7

100 15 8

Louis había dejado a Harry en su casa para que se alistara para la cena que tenía planeada.

Harry estaba nervioso, pues no sabía la loca idea que tenía el mayor y no le ayudaba la idea de que nunca antes habían salido juntos en público.

Mientras tanto, Louis se encontraba haciendo un par de llamadas para reservar uno de los mejores restaurantes de Londres e iba de un lado a otro buscando un par de cosas que necesitaba para que la noche fuera perfecta.

***********

Harry se miró por última vez en el espejo, se acomodó el saco y dio un suspiro antes de que saliera por la puerta de la habitación para ir a la sala en espera de su esposo.

Cinco minutos después el timbre de la casa hizo eco en el interior de esta, el corazón del rizado se había detenido, se paró rápidamente del sillón y corrió a la puerta. No había nadie, en cambio, se encontro con el mismo auto que lo había recogido el día de su boda. Una sonrisa involuntaria se formo en su rostro y camino hasta llegar al vehículo y finalmente subir a el


-No lo se Liam, estoy algo nervioso

-Tranquilo Tommo, todo saldra bien

-¿Cómo estás tan seguro?

-Porque ambos han pasado por tantas cosas que merecen ser libremente felices

-Te odio-rió-. Estoy a punto de llorar

-Oh vamos relájate, debes hacerlo, por el

-Tienes razón, gracias, debo irme

-De acuerdo, suerte, dale un beso de mi parte-terminó la llamada-.

Louis se quedó mirando el fondo de su celular, era una foto de el junto a Harry cuando eran un poco más jóvenes.

-Disculpe, su esposo ha llegado-la voz del mesero lo sacó de sus pensamientos, apagó el movil y asintió en señal de que todo el mundo se prepara

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.


-Disculpe, su esposo ha llegado-la voz del mesero lo sacó de sus pensamientos, apagó el movil y asintió en señal de que todo el mundo se prepara.

Unió sus manos y se quedó parado mirando en dirección a la puerta donde apreció Harry al cabo de unos segundos.

-Luces precioso bebé-lo alagó mientras se acercaba

-Tu también-le sonrió de vuelta marcando sus hoyuelos-. ¿Por qué tanto misterio?

-Porque quiero que sea perfecto-dejó un corto beso sobre sus labios color sandia

-Con que estes tu es perfcto, Lou-ambos sonrieron como bobos, y es que el amor que se tenían seguía siendo tan fuerte como la primera vez que se vieron, seguían sonrojandose ante los cumplidos que se hacían el uno al otro, seguían enamorándose todos los días con sólo mirarse a los ojos y recordar como se concieron y la larga historia que ambos habían escrito a lo largo de los años.

Small Bump ~Larry Stylinson~¡Lee esta historia GRATIS!