♡Noche 9#♡

8.3K 990 150

―¿Estas despierta?

―No.

Abrí lentamente mis ojos al sentir el suave crujido de la madera, algo se acercaba a mi cama.

―¿Puedo dormir contigo?―suspire y arrime mi cuerpo dando espacio a que entrara en mi colcha. A pesar de estar a oscuras pude ver difícilmente como se subía y me miraba aun sin acercarse. Parecía estar decidiéndose en acercarse o no hacía mi. 

Lo ignore mientras acomodaba mis sabanas y me giraba para estar a la contraria de él. Sus brazos rodearon mi cintura haciendo que me pegara a el y que mi espalda chocara contra su pecho frío. Cerré los ojos al sentir como su respiración pausada erizaba los vellos de mi nuca. Intento enredar sus piernas entre las mías y así lo hizo haciendo que mi corazón pegara brincos dentro de mi pecho, pidiéndome que me alejara o si no me iría mal, no me iría mal por estar con un monstruo peligroso que sería capaz de hacerme daño, sino que mi corazón ya sabía que luego me dolería estar cerca de el y a la vez estar aun mas lejos.

―Hueles bien...―susurro apegando su cuerpo mas al mio. 

Desde aquella noche en que hable con Tae me di cuenta de que era inofensivo, y a la vez, me entere de tantas cosas que ahora puedo pensar y resolver, como que yo lo cree, es producto de mi cerebro, no puede aparecer con la luz encendida, es bipolar, aparece por las noches y me necesita. Necesita de mi para poder "vivir" y yo estoy dispuesta a ayudarlo.

―Hace frío.―confesó mientras temblaba a mis espaldas.

Mamá no lo puede ver, solo yo. Tiene la mentalidad de un nene pequeño cuando esta a salvo, pero cuando siente que se desvanece se vuelve una bestia. Ahí es cuando entro yo, necesita que yo este aquí para cuando el se convierta en un monstruo. Se vuelve uno cuando necesita llenarse de mi miedo. Es ridículo pero coherente.

¿Que monstruo no asusta? ¿Que monstruo no se alimenta del miedo de los demás?.

―____...

Mi cuerpo tembló al sentir sus palabras perderse entre mi cuello, sabía lo que venía ahora, no era tonta. Apreté sus manos mas a mi cuerpo, aquel calor que me propinaba era increíble.

¿Tan rápido se estaba desvaneciendo?.

―Tae yo...

No me dejo terminar cuando ya me había volteado y acorralado contra su cuerpo, lo mire, sus ojos brillaban con aquella intensidad que por un momento sentí como la luna se ponía celosa de no poder brindar aquel resplandor tan hipnotizador como los que su mirada proyectaba. Su respiración caliente caía sobre mi cara a medida que se acercaba.

―Lo necesito ahora.―susurro mientras su mirada iba a mis labios.―Te necesito ahora.

Sus dientes se encajaban sobre mi labio inferior mientras sus dedos acariciaban levemente mi cintura, pase mis manos por su cuello, pero rápidamente las tomo mientras las presionaba a los lados de mi cabeza. 

Debí verlo venir.

Su cuerpo se presiono contra el mio mientras su boca devoraba mi cuello, gemí al sentir como sus dientes me hacían daño.

Como todo el lo hacía.

No me importaba que me lastimara o que incluso fuera brusco conmigo, preferiría pasar por todo eso a que se vaya de mi lado. 

A que mi mente lo borrara y se convirtiera en un mal sueño.

Tae ¿Que me estas haciendo?

「A Oscuras」 ;+k. thDonde viven las historias. Descúbrelo ahora