Kenzie

1.4K 147 21

-¡WALKER!.- me sobresalto al escuchar el grito de Adrian y me siento bien en el escritorio.

Me he quedado dormida en el trabajo, de nuevo. Elevó mi adormilada mirada encontrándome con ese maldito.

-¿Que pasa?.- pregunto bostezando.

-"¿Que pasa?" ¿Que pasa contigo? Estas trabajando.- me grita Adrián.

Ruedo los ojos y me disculpo, con toda la falsedad del mundo.Adrián se va, molesto, de mi escritorio.

Ni dormí nada, si acaso una media hora o 40 minutos. Daryl se marchó algo tarde de mi casa, sin mencionar que pesque un pequeño resfriado, producto de estar afuera en la madrugada, cuando más frío hace.

Pero valla que ha válido la pena, estaría todas las noches así, si con eso llego a conocer lo mejor.

Daryl es tan misterioso, lo que lo hace más interesante a mi parecer.

Mi celular suena sacandome de mis pensamientos.

-¿Hola?.-

-Lex ,amor, hola .- dice mi mamá desde la otro a línea.

-Mamá, estoy trabajando. ¿Puedo llamar...- me interrumpe,

-Cariño, Makenzie irá a Atlanta hoy.- agh genial.

-¿Y que quieres que haga?.-

-Bueno se quedara contigo amor, es tu hermana.-

-Mamá, sabes como es Kenzie cuando esta aquí, siempre coquetea con Rick.- digo fastidiada.

-Bueno. Rick es un hombre encantador.-

-Lo es, pero esta casado.-

-Lex, es tu hermana, recibela bien , las amo.-cuelga sin siquiera dejarme decir nada más.

Genial.

Mi hermana mayor viene de visita, yupi.

Makenzie me lleva 9 años, mamá dice que si no me caso terminaré como ella, saliendo con un tipo diferente cada mes.

Es una persona bastante extravagante. Vestida de Channel y Victoria's Secret.

Cosas que a duras penas puede pagar.

Ambas nacimos en Cleveland, cuando cumplí 3 años nos mudamos a Atlanta. Pasaron los años y cuando cumplí la mayoría de edad, decidí quedarme y ellos volvieron.

Ella siempre ha sido muy abierta cuando de citas se trata.

Puede ir a comprar tampones y salir con dos números telefónicos. Cosa que yo jamás he sido, ni pretendo ser.

Pero es familia a fin de cuentas.

Enciendo mi teléfono y voy a contactos, busco el suyo y llamó. Timbra dos veces hasta que escuchho su voz.

-¿Que me cuentas niña?.-

-¿A que hora voy por ti?.-

-6 pm llegó a Atlanta, te veré en el aeropuerto, te amo hermanita.- cuelgo sin decirle nada mas.

No la odio, ella no me ha hecho nada malo, a menos que cuenten el hecho de que una vez me dejo sola en casa por salir con su novio pandillero y un retrato callo encima de mi cabeza dejándome una cicatriz a la Harry Potter.

Pero fuera de eso es una gran hermana mayor.

Bueno, la verdad no.

Pero aún así, no la odio, es mi hermana después de todo.

Prohibited. ||  Daryl Dixon ©¡Lee esta historia GRATIS!