2 ✧ f r e d

1.5K 190 188

El pelinegro se echó agua fría a su rostro para despertarse. A continuación se miró en el espejo y se peinó echando sus cabellos hacia atrás.
Últimamente no dormía. No estaba acostumbrado a la vida en la escuela, y si no fuera porque cuando estaba encerrado en el cuerpo de su hermano atendía las clases porque no tenía nada más que hacer ahora mismo estaba estudiando con niños de siete años.

Suspiró y salió del cuarto de baño de la escuela.
Su banda ya se había ido al mismo árbol de siempre a pasar el recreo. Su "banda" porque no los consideraba sus amigos y porque ya tenía puesto de cantante.
En cuanto Chica lo oyó cantar por casualidad, ella no pudo dejar escapar esa voz.

Aunque ya terminaron en evento de primavera y estos perdieran, seguían practicando para mejorar.

Se acercó hacia ellos, los demás lo saludaron, Foxy sólo porque Chica le echó una mirada asesina para que se comportase. Ellos dos parecían realmente una pareja.
Fred saludó con una sonrisilla que iba directa hacia Freddy, le encantaba molestarle.

Después, su mirada fue directo a la diadema que Bonnie llevaba.

- Bonito peinado. - Le dijo.

- ¡Gracias!

Por alguna razón que todos desconocían, Bonnie era al único con el que Fred se había completado bien. No lo miraba raro, ni lo provocaba, tampoco bromeaba o le ponía algún mote.
Y la razón era simple, Bonnie se veía demasiado indefenso ante los ojos del pelinegro.

Con Golden solía confundirle, a veces coqueteando con él o poniéndole algún mote. Foxy y él tampoco se llevaban muy bien, al pelinegro de divertía molestarle. Y con Chica era algo normal, a veces coqueteaba solo para molestar a Freddy, aunque eso lo hacia con todas las chicas.

- Y... ¿qué tal estáis chicos? Podríamos salir algún día por ahí. - Propuso Chica.

- Es verdad, hace mucho que no salimos todos juntos porque Freddy...

- No hace falta que le hagamos recordad, Bonnie. - La rubia le tapó la boca para no dejarle continuar.

- A mi me da igual. - Se estiró el pelirrojo.

- Por cierto, ¿Golden no a venido hoy a clase? Es que me he preocupado... - Preguntó Freddy a proposito para vengarse de Fred.

Este enseguida lo miró con cara de pocos amigos.

- Ahm, no sé, no envió mensaje de que no iba a venir. - Suspiró Chica.

- A mi me dijo que tenía trabajo que hacer.

- ¿Golden le envió un mensaje a Foxy? - Preguntó Bonnie alterado.

- Aun peor, ¿¡Foxy no lo tiene bloqueado!? - Se tapó la boca Chica.

- ¡Muchisimo peor, se tienen agregados entre sí! - Puso los ojos en blanco el castaño.

Foxy se levantó de golpe. - ¿Y QUÉ SI TENGO AGREGADO AL RUBIALES Y HABLO CON ÉL?

- Vamos chicos. - Dijo Fred y sonrió. - Si ellos querían mantener su relación en secreto nosotros no somos quien para entrometernos, ¿verdad pelo menstruación?

- Seras capullo... - Fue directo hacia él, pero Chica lo paró mientras los demás reían.

- ¡Foxy, tranquilo, solo es una broma!

El pelirrojo cogió todo el aire que pudo y lo soltó a centímetros de él intentando tranquilizarse.

Fred que estaba de brazos cruzados con el ego subido como siempre miró hacia el camino por donde habían venido. Una chica de estatura media, rubia, con las manos en la espalda y con un lazo de color azul se acercaba sin prisa hacia aquel grupo.

El pelinegro chasqueó la lengua cuando la vio. ¿Qué mierda con ella?

Sus miradas se conectaron, en cuestión de segundos Fred ya estaba de mal humor.
Pero a Fred se le hizo curioso que solo lo mirara a él y no a Freddy, como si buscase provocarle o intentar hacerse la fuerte.

- Hola, chicos. - Se acercó y siguió andando para estar a centímetros del castaño con una postura firme. - Hola, Freddy.

El pelinegro cerró sus puños intentando no ir a separarla de su hermano, pues ver que estaban demasiado juntos le jodía.

- Hola, Joy. - Dijo confundido. Fred lo sabía, su hermano seguía siendo amigo de ella, no muy convencido, pero Freddy era buena persona.

Fred no apartaba la vista de Freddy y de la rubia, el castaño miró a Fred unos segundos, él se dio cuenta pero este enseguida apartó la vista.

- ¿Qué...quieres?

- Hablar.

- ¿De qué?

Ella se apartó un mechón y se lo colocó detrás de la oreja.

- De por qué cortamos.

- Joy... - La agarró del hombro y se acercó a su oreja. - Ahora no es el momento, estoy con mis amigos. - Susurró. - Además, yo ya te lo dije.

- Sí, me dijiste parte, pero no me dijiste el por qué.

- ¡Sí te lo dije! - Susurró un poco más fuerte, Fred estaba bastante cerca y lo oía todo. - ¿Podemos hablar después de clases?

- Estoy ocupada.

- Pues por teléfono esta noche.

- No. Dime por qué.

El pelinegro se estaba enfadando, iba a ir a apartarlos cuando Freddy le regaló una sonrisa para indicar que estaba bien.

- ¿Por qué, qué? - Elevó la voz.

- ¿Por qué no me dijiste que tenías una relación con tu hermano, Freddy? - Le quebró la voz.

Fred se quedó de piedra. Sintió una fuerte presión en su pecho, como si su mundo se derrumbara poco a poco. Miró a Freddy, quien estaba igual o peor.
Vio como el castaño miraba hacia su alrededor, viendo los rostros de sus amigos, unos rostros llenos de confusión y...asco.
No se pudo contener y fue hacia ella.

- ¿Qué dices? - Preguntó con rabia.

- Estoy hablando con Freddy, por favor.

- ¿Pero de qué vas?

- ¿De qué voy? Os vi en el parque, tengo derecho a saber que está pasando. - Cerró los puños para no derrumbarse.

- No lo tienes, zorra.

- Sí, lo tengo. Porque soy su novia y...

- ¡Cállate Joy! - Gritó el castaño.

Fred lo miró, este tenía la cabeza gacha y por como la había gritado a la rubia, parecía que estaba llorando a pesar de que su pelo cubría su rostro.

- ¡No eres mi novia, por lo tanto te da exactamente igual con quien este y con quien no!

Ella lo miró.

- ¡No me da igual, Freddy! ¡Sabías que me gustabas y aún así saliste conmigo! ¿Por qué?

Todos se quedaron mirando a Freddy, quien no respondía.
Así que como último recurso salió corriendo de allí.

- ¡Freddy, espera!

Lo ignoró por completo.












~.~.~.~.~.

perdón, iba a publicar antes pero han pasado varias cosas, además ayer casi roban en mi casa y bueno fue un susto.

gracias por la espera. <3

Fred. ✧ f r e d e d d y ¡Lee esta historia GRATIS!