nos descubrieron

25.5K 806 12

#Capitulo 37-38

—T...Te am... Te amo— susurro Justin entrecortado en mí oído envolviéndome entre sus brazos
—Yo también... te amo— me acurruque en su pecho el cual seguía contrayéndose por la urgencia de llenar sus pulmones con oxígeno.

Un ligero cosquilleo en mi espalda muy cerca de mi hombro izquierdo, hizo que me comenzara a despertar, no quería abrir los ojos, aún quería seguir durmiendo, pero el recordar que seguramente sería Justin el culpable de las caricias, me incitó a abrir los ojos.
Efectivamente al abrir mis ojos me encontré con Justin recostado de lado, recargando su cabeza en su mano mientras que con la otra acariciaba mi espalda.
—Hola— dije sonriente
—Buenos días— me contesto Justin depositando un tierno beso en mi mejilla
— ¿Llevas mucho despierto?— pregunte frotando mis ojos, ya que se notaba la humedad en su cabello
—No— respondió —Hace poco desperté y tome una ducha— acomodo detrás de mi oreja un mechón de cabello que se había colado a mi rostro — ¿Cómo dormiste?— me pregunto sonriente, solté una tímida risa y no pude evitar sonrojarme
—Estupendamente— le conteste escondiendo mi rostro en su cuello, Justin soltó una carcajada y me tomo de la barbilla para atraerme a sus labios y asi besarme de una manera sumamente lenta.
— ¿Y qué quieres hacer hoy?— pregunto a solo unos cuantos centímetros de mis labios
—Quiero estar contigo— le respondí sonriente, pero el agacho un poco su cabeza subiendo pícaramente su ceja izquierda, sin quitar esa sonrisa traviesa característica de él — ¡Justin!— alargue su nombre riendo —Eres un mal pensado— di un suave codazo en su estomago y este comenzó a reír a carcajadas
—Es broma linda— seguía riendo
—Iré a darme una ducha— le dije besando fugazmente sus labios, sujete bien la sábana para envolverme en esta aún más, ya que rodeé mi cuerpo con esta semejando un vestido strapless, me puse de rodillas sobre la cama para bajar de esta, pero Justin estaba sobre la sabana y no me dejaba tomarla toda.
—Para que la quieres— riendo me tomo de la cintura haciéndome caer sobre su pecho —No es nada que no haya visto— mordió su labio inferior mirándome fijamente
—Eres un tonto— le dije soltando una carcajada mientras me escondía en la sabana, Justin se unió a mis risas y sin soltarme giro para dejarme ahora debajo de él. Quito la sabana la cual cubría mi sonrojado rostro. Con el torso de su dedo índice acaricio mi mejilla, se acerco lentamente para atrapar mis labios entre los suyos, para comenzar con un dulce beso, lo empuje suavemente para que girara y quedar yo sobre él, asi lo hizo.
Me separe lentamente de sus labios, claramente sin muchas ganas de hacerlo. Pero si no lo hacía ahora, no lo haría después.
—Te amo— le dije seguido de un rápido y cortó beso en sus labios, me puse de pie y corrí hacia la puerta aún con mi 'vestido' hecho de la tela blanca.
— ¡Hey no te vayas!— replico Justin riendo ante mi huida
Salí riendo de la habitación de Justin, pero me encontré con alguien con quien la verdad no esperaba ver y mucho menos en las condiciones que me encontraba.
— ¿Tía Lila?— seguramente estaba pálida, mientras que esta me miraba divertida. Era la hermana mas chica de mi madre, algunos treinta años tendría.
— ¿Pero qué paso?— separo en silabas riendo
—Eh yo... yo...— los nervios no me dejaban hablar, ¡Qué iba a decirle!
—Mari voy a...— Justin salió hablando de la habitación, pero de inmediato calló cuando se topo con el incómodo momento que estaba pasando. Avergonzado sonrió forzadamente y camino hacia atrás para entrar a la habitación. Agradecí infinitamente que al menos el traía unos shorts.
—Oh...— dijo tratando de no reír, pero yo no pude evitarlo tape mi rostro con una mano ya que con la otra sujetaba la sabana y reí nerviosa.
— ¿Y cómo estas tía?— dije riendo, aunque en este momento no había nada que deseara mas que un pozo se abriera en el piso y me tragara.
—Cállate y ve a vestirte...— dijo soltando una carcajada, afortunadamente mi relación con ella era muy buena, así que trataría de convencerla de que no dijera nada.
Hice caso a su indicación y camine a mi habitación para ponerme algo más presentable.

El niñero¡Lee esta historia GRATIS!