Aconsejo poner la canción adjuntada más o menos a la altura en la que veais un pues será cuando más pegue con la historia.

_______________________________

Zoe me mensajeó. Me mensajeó mucho y a pesar de haberle dicho que luego respondería seguía mensajeandome. Mi madre estaba llamando a todo el mundo, en serio, todo el mundo. Escuché nombres de los que no había oído hablar en la vida. Mi padre, sin embargo me miraba todo el tiempo intentando adivinar que pasaba por mi cabeza así que, simplemente decidí contárselo.

— He tenido problemas con el trabajo, papá.—No esperé a que contestara ya que, cuando yo hablaba, él me dejaba explicarme y luego me daba su punto de vista.—Mamá me advirtió que no lo hiciera pero crucé la línea, he tenido algo con Tom, me ha confesado que estaba comenzando a tener sentimientos hacia mi y claro, no podía decirle nada de todo esto. Así que ahora simplemente me odia. ¿Qué pasa ahora? Que voy a renunciar a lo que me queda de sueldo porque es más que obvio que también siento algo por él pero le he llamado y no quiere hablar conmigo.

—Repite eso.

—No quiere hablar conmigo.

—Lo de antes.

— Le he llamado.

—Has dicho que sientes algo por él.—Mi padre levantó una ceja como si fuera obvio.

—¿Qué? ¡No! No siento nada por él...¿lo he dicho?—Él asintió y yo me hundí más aún en el sillón de la sala de espera.—Claro papá, es mi amigo, un gran amigo. Si este reportaje sale puedo hacerle daño y no me lo permitiría porque se ha convertido en alguien muy especial para mi. Sí, se que me he portado mal, pero todo el mundo se merece una segunda oportunidad ¿no? Lo se, no he dicho nada pero aún así puede que me perdone.

—¿Te has dado cuenta de que no  he dicho nada? Has sido tú la que se ha corregido sola.—Mi padre me cogió la mano.—Lo has hecho mal desde el principio pero realmente lo necesitabas, sí él es tan buena persona como dices y le explicas tu situación te perdonará, está claro.

—Estoy deseando llegar a Londres. Lo primeró que haré será ir a hablar con el estúpido de Frank y dejarle las cosas claras. ¡Pienso hundirlo!—Me golpeé la mano con mi puño como si fuera la mejor justiciera.

—No seas cínica, esto es culpa de los dos. Tú aceptaste el trabajo y si él no hubiera sido él no te habrías arrepentido.

—Tienes razón, papá. Veremos cuando llegue a Londres...—Antes de que pudiera continuar la frase me llamaron para recoger el informe y nos dirigimos a la consulta de nuevo.

El médico no había llegado aún pero mi padre no me dijo nada así que yo tampoco hablé. Esperamos sentados en silencio mientras mi madre seguía hablando por teléfono con la madre de George que estaba bastante emocionada con el tema de la boda de su hijo.

—Los resultados de la prueba  me han dado la razón. Cuando te vi pensé enseguida en la enfermedad de tu madre. El lupus es hereditario y, desafortunadamente, lo has heredado. Ya sabrás todo lo necesario sobre el lupus sistemático ya que es el mismo que el de tu madre, ¿no?

—No, doctor, nunca pensé tener lupus.—Contesté de manera cortante.

—Bueno, entonces te informo. Es, generalmente, más severo que el Lupus Cutáneo y puede afectar casi cualquier órgano del cuerpo. En algunas personas, les puede afectar solamente la piel y las articulaciones. En otras, les afecta las articulaciones, pulmones, riñones y otros órganos o sistemas. Por lo general, no hay dos pacientes con Lupus Sistémico que tengan síntomas idénticos. En el Lupus Sistémico se pueden presentar  periodos en donde pocos o ningún síntoma estén presentes  o con múltiples síntomas cuando la enfermedad esté activa. Mucho me temo que te encuentras en una fase activa de la enfermedad.

Paparazzi¡Lee esta historia GRATIS!