Narras tu:

-Es mejor que entremos-me separé de él.

Me di media vuelta y entre a la casa, mi madre que aun estaba comiendo dejo por un instante su momento especial y me miro.

-¿Paso algo? ¿Y Jimin?

-Esta afuera-contesté rápidamente.-Iré a dormir.

-Pero apenas son las ocho-miro él reloj que adornaba la pared de la cocina.

-Tengo que regresar al instituto no puedo dormir tarde, buenas noches-me metí a mi habitación.

Estaba tan nerviosa que hasta me tome unos minutos en caminar apresuradamente en toda la habitación mientras movía mis brazos con desesperación.

Quiero que se quede unos días mas pero por mi cobardía ni siquiera lo puedo mirar a los ojos, tengo que abrirme un poco mas hacia él porque después de que llegue ese horrible día me voy a arrepentir y estaré deprimida y no quiero eso.

Aun las colchas estaban en él suelo, la escena de esta mañana apareció en mi mente.

Sonreí como una idiota y después negué, deja de pensar en eso, maldita sea quería volverlo a repetir.

Eres toda una pervertida ___, ¿En qué monstruo te has convertido?

Me di dos cachetadas y acomode bien las sabanas, apague la lampara y me acosté.

¿Y si viene Jimin? Claro que vendrá si es aquí donde duerme ¡¿Pero qué haré cuando este aquí conmigo?!

Tome asiento y toque mi frente, estaba sudando.

Solo tienes que actuar como si no estuviera, finge estar dormida y no se dará cuenta.

Unos pasos se podían escuchar cerca de la habitación, rápidamente agarre la sabana y me la eche encima.

Prácticamente estaba disque dormida, la puerta se abrió y escuche un suspiro de Jimin.

Aun escuchaba sus lentos y un poco silenciosos pasos acercándose a mi.

Puse sentir como se acostaba enseguida de mi y se tapó con la misma sabana que yo, abrí mis ojos y explore toda la habitación.

Quería verlo pero la vergüenza y nervios no me lo permitían, tras una lucha de pensamientos me decidí a darme la vuelta.

Jimin estaba dándome la espalda, su respiración era muy tranquila por lo que me da de entender que esta dormido.

Regrese a mi posición un poco deprimida, diablos es así como los jóvenes de ahora sufren por amor.

Pero si yo misma me estoy alejando de él, tal vez Jimin me esta diciendo que en verdad siente algo por mi y por lo estúpida que soy no me doy cuenta.

Nunca en mi vida me he sentido de esta manera con un chico, hace unos años atrás me había enamorado de un compañero del colegio cuando aun mi padre vivía, por arte de magia era hijo de uno de los amigos de mi padre por lo que lo veía muy seguido.

Por razones económicas tuvieron que viajar al extranjero por lo que perdí contacto con él, incluso mi papá.

No puedo negar que estaba muy triste ya que no lo vería pero solo pasaron unos cuantos días y ya todo estaba en la normalidad, en cambio a Jimin es todo diferente todavía no se ha ido y ya me estoy imaginando los días sin él.

En cada momento ese dolor de cabeza esta presente en mi mente todo él día.

Nunca puedo borrar su imagen, su forma de hablar, su físico, en cambio al chico que me gustaba no recuerdo su rostro tal vez no estaba tan enamorada de el como Jimin.

Un Novio De Mentiras • Jimin & Tu • Editando¡Lee esta historia GRATIS!