VII

1.8K 142 19

Vestuario de Alysha:

Vestuario de Alysha:

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

***

Si pensaba que el dolor después de los desmayos habituales cuando estaba aprendiendo a utilizar mi magia era insoportable, estaba claro que no conocía este. No era que no me pudiera mover, de hecho podía pero todavía me pitaban los oídos, apostaba a que mis ojos estaban rojos y sentía un dolor punzante y creciente a lo largo de toda la columna, además de una migraña de mil demonios.

Solté un gemido lastimero e intenté abrir los ojos. Al primer contacto con la luz, me encogí instintivamente. Sentí una suave mano contra mi mejilla y luego en mi frente.

-Tranquila Aly. Estás bien- me aseguró la dulce voz de Izz.

Cuando por fin pude enfocar me encontré con el rostro demacrado de mi amiga: sus ojos estaban hundidos e hinchados, además de las ojeras que había bajo ellos. Me dio una sonrisa desganada.

-¿Qué ha...?- no me hizo falta terminar la pregunta cuando a mi mente vinieron sucesivas imágenes de lo ocurrido... ¿Hacía unas horas? ¿Días?

- Alec... ¿Cómo está Alec? ¿Dónde está?- intenté incorporarme, ignorando la acentuación del dolor que se extendió por todo mi cuerpo pero Isabelle me detuvo.

-Alysha tienes que calmarte. Escucha, te lo contaré todo pero necesito que te quedes quieta- cuando pensó que ya no volvería a hacer ningún movimiento se pasó la mano por el pelo con angustia y respiró hondo- Magnus está con Alec. Lo llamamos en cuento te desmayaste. Está... ni siquiera sabemos qué es lo que le ocurre. Es como si estuviera en coma o algo parecido. Magnus lleva toda la noche cuidándolo. Bueno, alternando entre él y tú de vez en cuándo.

-¿Qué pasó?- pregunté, con el ceño fruncido. Izz suspiró.

-No lo sé Aly. De repente fue como si te estuvieran matando. No reaccionabas cuando Jocelyn te llamaba y luego...- negó con la cabeza- Gritaste. Enserio que aún se me ponen los pelos de punta cuando recuerdo tu grito Alysha. Fue como si te estuvieran arrancando una parte de ti. Y de repente esa energía salió de tus manos, de tu cuerpo, de toda tú. Fue tan fuerte que Jocelyn y yo salimos disparadas cuando caíste al suelo pero envolvió a Alec. Y entonces él dejó de convulsionar, la sangre desapareció de su nariz y se quedó como está ahora.

-Magnus... ¿Ha dicho algo sobre el suceso?- Isabelle negó con la cabeza.

-Dijo que quería hablarlo contigo en cuanto despertases. Ninguno esperábamos que fuera tan pronto- apretó mi mano- Me alegra que tú estés bien al menos.

Unos nudillos golpearon suavemente la puerta y la cabeza de Magnus asomó.

-Sabía que era tu voz- se acercó a mi con rostro aliviado y me abrazó sin demasiada fuerza, como si supiera que me dolería.

-Os dejo solos- dijo Isabelle- Voy a ver a Alec.

Cuando Isabelle salió por la puerta Magnus me miró con extrema seriedad.

Opposed Hearts || Alec Lightwood [2] 'Pausada'¡Lee esta historia GRATIS!