-67-

71 8 2


"¿Realmente necesitas hacer esto? Quiero decir, debe haber otra opción, quizá podrías terminar todo con lo que sucedió aquella noche."

No, él no se lo merecía. Recordaba lo mucho que había sufrido cuando lo dejé la primera vez que estuve en la isla. No podía hacer lo mismo otra vez. Necesitaba verlo una última vez. Necesitaba despedirme correctamente. Después de eso, esperaba que ambos nos quedáramos tranquilos y dejáramos que el tiempo hiciera su trabajo.

Terminé de alistarme y terminé de ordenar las últimas cosas que me quedaban dentro de la valija. Era una costumbre, preparar las cosas con mucha anticipación así no podría olvidarme de nada.

Era triste, pensar que esas calles repletas no me recibirían otra vez, y que ninguna de las luces nocturnas podrían calmarme como lo hacían las de esa ciudad. Pero tenía que volver. Tenía que dejar las cosas en el pasado y comenzar de nuevo. Esta no era mi ciudad, mi país, mi vida.

Afuera, incluso el clima me recordaba que no me quedaba tiempo, con el viento helado soplando de vez en cuando, y las hojas de los árboles poniéndose amarillas. La gente, en cambio, se negaba a dejar ir al precioso verano. Todos ellos usaban mangas cortas y compraban helados. Los entendía, sabía lo difícil que era.

El lugar que había elegido, estaba al lado del río que atravesaba la ciudad. Quería que Daehyun se sintiera un poco como en casa, aunque esa enorme río no se compara con el hermoso mar al lado de su habitación en la isla.

Llegué allí después de haber caminado por un tiempo, tratando de copiar en mi mente todas las cosas del lugar. Cuando entré, no había nadie así que me quedé tranquila, pero unos minutos después la ansiedad creció y mis ojos comenzaron a pestañear más de lo normal, y mis manos a temblar.

-¿Dónde?

-Por aquí.

-No me dijiste que este sería el lugar al que vendríamos. Parece fino.

-No te preocupes, estás bien.

Ambos, luciendo realmente guapos, estaban entrando al restaurante. Junhong parecía haber recordado todas las veces en las que le dije que las camperas de cuero lucían lindas en él, porque usaba una. Por otro lado, lucía más formal y junto a su inmaculada camisa, llevaba un saco de lana. Por lo menos había tenido la oportunidad de verlo usando ropa de invierno.

Miraron hacia todos lados, tratando de encontrar a las chicas con las que se encontrarían, pero por supuesto que no podían encontrarlas. Sin querer, Junhong y yo hicimos contacto visual y sus pasos comenzaron a moverse en mi dirección. Daehyun lo siguió pero no notó que yo estaba allí.

-Luces bonita.

Levanté mi cabeza un poco para encontrarme con un sonriente niño alto y un muy sorprendido y molesto Daehyun. Le agradecí y los invité a sentarse en mi mesa.

-¿Por qué no me lo dijiste?

-Yo...

-Yo le dije que no te dijera.

Me miró a los ojos, muy enojado y no dijo nada después de eso. Pensé que se iría después, pero se quedó, tratando de evitar mi mirada. Podía sentir que Junhong estaba demasiado incómodo, así que comencé a ordenar antes de que fuera el quien decidiera irse.

-Wow, en serio ha pasado mucho tiempo. Te he extrañado tanto.

Dijo el pálido chico en frente mío. Las abruptas palabras hicieron que Daehyun se estremeciera un poco, moviendo sus ojos a los de su compañero de habitación.

I'm gonna make you love me  [BangYongguk]¡Lee esta historia GRATIS!