Epilogo

20 2 0

Hola madre...se que he dicho muchas veces que te extraño pero lo repetiré una vez mas, te extraño a cada segundo, extraño tus momentos de locura, extraño tus besos llenos de amor, extraño tus abrazos de consuelo y tranquilidad, extraño escucharte cantar en las mañanas, extraño la cantaleta por no hacer mis cosas,extraño tus historias sin sentido, daría todo por volver a escucharte, volver a abrazarte, daría hasta mi vida por tan solo tenerte un momento a mi lado, te extraño a ti y a tu presencia.

Escribo esto con el corazón vuelto añicos, con lagrimas en los ojos y muchos sentimientos encontrados, porque va a ser probablemente la ultima vez que lo haga de esta manera, madre no se que hacer...se supone este año debo ir a recoger tus restos dime ¿con que fuerzas podre hacerlo? ¿soy lo suficientemente fuerte para soportar esto nuevamente? me encuentro muy desorientada, no se hacia donde debo ir ni que hacer. Me han dicho que eso no debería afectarme, que tu no eres eso que se encuentra ahí, que no llore ni me atormente, pero ¿si quiera se imaginan lo duro que es esto para mi? ¡POR DIOS DEBO IR A VER NUEVAMENTE TU CUERPO SIN VIDA, DEBO REVIVIR LOS RECUERDOS MAS DOLOROSOS! ESTO NO ES FÁCIL Y NUNCA LO SERA.

Han pasado muchas cosas en todo este tiempo, cosas realmente importantes en donde desee mil veces tenerte ahí a mi lado...te has perdido tantas etapas de esos pequeños que dejaste aquí, ya están mucho mas grandes, cuando logro hablar con ellos y me preguntan por ti siento que nunca podre darles una buena respuesta.

Estarías orgullosa de ellos, son tan inteligentes que te sorprenderías de su astucia, aunque eso es gracias a ti y tus enseñanzas,son unos niños increíbles, gracias a tu amor han llegado a aceptar las cosas, y aun les falta mucho por aprender...solo que no podre verlo, desearía poder estar a su lado a cada segundo pero al parecer la vida y su papá no lo quieren así... tantas cosas han cambiado, me siento insignificante por no haber sido fuerte para luchar por ellos.

No soy fuerte y creo que nunca lo seré; muchos dicen que lo soy y que admiran mi valentía, si tan solo supieran que es una mascara para no mostrar realmente lo destrozada que me encuentro. Debe parecer una inmadurez muy absurda el hecho de que no pueda superar todo esto, porque ya han pasado cuatro años desde tu partida y me duele cada vez que hablo con mi papá, no por él, sino porque le permito verme débil con solo nombrarte, se le hace fácil juzgar pero no es consiente de que el amor de una madre nunca podrá ser reemplazado, porque es único, tu amor fue único.

He de admitirte que siento muchas veces envidia...envidia y enojo, porque es injusto ver en la calle como desprecian a sus madres e incluso en mi "familia" y amigos, me enoja ver como pelean constantemente con ellas y no aprecian el hecho de al menos tenerlas, si tan solo se imaginaran un poco el dolor que se siente...o simplemente el hecho de sentir el peso de su ausencia y te aseguro que no le deseo esto a nadie, nadie merece sentir este dolor tan grande, pero supongo que así somos, no apreciamos las cosas o en este caso a las personas hasta que las perdemos, somos inconscientes de nuestros actos...vaya porquería de lógica humana.  

Pero si hay algo que te puedo asegurar es el hecho de haberte escrito estas cartas, me han ayudado a llevar las cosas de una mejor manera, no digo que todo fue superado, claramente no es así, aun me falta un infinito camino por recorrer y espero hacerlo de la mejor manera, te aseguro que con mis experiencias tratare de ayudarle a aquel que se encuentre tan perdido como yo lo estoy, porque a pesar de esto se que aun me encuentro en la profundidad de esta soledad sin salida, en este mar de recuerdos, en busca de significado de la felicidad, en la incertidumbre de las decisiones que tomo, en las oportunidades que vendrán, en sobre llevar la injusticia, en aceptar la esperanza y en el recuerdo de ti.

Te amo mama, fuiste lo mejor que pude tener en la vida y te pido perdón por no saber apreciarte a tiempo, el arrepentimiento y la culpa serán mi eterno tormento y como te he dicho lo acepto, tan solo espero que en algún momento pueda mirar hacia atrás y sonreír. Te agradezco tu dedicación, tu paciencia y sobre todo el amor que me brindaste, se que no soy la mejor mujer del mundo y que muchos mas golpes vendrán a mi y no estarás ahí para sostenerme pero te prometo que tratare de hacer lo mejor que pueda por superarlos y ser alguien de quien estés orgullosa. Ayúdame a no guardar rencores y poder perdonar a aquellos que me hicieron daño y la ausencia de otros en el pasado. 

TE AMO MADRE Y NUNCA TE OLVIDARE  

Atentamente una hija orgullosa de haberte tenido.

Carta a una madre¡Lee esta historia GRATIS!