Fine.

1.4K 163 1

-Te mataré si vuelves a asustarme así.- digo mientras mis ojos se cristalizan y veo a mi amigo.

-Oh, ven aquí llorona.- extiende sus brazos y me acerco a él. Lo abrazo con cuidado,pues no quiero lastimarlo pero aun asi me acurruco en su pecho escuchando los latidos de su corazón.

-Me diste un susto de muerte Grimes.- le digo al tiempo que siento que él acaricia mi cabello.

-Ya estoy aquí Lex y estoy bien.-

La puerta de abre y Lori entra con el pequeño Carl, por lo que me separo de su padre para luego ponerme a su altura, para luego tomarlo en brazos.

-Hola tía Lex.- el pequeño me da un beso en la mejilla.

-¿Te desperté anoche con la llamada Lex?.-pregunta Lori una vez que bajo al Carl.

-No, en realidad estaba con un amigo.-

-Tan rápido me cambiaste ¿Cuanto tiempo me dormí?.- pregunta Rick con una pequeña risa.

-Unas semanas, de hecho las flores siguen aquí.- Rick gira a verlas, las cuales ya están marchitas.

Anoche Daryl fue a llevarme a mi casa, se despidió y todo normal. No dijimos nada de volver a salir o algo así. Fue divertido salir con él, es un hombre misterioso, el hecho de que casi no quisiera hablar de si vida y el prácticamente ya hasta sabía el color de mi ropa interior, sé me hizo extraño. Debió pasar por algo malo.

Pase toda la tarde con Rick, era domingo así que no fui a trabajar. Me alegra que ya esté bien, y ver la felicidad en el pequeño rostro de Carl me hace tan feliz.

Aunque lamentablemente la hora de visita se acabo, por lo que tube que irme, salvo Lori que pudo quedarse toda la noche.

(***)

Conduzco lento por las calles, observando el panorama que el condado ofrece. Domingo por la noche, creo que es el día más tranquilo por la semana.

Estaciono frente a un restaurante de sushi. Bajo del auto y entró al lugar.

El lugar es bastante moderno, un piso de madera color caoba, pequeñas mesas cuadradas pegadas a la pared. Junto a una barra están unos bancos que dan vista a donde los chefs cocinan.

-Buenas noches Lil.- me siento en uno de los bancos. Lily, la cocinera, iba conmigo en la Universidad.

-Hola Lex. ¿Lo mismo de siempre?.-pregunta partiendo unos rollos para otra persona.

-Si, lo mismo de siempre.- así es mi vida, aburrida y rutinaria.

Lo que más me gusta, es estar con Rick, hablar con el, salir con él y estar con él en general. Aunque ahora que esta en el hospital, mi vida se ha vuelto más aburrida de lo normal.

Lily empaca mi orden en una pequeña bolsa blanca con el logo del restaurante. Después de agradecerle y pagarle, salgo y voy hacia la patrulla.

Conduzco a casa, con la bolsa en mis piernas, anciando abrirla apenas llegue a casa. Estaciono fuera de mi casa y bajo con la bolsa en manos.

Camino por mi pequeño jardín, hasta llegar a el pórtico.

-Hola.- una voz me sobre salta. Giro mi rostro y él esta ahí. Mirándome con una expresión de burla por casi detener mi corazón.

-Dios, Daryl me asustaste.- llevo una de mis manos a mi pecho.

-Lo siento, no fue mi intención.- dice sonriendo.

-¿Que haces aqui? Y a esta hora.-son las 9 de la noche, y mi vecindario no es el más seguro que digamos.

-Vine a verte.- sonríe de lado sin mostrar los dientes.

Elevó ambas cejas sorprendida.

-Bien, aquí me tienes.- alzó ambos brazos.

-¿Como esta tu amigo?.-pregunta mientras se recarga en la pared.

-Él estara bien.- le sonrió mientras veo ese brillo tan lindo de sus ojos.

Y así, pasamos toda la noche sentados en mi pórtico, hablando de la primera cosa que viniera a nuestra mente comiendo rollos California.

Daryl es un hombre tan increíble, es gracioso, es lindo y bastante atento.

Se terminó llendo como a las 5 am, antes de que saliera el sol. No dormí nada y tenía que irme al trabajo a las 7.

Pero valla que ha válido la pena.


✨Me olvide de esta novela :'v

Saben, si todo sale bien, y les gusta esta novela, tengo hasta 3 temporadas en mi cabeza :v

Gracias por leer❤

Se que estuvo aburrido, pero así inicia no se preocupen:v

Prohibited. ||  Daryl Dixon ©¡Lee esta historia GRATIS!