ya cumplimos 2 meses!

25.7K 782 8

#Capitulo 40

Solté una carcajada y me senté a su lado, él rápidamente paso su brazo sobre mis hombros, acople mi anatomía a la suya y acomode mi cabeza sobre su hombro. Giro e inclino su cabeza para poder verme, le sonreí y bese fugazmente sus labios. Regreso su mirada hacia el televisor y presiono un botón del control.
Los cortos incluidos en el dvd comenzaron, seguía sin saber cuál era la película que había elegido hasta que apareció el menú principal.
— ¿The Notebook?— pregunte soltando una risita
— ¿Qué tiene? Fue la primera que vi— dijo sin entender — ¿La cambio?— me pregunto a punto de levantarse
— ¿Nunca la has visto?— le pregunte impresionada haciéndolo regresar y que no se pusiera de pie
—Noup— contesto acomodándose de nuevo
—JUSTIN ¡cómo es posible eso! ¡Todo mundo conoce esa película!— volví a reír
— ¿Tan buena es?
—Solo ponla— le dije besando su mejilla
La película inicio, al inicio Justin parecía aburrido. Y con obvia razón tenía al chico más inquieto que conozco sentado mirando una película de romance y drama.
La película iba a mediación, el recipiente de las palomitas ya estaba vacío y Justin se entretenía jugando con mi cabello
— ¡Justin!— alargue abrazándolo
— ¿Qué?— dijo en el mismo tono que yo
—Ponle atención— golpe levemente en su estomago
—Estoy poniendo atención, pero tú tienes la culpa de que me distraiga— dio un beso en mi cuello haciéndome estremecer. Finalmente logre que le pusiera atención pero aun asi seguía jugando con mi cabello.
—Ahh— bufamos cuando se escucho el sonido del teléfono
—Yo contesto— le dije poniéndome de pie, ya que seguramente eran mis padres. Y asi fue era mi padre, me pregunto que por qué no había respondió el teléfono, yo solo le dije que estábamos afuera en el jardín y no escuche el teléfono. Después de todo era cierto. Hable con mi madre y hasta con la pequeña Ana quien decía que no me extrañaba en lo absoluto, pero una pequeña risita por parte de ella me indico que era mentira.
Camine de nuevo a la sala cuando termino la llamada, reí al encontrarme con Justin perdido en el televisor, volteo a verme con la boca abierta. La película había terminado.
—Ósea que ellos… ella… él…— balbuceo enternecido, camine hacia el sofá y me senté abrazándome a su torso
— ¿Te gusto?—le pregunte riendo
—mm… no tanto como me gustas tú— tomo mi barbilla para suavemente subir mi rostro y asi unir nuestros labios
— ¿Quién era?— me pregunto separándose de mis labios
—Mis padres
— ¿Todo bien?
—Todo bien.

El tiempo pasaba, digamos muy rápido. Estando con Justin era más que especial. Su forma divertida y a la vez tierna de ser me volvía loca. Estábamos todo el tiempo juntos, él me llevaba al colegio y pasaba por mí. Por más que le decía que no era necesario él insistía en hacerlo.

— ¡Hoy cumplo dos meses con Justin!— le dije con una sonrisa de oreja a oreja a Caitlin
—Ya lo sabía— dijo riendo —Tienes dos semanas hablando de eso
— ¡Hey!— alargue riendo
— ¿Y qué van a hacer?— me pregunto
—Pues no lo sé, me dijo que me tenía una sorpresa, pero no dijo nada más— en realidad no tenía ni la mínima idea de cuál era su ‘sorpresa’ ya que incluso me pidio que si podía irme al colegio en mi auto, ya que tenía que hacer un par de 'cosas'.
EL receso termino y yo aún seguía preguntándome qué es lo que prepararía Justin, las clases demoraban una eternidad, incluso me lleve algunos retos por parte de los maestros quienes me pedían que me concentrara y dejara 'mi mundo'.
Finalmente toco el timbre de salida, tome mis libros y los metí en mi bolso, espere a Cait y juntas salimos.
Caminábamos de lo más tranquilas, cuando sentí que alguien por detrás me abrazaba por la cintura y me levantaba para luego girar rápidamente
— ¡Chris!— grite mientras este seguía girando conmigo, él sabía que detestaba enormemente que hiciera eso. Cosa que lo motivaba aun más a realizarlo. — ¡Bájame!— le dije entre risas
—Ahora entiendo porque tus novias terminaban tan rápido contigo— le dijo Caitlin levantando una ceja.
— ¡Caitlin esta celosa!— cante haciéndola soltar una carcajada
—Tú sabes que te amo— le dijo Chris a su novia abrazándola—Pero Mari es como mi hermana— dijo abrazándome a mí también
Antes de que Chris se cambiara de casa, cuando salía con una chica, a la semana dejaban de salir, ya que no soportaban la forma en la que nosotros nos llevábamos. Pero Caitlin sabía muy bien que no pasaba de una amistad y sentimiento de hermandad.
— ¿Y eso que hoy no viene por ti?— pregunto mirando al frente
—Dijo que tenía que hacer unas ‘cosas’— hice comillas en la última palabra
—No entiendo porqué sales con él— dijo haciendo cara de repulsión.
Después de casi tres meses no había logrado que Justin y Chris se llevaran bien. Simplemente al verse a algunos metros de distancia ambos se ‘obsequiaban’ miradas asesinas.

El niñero¡Lee esta historia GRATIS!