Capítulo 21

2.5K 331 110


—Entonces posiblemente estamos en problemas grandes, cualquiera de tu familia es peligroso, pero el líder de ellos... – dejó la frase al aire y Kazu le vio.

—Ni siquiera el contrato con Jason me permite ir en su contra, al menos no sin arriesgar el cuello, pero posiblemente haya una posibilidad, el trabajo del secuestro no es algo que Yudea haga de la forma en la que se llevaron a Jason, si está usando gente extra, ir contra ellos no es ningún problema, solo debo tener cuidado, por eso...

—¿Por eso...?— Kendal miró a Kazu.

—Quiero encargarme de la búsqueda de Jason en su totalidad, ¿podrías convencer al joven Denakis de no salir de la mansión ni separarse de su hijo, así los gemelos podrán cuidar a Andreas y a él mientras yo busco a Jason— Kendal asintió.

—Puedo, pero a Jason no le gustará la idea de que ejerza algún tipo de autoridad sobre su amado esposo –sonrió con una ligera picardía.

—Es su vida de la que estamos hablando, confiemos en que no pase de una berrieta malencarada— Kendal asintió.

—Está bien, esta vez será como dices.

Así las cosas habían estado de locura aquella primera semana y la segunda no mejoró, Basil estaba realmente en un vértice de confusión, no sabía qué hacer, la prensa estaba sobre él, había toda clase de rumores extraños y simplemente no tenía cabeza para nada de eso. ¿Dónde demonios estaba Jason? ¿Dónde se había metido? ¿Estaba bien?

—Basil, ¿estás bien?— escuchó la voz del tío de Jason desde la puerta, con la ausencia de Jason el hombre se había tomado una pequeñas vacaciones para estar con él y darle su apoyo.

—Estoy bien, lamento darle tantas preocupaciones— sonrió tristemente o mejor dicho, cansado— Es algo patético que tenga que preocuparse por mí a mi edad— el hombre le sonrió un poco.

—Mi sobrino está bien, tiene que estarlo... Basil... no quería abordar el tema... pero me gustaría hacerte una pregunta— Basil le miró dándole a entender que era libre de preguntar y el hombre se sentó frente a él viéndole al rostro— Es...sobre Andreas— y Basil bajó la mirada— Solo lo vi una vez antes de la desaparición de mi sobrino y fue en aquel torneo...— Dudó un poco antes de proseguir— Yo... yo siempre sospeché que algo así podría pasar pero dime...— parecía no saber cómo preguntar y Basil suspiró.

—Él es su sobrino de sangre, Andreas es hijo de Anna, una amiga mía y de su sobrino, ella lo dejó a mi cuidado y poco después murió, no pudo regresar por él y yo tomé la paternidad del niño— vio al hombre con el rostro apenado— Supongo que no tengo que explicarte por qué lo hice— el hombre negó.

—Es tan similar a mi sobrino...— como si eso lo explicase todo— pero al mismo tiempo... creo que ser criado por ti le suavizó los rasgos, puede sonreír y dar cariño abiertamente, tal vez mi sobrino hubiese sido así en otras circunstancias... — bajó la mirada— Ahora me siento algo culpable. Yo conocí a esa muchacha Anna...la recuerdo, por aquel tiempo vivía en esta mansión, cuando ella desapareció la última vez, pensé en seguirle el rastro, ella estuvo tantas veces con Jason que tenía cierto presentimiento— y a Basil le golpeó en la boca del estómago aquella frase, así que en realidad habían estado juntos muchas veces, Anna le había mentido— La última vez que se vieron ella se había cortado el cabello— y Basil recordó que a la reunión de ex alumnos de hacía ya casi cinco años Anna llevaba el cabello demasiado corto, aunque eso no disminuía en lo más mínimo su belleza— Creo que fue para complacer a mi sobrino —la expresión del hombre se apagó un poco— Pobre, debió sentirse destrozada— y Basil se sintió incómodo con aquella conversación— Mi sobrino siempre estuvo obsesionado contigo, aunque no lo creas yo ya sabía de ti en aquellos años— y Basil negó.

Por él¡Lee esta historia GRATIS!