~•4•~

84 10 3

Llegaron en la mañana temprano de ese día...
Eren y Armin estaban allí, esperaban ansiosos para saber qué había ocurrido, como le fue a mikasa.
Eren odiaba admitilo pero sentía un poco de celos por la chica, ya que esta había tenido el honor de entrenar bajo las enseñanzas de el capital Levi.
Bajaron de sus caballos.
-mikasa!!-grito el joven de cabellos dorados.
-Armin... Eren....- dijo esta al ver a ambos acercarse a ella .
-Como te fue?- preguntó Eren.
-bien- contestó un poco seca.
Mikasa, trataba de sonar relajada pero por su cabeza pasaban miles de cosas.
-soldado Ackerman necesito que deje las cosas en el depósito- ordenó Levi.
-si señor- contestó mikasa y tomando sus cosas se alejó de sus amigos, dejando a ambos chicos un poco desconcertados.
-soy yo, o mikasa estaba rara- dijo Armin.
-no lo se, ella siempre actúa asi- contestó Eren.

En el depósito, la chica se tomó un minuto, dio un enorme suspiro, porque no podía dejar tranquilo a Eren? Porque no podía hablarle relajada?, despreocupada de que algo pueda pasarle, no todo era una amenaza...pero...era imposible, en su cabeza pasaban las mil y un razones por las que debía protegerlo.
Oyó que alguien entraba al cuarto.
-Todo en orden?- preguntó el capitán.
-si- contestó la chica de cabellos azabaches.
-Espero cumpla su tarea-
-lo hare-
El peli negro se acercó y puso su mano en el hombro de la chica.
-suerte- agregó para finalmente irse.
Últimamente Levi estaba un poco raro, raro para ser el, estaba... más...amable?
La realidad era que levi también estaba pasando por un seria confusión de sentimientos, no lograba entender como o cuándo comenzo a tener "ciertos sentimientos" hacia mikasa, si, era raro hasta para el.

Estaba confundido y desconcertado, siempre la había visto como una molestia, ya que esta se dedicaba todo el tiempo a contradecirlo, no se odiaban, pero tampoco eran amigos, entonces? Que estaba pasando?.
Hacia tiempo que levi se había propuesto no sentir nada por nadie, por miles de razones, y ahora alguien estaba frustrando sus planes y ese alguien era ella, mikasa, una de sus soldados mas problemáticas.
Se negaba a creerlo, se negaba a aceptarlo, es más, simplemente no entendía que le estaba pasando, no entendía porque cada vez que estaba a su lado perdía el control de si mismo.
Maldicion! Es una niña! Penso.
Era una mocosa! Que le encantaba desobedecerlo...
Tal vez no era nada, tal vez solo sentía pena...Si era eso... probablemente.
Pero no noto que una sonrisa se formó al pasar una imagen de la chica por su cabeza.

Mikasa regreso por fin a su cuarto, necesitaba un tiempo para descansar, para pensar.
Al poco tiempo llego la hora del almuerzo.
-sasha almorzamos juntas?- prgunto mikasa con su clásico tono de voz relajado.
-claro...pero no te sentarás con Armin y Eren?- preguntó extrañada.
-no...te molesta que me siente con tigo?-
-para nada...si somos amigas!- Sasha abrazo a la morena lo cual la dejo un poco incómoda, eso de las muestras de afectos no le agradan mucho a mikasa.
Se sentaron a comer, el chico de ojos verdes pasó por la mesa de la peli negra pero esta no levantó la mirada para verlo, Eren estaba confundido, pero lo dejo pasar y fue a sentarse con su amigo.
-Mikasa no almorzará con nosotros?- preguntó el peli marrón.
-no lo se, ya estaba sentada con Sasha cuando llegué - dijo armin
-esta rara, creés que está molesta?- agregó.
-molesta? Porque?- prgunto Eren.
-por lo que le dijiste antes de que se vaya -
-armin, ella no se molestaría por algo así...o si?-
-la trataste muy mal, tal vez deberías disculparte-
-de acuerdo...tal vez tengas razón-

Apenas acabaron de almorzar Eren se apresuró a detener a mikasa tomándola del brazo.
-tienes un momento?- preguntó el chico.
Ella no contestó.
-yo...quería disculparme por como te trate la vez anterior...sólo quería que entendieras que...
-Que no eres un bebé lo se eren-dijo la morena.
Eso sorprendió al chico.
-s...si...-
-tranquilo Eren ya lo entendí - dijo esta para darse medía vuelta y seguir en dirección a la salida.
Pero aquella acción lo dejo un poco extrañado.

El día pasó como uno normal, o bueno no tan normal para mikasa ya que trato de en lo posible evitar ver a Eren, para su suerte le había tocado guardia en una de las murallas por la noche asique no tendría que verlo en la cena.
Estaba sentada observando la obscuridad, nuevamente había silencio.
Cuando se oyó a alguien subir.
-capitan levi!- dijo el compañero de mikasa quien hacia guardia con ella.
-podria darme un minuto a solas con la soldado Ackerman?-
-si señor - dijo este y bajo de inmediato.
La joven pareció no haberse percatado la presencia de este, estaba tan inmersa en sus pensamientos, se encontraba totalmente desconcertada.
-Ey! Mocosa!- finalmente lo oyó y volteo.
-señor, se le ofrece algo?- preguntó ella.
Nuevamente levi tenía esa sensación ese extraño cosquilleo que no había sentido en todo el día.
Observo a la joven, su rostro era iluminado por la luz de la luna, observo detenidamente sus facciones, eran perfectas, aquellos ojos que ahora no tenían esa clásica mirada asesina que solía recibir por parte de esta, estaban más bien tranquilos.
Pero antes de que este pudiera si quiera formular una palabra...
-Eren me odiara?- pensó en voz alta la chica.
Claramente está no lo estaba oyendo, levi dio un suspiro y se sentó a su lado.
-a que viene esa pregunta?- preguntó el capitán.
-eh?...no dije nada olvidelo-
-ya dime-
-no lo se, el debe pensar que soy un estorbo, un muy molesto estorbo-
-no digas eso... Eren te aprecia, es un buen chico-
Mikasa miró hacia el frente y luego levantó la vista en detección al cielo.

Era raro verla así, se veía triste, tanto le afectaba?, Era obvio que le dolía, después de todo duele cuando la persona que aprecias te dice cosas hirientes, por más de que trates de negarlo o ocultarlo.
-tu me odias?- preguntó repentinamente el peli negro
-usted golpeó a Eren...- dijo Mikasa
-pero...también lo ha salvado en varias ocasiones...no lo odio -
Se sentía aliviado, como si esperara esa respuesta.
Porque se sentia así? Qué le estaba pasando? Levi necesitaba satisfacer su curiosidad y finalmente se dejó vencer por esta,se acercó de una forma un tanto amenazante hacia la joven y junto sus labios con los de esta en un tierno beso.
 

¿Realmente te amo?¡Lee esta historia GRATIS!