Me levante un poco feliz, baje para desayunar, después de haberme duchado. Me puse unos nenas ajustados un poco gastados, unas converse negras con blanco y una camiseta de tirantes blanca con un estampado un poco abstracto, en la cocina me encontré con una adorimilada Karol que estaba tomando un vaso de jugo de naranja.

- ¿No haz desayunado?- pregunté mientras sacaba los cereales, mis favoritos unas almohadas con canela.

- No, te he estado esperando a ti, para desayunar juntas- dijo mientras le servía en un tazón de cereales.

- Pues a desayunar, si quieres que te siga enseñando la canción termina todo- dije.

- Y Guille ¿Dónde esta?- dijo karol.

- Está haciendo un directo de smite, con Samuel- dije yo.

- Estás muy enamorada de él cierto- dijo karol.

- ¿Porqué preguntas?- la miré yo.

- Por como se te iluminan los ojos al mencionar su nombre, eres feliz con el ¿Verdad?- dijo ella.

- La verdad si, el es un hombre maravilloso, cree me cuando digo que no hay otro hombre que me haga sentir esto que siento por el- dije con un tono de poeta.

- ¿Ni en Galicia?- pregunto.

- no, reconozco que hubo uno que otro chico, si, desde los 14 años comencé con el tema de tener un novio, aun que no han sido más de tres, nunca hubo alguien que me atrayente tanto como el- dije sonriendo.

- Pues el me agrada como cuñado- dijo karol.

- Pues eso me encanta, que aparte de ser buena gente, tanto tu, como papá y mamá aceptan mi relación con el-

- Y Guille- dijo Karol.

- Samuel es su mejor amigo, obviamente va a estar de acuerdo- dije yo.

- Bueno, ahora solo hay que ir a la escuela, que hoy es tu primer día- Dijo y yo me emocione, debido a que el semestre ya estaba empezado cuando yo recién llegue, me dijeron que al final de este podría entrar yo, me mandaron el plan de estudios del semestre al que no asistí, pude estudiarlo de vez en cuando, y ahora estaba preparada, aun que no sabia que me esperaba al entrar a la universidad, no conocía a nadie así que sería la típica nueva, a la que no le habla a nadie, pero bueno, de cero se comienza.

Pero bueno, Karol y yo salimos de casa cada una cogiendo el rumbo a nuestras respectivas escuelas, la Universidad a la que iría quedaba un poco lejos entonces había optado por meter mi cuaderno y una pluma en mi mochila, junto con mi chamarra por si las dudas, y me subí a mi skate nuevamente, para ir hacia la universidad, al llegar mientras me desplazaba aun con el impulso de una pequeña pendiente que había cogido entre en el instituto mirando por todos lados mientras seguía impulsándome, observe a unas cuantas personas que me observaban, no sé si por como había entrado, o por que veían que era nueva, o no se, pero se me hizo un poco incómodo, baje de mi Skate y la metí en mi mochila, comencé a caminar en dirección al salón en el que me había indicado el director que me tocaría, cuando en eso un chico se me acerca.

- Hola, no te que llegaste en una Skate- Dijo, como si hubiese sido algo difícil de distinguir.

- Si, como mi casa quedaba un poco lejos, pues tuve que venir en ella- Dije sin dejar de caminar.

- ¿A que edificio te diriges?- Dije señalando el edificio enorme frente de mi.

- Ciencias administrativas, eh- yo asentí.

-Tengo clase allí- le mire intentando hacer que se aleje por que era muy pesado.

- Pues déjame decirte que ese no es el edificio- Dijo con tono burlón, ¿Pero este de que va?

Mi vida no es lo mismo sin ti <EDITANDO>Historias gratis que te encantarán