Ataque [ Parte 6 ]

3.1K 448 92

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.


Me levantaba en las mañanas llenas de sudor mientras mi corazón latía a mil por hora.

Cuando me encontraba solo veía alucinaciones de esos monstruos y aunque yo sabía lo que eran, no me ayudaba a evitar el ataque de pánico que me invadía. No quería salir de la mansión por el miedo a un nuevo ataque, pero tenía que actuar natural enfrente de todas las personas.

- Yuri, el antídoto puede ayudarte – me decía Viktor suavemente.

- ¿Me hará olvidar? – pregunté

- Si pero... No parará... Las alucinaciones o las pesadillas.

- ¿Para qué sirve? ¿Es solamente para hacernos olvidar? – pregunté un poco molesto

- No, es para ayudarlos a combatir el veneno de su aliento, sin embargo la toxina de su sudor no tiene cura, al menos no una cura conocida aun.

- ¿Es por ello que los humanos se quitan la vida, aun sin saber el porqué, sus repentinos ataques de pánico, sus alucinaciones, todo lo que culpan a una esquizofrenia es a causa de ellos?

Viktor no contestaba.

El antídoto ayudaba a olvidar las últimas 24 horas y a detener el veneno, sin embargo una vez esas criaturas te tocaran, dependía solamente de uno mismo el hecho de vivir o no y para mí, esa ya no parecía una opción.

Me sentaba en la cama buscando a un Viktor que no estaba, no podía pasar todo el tiempo junto a mí y era por ello que yo le ocultaba la mayoría de mis ataques de pánico. Era algo que debía aprender a llevar en soledad. Me encerraba en el baño y me hundía en el agua, al menos con los ojos cerrados y bajo la superficie del líquido no podría escuchar sonidos claramente. Veía la posibilidad, nadie notaria un cuchillo faltando en la cocina, o podría una noche escapar y colgarme de un árbol afuera. Podría caminar hasta un precipicio y dejarme caer ¿Qué les daría menos trabajo a las personas? Eran las preguntas que me hacía frecuentemente mientras tenía un ataque de pánico y, por más que odie admitirlo, contemplar mi muerte era la manera más fácil de distraerme.

Pero entonces Viktor regresaba, y yo lo recibía con una enorme sonrisa. Él se acercaba a mí y pedía permiso para besarme, a lo que yo siempre asentía. Cuando él estaba a lado mío, tenía las fuerzas suficientes para espantar mis demonios internos.

No fue sino hasta unos meses después que comprendí la seriedad de mi problema.

Habían pasado... ¿Cuántos? ¿Dos? ¿Tres meses? Cuando Viktor tuvo que salir de la nación por un par de días. Preferí quedarme, tenía miedo de ir ya que sabía que iría a la nación prohibida, por lo que no me atreví a pedirle ir con él. Pasaba los días con los Nigorōshi, a quienes por obvias razones escondía mis ataques de pánico. Pero las noches eran vacías y solitarias en el enorme cuarto de Viktor, sin embargo no me atrevía a moverme de allí, su olor lograba calmarme.

Royal Bloods [ Yuri!! on Ice Fanfic]¡Lee esta historia GRATIS!