Capítulo 41: Tú...

410 62 49

Me encantaba la vista que había en aquel lugar, y era un buen pasatiempo escuchar música mientras dibujaba aquel paisaje en el cuaderno que traía conmigo

Me encantaba la vista que había en aquel lugar, y era un buen pasatiempo escuchar música mientras dibujaba aquel paisaje en el cuaderno que traía conmigo. Era bastante relajante, ya quedaban pocos días para los exámenes chunin y el equipo siete estaba bastante nervioso, así que todos los días entrenaban todo lo que podían para lograr su mayor resultado posible. 

La verdad es que sabiendo como son los exámenes, yo en su lugar también estaría nerviosa, sobre todo por el examen escrito, no tengo ni idea de como son, pero el recordar la época en la que yo estudiaba todos los días no era muy agradable. Aunque ahora que lo recuerdo... ¿ese examen no estaba echo para copiar? Ufff... creo que mi memoria empezaba a fallar en algunas cosas.

Terminé de pintar aquel paisaje y me quité los cascos, y entonces fue cuando los oí de nuevo pelear. Típico, no había ni un solo día en el que no discutieran. 

- ¡Sasuke! Algún día te cerraré la boca.- Dijo Naruto enfadado mientras se sentaba indignado en el suelo. 

- Hmp, sueña todo lo que quieras.- Comentó el azabache. 

- Sois tan pesados...- Suspiró Obito. 

- ¡Tú, señor tuerto!- Naruto apuntó a Obito con su dedo.- ¡Enséñame más cosas!

- ¿Tuerto? Hace tiempo que dejé de estarlo...- Obito se cruzó de brazos.- Que me cubra el ojo no significa que esté tuerto y deberías saberlo, ya me viste alguna vez... 

- ¡No importa! Todos los senseis que nos tocan se cubren un ojo.- Naruto se cruzó de brazos y resopló.

Me levanté y fui hasta ellos. Sakura miraba maravillada a su querido Sasuke mientras él se apretaba la banda de su cabeza. 

- Obito, ¿no es hora de que te vayas?- Pregunté al llegar a su lado. 

- Y me imagino que no querrás venir hoy tampoco.- Dijo bastante serio. 

Bajé mi mirada hacia el suelo. Desde hacía unos días Obito iba con Kakashi para intentar que recuperase la memoria, ya que últimamente actuaba bastante raro y él ya se empezaba a preocupar. Sin embargo... después de lo que me dijo aquella noche no quería saber nada de él. 

Obito me apartó de los genin y habló conmigo de nuevo sobre el tema. 

- Si tanto dices amarle, deberías intentar hacer lo posible por que recupere su memoria. Vamos Sara... Ya le he enseñado parte de el pasado que olvidó gracias a los vídeos que tiene tu pendrive pero... yo no puedo hacer que se acuerde de ti. 

- No quiere verme... y además, después de lo que le hice aquella noche... dudo que...

- ¿Qué hiciste?- Preguntó curioso. 

- N-Nada importarte... pero...

- Sara, estoy bastante cansado de tus escusas... Si no quieres venir, adelante, pero si no vas a hacer nada para solucionarlo deja de poner esa cara cada vez que piensas en él. Se que te duele que te trate así, pero sabes perfectamente que no es él... Los de el cuartel de inteligencia ya consiguieron quitarle un poco el sello, ha cambiado algo desde la última vez que el viste. Piénsalo aunque sea.

Un Nuevo Mundo [✍Corrigiendo✍]¡Lee esta historia GRATIS!