Capítulo 5

692 109 113


Durante el mes después de la sesión de fotos Nabil y Theo salieron dos veces por semana, la relación a visión de Theo iba viento en popa y estaba bastante orgulloso de su progreso con el pequeño genio.

Esa noche tendrían una cita nuevamente, nunca había intentado imaginar cómo era el programador de sus videojuegos más vendidos, pero teniendo en cuenta el tipo de trabajo que hacía debió haber imaginado que sería un hombre dominante. El pequeño genio había insistido en ir a buscarlo en todas sus citas y llevar su propio auto, era la primera vez para Theo que era cortejado y eso era algo excitante y curioso, algo bochornoso a veces, pero a pesar de todo le gustaba. Al menos agradecía que Nabil no le llevara flores cuando iba por él, los regalos eran un poco más discretos. El primero en especial le había parecido encantador, él llevaba meses diciéndose que iría a comprar un reloj nuevo y de repente ¡bam! ahí estaba ese encantador chiquillo con sus adorables mejillas arreboladas dándole uno.

Theo salió de la ducha tarareando "Everybody" de los BackstreetBoys, ciertamente se sentía como un adolescente últimamente, se había acercado a Nabil con propósitos meramente profesionales. La mente ingeniosa y creativa del chico le parecía sumamente sexy pero no había esperado que aquel delgaducho pelirrojo con adorables pecas y bonitos ojos tras unas horribles gafas despertara su libido de aquella forma. Y en la cama ¡ah, Dios! nunca se había sentido tan libre y aceptado, era un granuja, lo sabía, pero Nabil lo aceptaba todo de él con gusto y eso lo hacía sentir tan cómodo.

-Lo tienes loco, Theo- le sonrió a su espejo y se guiñó el ojo – Oh, Dios ¿por qué soy tan guapo?- preguntó a los cielos viendo su rostro desde varios ángulos y sonrió alejándose un paso observándose sólo con la toalla en las caderas- Eres un Dios... si... eres tan apuesto- jugueteó un poco más con su reflejo y después se rió de su propia estupidez. Viendo el reloj en el tocador pasó los dedos por él y tomando el control remoto de la música ambiental de su casa la encendió, por todo el departamento comenzó a sonar un cover de "Problem" de Ariana Grande, cantado por Hozier.

Felizmente Theo comenzó a arreglarse, se vistió con un traje azul a la medida, una camisa amarillo pálido y una corbata a rayas rojo quemado. Con una sonrisa se colocó los calcetines azul marino y los zapatos a medida Dior que ajustaban con el traje, lo cual era curioso pues vestía un Armani esa tarde y su colonia era Kenzo, en fin, a quién le importaba.

-No importa lo que te pongas. Eres un ganador,guapo- se dijo al espejo en modo de broma y se peinó echando su cabello atrás- Esta noche tengo una cita- tarareó juguetonamente- Una cita con el amor- continuó bromeando y abrió el cajón de su buró- Veamos... condones... pañuelos por si acaso ¿lubricante?- lo contempló y lo regresó al cajón- No, no es necesario- sonrió complacido, Nabil y él eran compatibles fuera de la cama pero lo cierto es que en ella estaban hechos el uno para el otro.

Cuando Theo bajó, su chofer sonrió al verlo.

-¿Verá a ese programador hoy señor?-le preguntó y Theo le miró curioso.

+MoneyRead this story for FREE!