PROLOGO

2.5K 63 0

   (EL SABE QUIEN ES ELLA, Y ELLA NO SABE QUE ES SU PEOR PESADILLA JAJJAJA.

Hola Jaded©(Nick de Tally), ¿cómo andan las cosas? Las palabras aparecieron en la pantalla del ordenador, y en los labios de Tally se dibujó una sonrisa divertida.

Lentas, Wicked©. (Nick de Hongki) Muy lentas, tecleó ella.

La vida cibernética que ella llevaba era completamente opuesta a la vida real de la que escapaba todas las tardes. Los mismos hombres, las mismas fiestas, la misma mierda. Ella se había aburrido de las interminables rondas hacía meses. Por qué se había aburrido, aún no lo había resuelto.

Le gustaba trabajar con Jesse. No era exactamente desafiante pero le dejaba mucho tiempo para ir de compras.

Él me envió al infierno, Wicked. Ella suspiró con el pensamiento.

La fusión entre Conover y Delacourte había sido más que una sorpresa el mes pasado. Incluso mayor fue la sorpresa de que ella ahora sería la ayudante personal de Lee Hongki.

¿Trasladada? Las preguntas cortas eran tan típicas de Wicked. Ella casi podía sentir su impaciencia. ¿Al Infierno?

Al Infierno, suspiró ella. Mi nuevo jefe es Lucifer. Esto no va a ser divertido. Ahí se van todas mis horas de recreo... (Puchero) Ella tecleó la expresión sintiéndose ofendida. Lee Hongki no era su idea del jefe perfecto. Espero que él esconda al menos algo de sentido del humor bajo ese ceño fruncido que tiene. Apuesto que no sabe la diferencia entre un ménage y una margarita. ¿A quién le diré todas mis bromas sucias?

* * * * *

Hongki frunció el ceño. Hija de puta. ¿Lucifer, verdad? ¿No conocía la diferencia entre un ménage y una margarita? Él murmuró una serie de maldiciones volátiles cuando se alejó del ordenador y comenzó a caminar furiosamente. Sabionda, pequeña sabandija viperina. Él podía enseñarle un jodido ménage que recordaría hasta su siguiente vida si seguía con esta mierda. Ella no tenía ningún sentido del decoro y le había mostrado cero respetos cada vez que él se aparecía por la oficina de Jaejin.

Ella lo picaba con esa lengua viperina suya, sonreía con satisfacción cada vez que tenía la posibilidad y mostraba de cien modos diferentes que esperaba que él se arrastrara a sus perfectos pies diminutos. Hija de puta. Por saborear ese dulce, pequeño cuerpo él podría hacerlo y eso era lo que realmente le irritaba.

¿Aún respiras? Su ácida pregunta surgió como un mensaje instantáneo con un suave sonido.

Sí, solo estaba preguntándome la conexión entre el ménage y la margarita, tecleó él, maldiciéndose de mil formas diferentes. Estaba loco por haberla pedido como asistente personal. Había perdido la cabeza.

Ninguna conexión. Él hizo una pausa con la respuesta, frunció el ceño. Jaded (Tally) siempre tenía una razón para maldecir en casi cada frase que decía. A menos que ella fuera infeliz. A menos que estuviera sola. Él había aprendido eso durante el año pasado. Había aprendido todo lo que pudiera sobre ella.

¿Estás bien, Jaded (Tally)? Él realmente no debería preocuparse, pero lo hacía.

Sí, estoy bien Sus palabras sonaron depresivas, hasta por la impersonal caja de comunicación. Tal vez iré de compras mañana. Oí que hay una rebaja en zapatos

Uh oh. Pobres vacas, sacrificando sus vidas para apoyar tu adicción. Él sacudió su cabeza, aún preocupado. Ella no actuaba normal.

Vacas, caimanes, lo que sea. ¡No!, esta no era su Jaded (Tally).

Oye nena, puedes hablar conmigo, lo sabes. Él la necesitaba también.

Hubo un largo silencio.

Ella es mi amiga (Terrie). Las palabras finalmente llegaron con una sensación de tristeza. No puedo creer que ella tenga tan mal gusto con los hombres.

¿Sí? Él ni siquiera pretendió entender.

La quiero como una hermana. Ella tenía que estar hablando de Terrie.

Él esperó a ver lo que ella decía.

¡No puedo creer que ella realmente folló con Lucifer (Hongki)! ¿Está loca? ¿Ha perdido el juicio? El hombre es un paria. No tiene ningún estilo. Ninguna clase, y dudo que tenga un pene de más de trece centímetros de largo. Probablemente solo necesitaba un dedo o dos para masturbarse.

Él se recostó despacio en su silla. Su pene, los trece centímetros y varios más, pulsaba ultrajado. Sus ojos se estrecharon.

El hombre mira con ceño. Es despreciable. Camina como si fuera un toro en un negocio de loza china. Es tan aburrido. ¡Cristo!. Necesito un nuevo trabajo.

Sus puños se apretaron, sus dientes rechinaron mientras veía todo rojo. La pequeña bruja viperina. ¿Un toro en una tienda de loza china? ¿Pene de trece centímetros? ¿¿Pene de trece centímetros?? Ohh, él le mostraría mucho más que trece centímetros de mierda. Maldición.

Si renuncias, piensa en todos esos zapatos que llorarían. Era lamentable. Verdaderamente lamentable, pero él estaría condenado si tecleaba su ultraje por Internet. Probablemente guardaría el mensaje de mierda para mostrárselo a todos sus compañeros de chat. Él bufó. Oh, ella se sorprendería.

Bueno, es verdad. Pero definitivamente lo estoy pensando.

Él se calmó. Pensándolo, ¿verdad? Él había previsto esto.

Bien, buena suerte cariño. Ahora voy a desconectarme. Cita caliente esta noche.

Nada pasó durante largos momentos.

Bueno. Buenas noches.

Buenas noches, cariño. Anímate, tal vez tengas suerte y él tenga más de trece centímetros. Él gruñó.

Como si eso pudiera ayudarle. Él casi podía oír la vibración arrogante de las palabras. ¿Dónde oh donde se han ido todos los alfa? Tu madre debe haberte amamantado por mucho tiempo.

O la tuya te alimentó con veneno y especias en vez de dulce leche tecleó él furiosamente. Y él lo decía en serio.

LOL©. Esa fue buena, Wicked. Diviértete por mí mientras estás fuera. Hablaremos más tarde

Él cerró la ventana. Apagó el programa, malditamente cerca de temblar de rabia y excitación. Se paró, empujando sus dedos despiadadamente por su pelo mientras rechinaban sus dientes con cólera. Condenada. Lucifer, ¿verdad? Trece centímetros, ¿verdad? Él gruñó mientras caminaba por la casa, descolgando la chaqueta de cuero del poste de la escalera mientras se dirigía hacia la puerta.

La señorita Jaded Tally estaba lista para una maldita sorpresa.

Perversas intenciones¡Lee esta historia GRATIS!