XXXI

1.8K 129 3

Camila POV

Me encontraba desayunando en la cocina. En la noche no dormí casi nada porque Lauren quería hablar conmigo todo el tiempo. No me molestaba, hablar con ella me encantaba, pero la noté un poco nerviosa y preocupada. Me escribía mensajes y me llamaba para preguntarme si estaba dormida y si estaba bien. Ella decía que no le pasaba nada, que simplemente no podía dormir. Decidí no preguntar y esperar a que ella me contara.

Escuché el timbre de la puerta y como mi madre iba a abrir. Caminé fuera de la cocina nada más reconocer la voz de mi ojiverde.

- Lauren -dije su nombre al verla y mi madre se apartó un poco de la puerta para dejarme espacio.

- Puedes pasar, no te quedes ahí en la puerta -le dijo mi madre a Lauren y nos apartamos de la puerta para que entrara.

- No me dijiste que vendrías -la miré con el ceño un poco fruncido.

- Tenía que decirte algo importante -dijo seria y yo asentí con la cabeza.

- Las dejaré solas para que hablen -dijo mi madre antes de subir por la escaleras.

Le di un rápido beso antes de preguntarle si quería subir a mi habitación o prefería quedarse en el salón.

- Mejor en tu habitación, así hablamos más tranquilas -dijo y nos dirigimos a ella.

Una vez en mi habitación nos sentamos en el borde de mi cama y esperé a que contara que pasaba.

- No sé cómo decirte esto -dijo un poco dubitativa, pasándose un mano por el pelo.

- ¿Es algo malo? -pregunté un poco preocupada.

- Camila, tu y yo no podemos estar juntas -dijo clavando sus ojos verdes en los míos.

La miré incrédula por lo que acababa de decir. No esperaba que dijera eso.

- ¿Por qué dices eso? -pregunté con el ceño fruncido.

- Lo siento -susurró mirando al suelo.

- ¿Eso es lo único que vas a decir? -le pregunté.

- Es lo mejor para ti. Conmigo puedes correr peligro por lo que está pasando con el tema de Miller -explicó mirándome.

- No me va a pasar nada si estoy contigo -ella negó con la cabeza ante mis palabras.

- Será mejor que no te acerques a mi hasta que no se solucioné todo -dijo dándome a entender que no cambiaría de opinión.

- ¿Por qué no admites directamente que no quieres nada conmigo y te dejas de excusas? -pregunté levantándome de golpe de la cama y mirándola enfadada y dolida. No me podía creer todo lo que me estaba diciendo.

- ¿Que estás diciendo, Camila? Por supuesto que quiero estar contigo -dijo levantándose ella también para colocarse frente a mi.

- No mientas. Solo estás buscando la forma de alejarte de mi porque no quieres nada conmigo -me alejé unos pasos de ella.

- Eso no es así, Camz -dijo acercándose a mi, pero volví a alejarme de ella.

- No debí creerte cuando me decías que de verdad te gustaba -dije con la voz un poco rota y ella al notarlo rápidamente se acercó a mi, colocando sus manos en mi cintura para no permitirme alejarme.

- Nunca he mentido en eso. Lo dije totalmente en serio -me aseguró, pero no sabía si creerle por su repentina decisión de que no estemos juntos.

- Será mejor que te vayas -dije desviando la mirada -. Y puedes estar tranquila, no me acercaré a ti.

- Camz, por favor...-puso su mano en mi mejilla para hacer que la mirara a los ojos.

- No me toques -le exigí apartando su mano de mi cara y por la expresión de su cara parecían haberle dolido mis palabras.

- Solo será hasta que se solucione el problema. Después podremos estar juntas sin inconvenientes -dijo con suavidad.

- No hace falta que sigas fingiendo que eso es lo que te preocupa -le dije enfadada.

- Me preocupa de verdad, Camila. No estoy fingiendo. Quiero estar contigo de verdad, pero en estos momentos no es posible -dijo molesta porque no le creía.

- Podemos estar juntas ahora. Lo único que pasa es que ya no quieres una relación conmigo -dije elevando un poco la voz.

- Quiero una relación contigo -dijo seria -. ¿Acaso no puedes creerme? No tengo razones para mentirte.

- Es difícil creerte cuando hace poco te asustaste de tener una relación conmigo y me dijiste que siguiera con Hailee -le expliqué porque desconfiaba de lo que me decía.

- Yo también podría creer que no quieres nada conmigo porque te recuerdo que sigues con ella -le daba razón en eso, ella también puede desconfiar de mi, pero yo quiero estar con ella de verdad.

- No puedo hacerlo sin más, Lauren. Ya te lo he explicado -dije con un suspiro.

- Lo entiendo, Camila, pero me canso de esperar -dijo frustrada.

- De todas maneras a las dos nos va a tocar esperar, ¿no? -le dije dándole a entender que ella me haría esperar por el problema que tenía su padre con Miller.

- Eso parece -susurró ella.

Nos quedamos un rato en silencio. Las dos estábamos analizando la situación en nuestra cabeza. No sabíamos que hacer y yo no entendía porque había inconvenientes para que estemos juntas. Lo de Hailee se podía solucionar en cuanto yo terminara con ella, pero no comprendía porque el problema con Miller nos lo impedía.

- No podemos estar juntas por ahora. Quiero evitar que te pueda pasar algo y te juro que no es una excusa para no estar contigo. Espero que lo entiendas
-dijo antes de acercarse a mi y colocar sus manos en mi cintura para después depositar un beso en mis labios.

Se apartó lentamente de mi y luego se dio la vuelta para segundos después salir por la puerta de mi habitación.

Me quedé un rato ahí de pie sin moverme. No sabía que hacer ni que pensar. Me senté en el pequeño sofá que tenía para intentar aclarar mis pensamientos. Pasé mis manos por mi cara en signo de frustración. Ayer todo iba bien con Lauren y hoy resulta que no podemos estar juntas. De todas formas podía entender que mi ojiverde se preocupara por mi y la verdad eso me encantaba, pero a mi todo este tema también me preocupaba porque no quería que a ella le pasara algo y tenía un mal presentimiento desde hace unos días.

Loving You Despite The Obstacles | CAMREN¡Lee esta historia GRATIS!