XI. The Cold Darkness

227 13 0

El sonido de mi móvil me saca de lo más profundo de mis pesadillas, me incorporo lentamente y quedó sentado sobre la cama, mi mente esta en blanco y mi vista aún sigue borrosa por haber derramado lágrimas recientemente, desbloqueo mi móvil y veo que son las 4 de la madrugada, lanzo un suspiro de fustracion. Habia conseguido al fin conciliar el sueño luego de haber llorado toda la noche, para que sólo pueda dormir 1 hora, esto se está volviendo muy pesado, me encuentro mirando el techo como si fuera la octava maravilla del mundo, mi mente divagando sobre todas las piedras con las cuales tropecé y todas aquellas desagradables palabras que la gente me gritó.

Sacudo mi cabeza alejando esos recuerdos de ella, no necesitaba sentirme aún peor de lo que ya estoy, me levanto de mi cama, me encojo cuando mis pies descalzos tocaron el frío suelo, alcanzo con ayuda de mi pie mis pantuflas, con pocas ganas logró llegar a mi escritorio y me quedo observando el pequeño diario que descansa en mis manos.

-Abuela... -Digo en un susurro, mientras mis dedos se pasean por la tapa dura de aquel diario- si tan sólo estuvieras aquí, todo sería más fácil- dije al abrir el cuaderno para poder escribir, sin antes sacarme la lágrima que logró escaparse de mis ojos-

03/07/16

Bueno, aquí estoy de nuevo sin poder dormir, escribiendo para poder mantener mi mente ocupada, suelo divagar mucho y siempre terminó recordando cosas que duelen, pero esto me mantiene ocupado, hoy la verdad fue un día tranquilo y créeme es raro que este diciendo esto, pero sí, hoy fue muy tranquilo, nadie me insulto, nadie me hirió, nada de nada. Pero toda tranquilidad tiene su final, he llorado como en todas las noches desde el funeral de mi abuela, he dormido sólo una hora y aquí me tienes, sentado en mi escritorio a las 4:10 a.m, escribiendo un poco con tan sólo la luz de una lámpara iluminandome.

Se que te parece repetitivo todo esto, pero es que así es mi vida, siempre en un bucle constante, siempre igual, mi cuerpo y alma estan cansados de siempre pasar por el mismo proceso, que consiste en despertar, ir al colegio, ignorar a los estúpidos de mi alrededor, en ese lugar, volver a mi casa; hablar muy poco con mi madre durante el almuerzo y luego encerrarme en mi cuarto a llorar o simplemente a dormir. Siento frío, pero no es ese frío que tan sólo te tapas con una manta y ya, es un tipo de frío que te penetra la piel y huesos llegando hasta lo profundo de tu alma, pero poco a poco me voy acostumbrando esta sensación de soledad y frío ya que cada día siento lo mismo.

Mi mente borrosa y quebrada me tortura cada noche, me repite una y otra vez la peor parte de mi vida, como si tratara de hundirme cada vez más, yo? Cada minuto que pasa estoy cada vez más de acuerdo con que eso pase, es un pensamiento que pasó varias veces por mi cabeza, pero aún no tengo valor de hacerlo, no puedo hacerlo, sólo por ella, porque la sigo queriendo y lo haré siempre, no la quiero defraudar por ser, como dicen todos, un niño estúpido, pero es que a veces el abismo se desmorona haciéndome caer un poco más, y cada centímetro que voy bajando me voy adentrándo a una oscuridad aterradora, no quisiera saber que hay más allá de aquella oscuridad.

Para mi siempre hubo una línea que separaba lo bueno de lo malo, lo razonable de lo estúpido, hasta lo positivo de lo negativo. Yo creo que pase por cada una de las partes, desde que fui creciendo, me mantuve quieto en la Linea divisoria, ni en lo bueno, ni en lo malo, pero un dia por curiosidad di un paso a la izquierda, la parte positiva, razonable o buena, como quieran llamarla, me ha gustado estar allí porque estaba con quien más quería a mi lado, mi abuela. Pero nadie, y esto no es mentira, nadie puede quedarse tanto tiempo allí, siempre tienen alguna decaída o un día de mierda y se tienen que pasar al lado derecho de la línea, allí fui a parar yo, pero de alguna razón no pude volver a la línea divisoria ni a la parte buena, me quedé allí y cada día que pasaba sólo veía una opción para poder irme de allí, no diré que es la mas razonable, pero si la más rápida, y si, hablo de acabar con mi vida.

Si lo sé, algunos dirán que es sólo un pensamiento estúpido, o sólo es para llamar la atención, pero lo que no saben, es como se siente estar al otro lado de la línea. El miedo, la soledad, el dolor interno que te proporciona estar sólo en aquel lado de la linea, te rompe de maneras inigualables e inimaginables; eso, queridas personas, es jodidamente cansador y doloroso, eso... es estar en una oscuridad fría, que te corrompe a cada segundo.

-()-()-()-()-()-()(--()--)()-()-()-()-()-()

Bueno, parece que ahora público cada un mes, disculpen pero es que últimamente estoy ocupado con el colegio, y mi cabeza esta en otros problemas más, pero cuando me inspiro un poco no dudo en abrir wattpad y escribir. Espero que le guste este capítulo y nos leemos pronto.

La Mente De Un SuicidaWhere stories live. Discover now