CAPITULO 44

2.6K 392 72

Todo el camino de regreso a sus habitaciones, Jungkook sonrió ante la idea de lo que harían una vez que llegaran a su casa.

Jimin cerró la puerta y se apoyó en esta.

-Desnúdate.

Jungkook se quitó la burka, dejando cada capa de tela caer sobre el suelo, mientras la mirada de su amante se profundizó y se calentó.

Cuando estuvo desnudo, miró a los ojos a Jimin.

-¿Cómo me quieres?-  le preguntó.

Jimin se empujó fuera de la puerta, y se dirigió hacia él.

-Quédate ahí. No te muevas.

Jungkook se congeló, deliciosos escalofríos corriendo por su cuerpo eran su único movimiento.

Su compañero volvió con la correa de plata. La ató a través de sus muñecas y la arrojó por la barra que colgaba del techo. La primera vez que tocó a Jungkook, había utilizado esta barra, pero nunca más desde entonces.

Jimin tiró hasta que los brazos de Jungkook estuvieron arriba de su cabeza, pero sus pies estaban todavía en el suelo.

-Separa las piernas.

Jungkook lo hizo, el aroma de la excitación que provenía de Jimin era grande.

Los hombres lobo disparaban feromonas como las flores despedían olor, y cada pareja de Lobo, él o ella, conocía su olor. El apareamiento lo hacía, los unía, dejando que su olor y su voz atravesara lo que fuera a su alrededor.

No tenía que ver la erección de Jimin debajo de su taparrabo de cuero para saber que su compañero estaba duro y deseoso.

El pene de Jungkook respondió, golpeando su vientre, listo para lo que Jimin quisiera hacer con él.

Jimin fue a un cajón y lo abrió, sacó un artículo de cuero.

Jungkook se esforzó por ver, y Jimin se echó a reír.

-¿Ansioso bebe?

Lo hizo girar alrededor de su dedo.

Un anillo para el pene.

Jungkook tragó y goteó una línea de pre-semen hacia abajo. Jimin vio el cordón colgando, y se incoo.

-¿Has usado uno de estos antes?

Jimin levantó una ceja.

-Sí-  susurró Jungkook.

-Bien~

Se arrodilló y lamió el presemen de Jungkook, y luego puso el anillo. Envolviendolo alrededor de la base del pene, sujetándo fuertemente. Con un duro tirón, Jimin los apretó aún más.

-¡Oh Dios!-  jadeó Jungkook  -Es tan bueno.

-No he terminado contigo todavía.

Jimin volvió al cajón y regresó, esta vez con un tapón anal. No era tan grande como Jimin, pero era grueso. A Jungkook nunca se le había permitido usar uno.

Jimin agarró un tubo de lubricante con su otra mano. Lo abrió, roció un poco en el tapón, y se situó detrás de Jungkook.

-Abre más las piernas.

Jungkook arrastró los pies más separados, y luego una vez estabilizado inclinó el culo hacia arriba, listo para la penetración Jimin le dio una nalgada.

-Mocoso.

La excitación se disparó a través de él, encendiendo todas las terminaciones nerviosas de Jungkook, estallando en llamas.

-Más.

Otras nalgadas siguieron. Jimin trabajó las pompas de Jungkook hasta que estuvieron calientes y estaban muy rojas.

Cuando Jimin deslizó sus dedos entre sus nalgas, Jungkook se estremeció. Manteniéndolas separadas con los dedos de una mano, Jimin presionó la punta del tapón contra el orificio de Jungkook.

Sin mucho esfuerzo, Jimin deslizó al interior el pene de plástico. Jungkook gritó, arqueando la espalda cuando el tapón fue inclinado sobre su punto de placer.

Jimin se acercó más, con su aliento caliente en la nuca de Jungkook.

-Te gusta, ¿eh?

Jungkook asintió. Le gustaba. Se sentía tan bien. No era tan bueno como la verga de Jimin, pero era bueno.

Jimin pinchó el interruptor en el extremo del tapón, y el cortante movimiento llevó a Jungkook más alto.

-Cógeme-  dijo Jungkook.

-Cógeme-  dijo Jungkook

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

*********************

Peleando Por Ti (Jikook)¡Lee esta historia GRATIS!