lo que pasó en el aeropuerto y tamb-

—Vamos a casa de los Jung, quiero hablar con Yoongi.

YoongSun solo se limitó a asentir sin comprender por completo, y a pedir al chofer llevarlos a casa de los Jung. No tardaron más de cinco minutos en llegar debido a lo cerca que sus residencias se encontraban, NamJoon sin decir palabra alguna pagó al taxi y bajó directo a tocar el timbre. YoongSun no entendía por qué la necesidad de hablar con el asistente de los Jung, pero si algo sabía, era que Yoongi tenía algo con NamJoon, algo lo cual se había dado cuenta el día en que había dado la noticia del embarazo de SeokJin a la familia.

Yoongi abrió la puerta y miró asombrado a NamJoon el cual seguía con la misma expresión dolorosa del camino. El mayor bufó y negó dejando pasar a NamJoon y a YoongSun.

—¿Podemos hablar? —preguntó NamJoon con voz decaída.

—Sígueme. —YoongSun solo los observó alejarse entre los largos pasillos del lugar. La chica sonrió de manera triste y subió las escaleras en busca de Moonbyul.

Yoongi y NamJoon entraron en una oficina no muy grande la cual se encontraba al lado de una gigante sala de estar llena de variedades de juegos de mesa y billar. NamJoon tomó asiento y tomó una copa de vino la cual Yoongi le había ofrecido.

—Regresaste, pensé que dejarías a tu pequeño juguete botado con aquel bebé. —rió Yoongi tomando un sorbo del vino—¿Por qué viniste?

—Necesito hablar con alguien, me estoy volviendo loco, no sé qué hacer, no sé qué pensar... estoy harto de todo esto. A veces quisiera ir con SeokJin y decirle que lo amo, quiero estar con él, besarlo y pedirle perdón por todo. Pero luego algo en mi me prohíbe hacerlo, digo cosas de más, lastimo con mis palabras, pienso y actuó de manera imbécil por fuera, pero por dentro es todo lo contrario.

—¿Regresaste por SeokJin?

—No, regresé por mi padre. Él sabe que ese bebé es mío y me va a obligar casarme con Jin, él es así y no cambiará de opinión. Yo se supone que solo vengo a deshacerme de él, vengo para negar el matrimonio y para convencer a mi padre. —apretó sus parpados y soltó un leve sollozo—SeokJin estaba en el aeropuerto, el me vio y me llamó, escuche su voz y... y sentí que el mundo se venía encima mío.

—¿Quieres un cigarrillo? —NamJoon acepto y tomo uno, Yoongi prendió el suyo y el de NamJoon—Estas tratando de decirme que haces las cosas sin pensar y lo que en verdad quieres hacer lo guardas para ti mismo por lo imbécil que eres, ¿No? —Yoongi rió—Tu mismo me dijiste que no amas a SeokJin, me lo afirmaste sin dudar un poco.

—Yo no sé lo que digo, tengo miedo. Si me caso con SeokJin le haré daño y voy a huir de nuevo, todo será peor, será más doloroso para los dos. Yo no puedo amar a alguien, ni siquiera a SeokJin.

—Te contradices a ti mismo. —comentó el más bajo—Tienes que olvidar al NamJoon del pasado, deja a un lado a ese NamJoon que jugaba con la gente. Necesitas ser el NamJoon que sabe lo que hace y está seguro de sus actos, el que actúa como un verdadero adulto, el que se hace cargo de sus actos y tiene una familia a la cual ama y daría su vida por ella. En ti está cuál de los dos NamJoon quieres ser. NamJoon, no soy quien para decirte que haces bien y que haces mal, todo depende de ti, son tus decisiones. Solo quiero decirte algo, SeokJin no es un objeto el cual estará todo el tiempo a tu disposición, y si quieres tener una oportunidad de cambiar, entonces acepta a SeokJin. Un matrimonio hace que saques a la luz tú verdadero tú, hace que recapacites antes de hacer algo que dañe a la pareja; porque la misma frase lo dice:

«El amor es ciego, pero el matrimonio le devuelve la vista»

Todo queda en tus propias manos, y en tus sentimientos, NamJoon.



Matrimonio [NamJin]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora