Entre Naruto, Sasuke y Sakura consiguieron darle el golpe final a Kaguya, haciendo que esta desapareciera y en su lugar un cuerpo cayó en picado al suelo desde gran altura y cayó formando un gran agujero. Sasuke corrió hacia ese agujero, preocupado por haber hecho daño a Akari mientras peleaba con Kaguya. Cuando llegó encontró a Madara, y sobre él un pequeñp cuerpo protegido por sus brazos. Akari.

La chica se encontraba inconsciente, pero Sasuke sospechaba que seguía encerrada en el Tsukiyomi infinito. Cogió a Akari en brazos y del pecho de esta salió una luz que se transformó en la figura de una mujer, muy parecida a Akari.

-Yuri- expresó Sasuke al reconocerla

L antigua Takeshi sonrió y miró a la chica en sus brazos

-Cuida a esa chica. Su valentía roza peligrosamente la estupidez.

-Lo haré- repsondió impertubable, pero apretó a la chica suavemente contra su pecho.

Yuri se agachó al lado del cuerpo de su marido medio moribundo.

-Cariño-susurró acariciando su mejilla haciendo que este le mirara.

-Yuri- quiso tocar su mano, pero solo la atravesó.

-Ya es hora de irse, Madara-sonrió con pena

-Si, ya va siendo hora de que dejes este mundo, pesado-llegó Hashirama

-Hashirama, perdoname. Tú tambien Yuri- expresó Madara, tirado en el suelo sin poder moverse.

-Todos no esquivocamos, Madara. Has sido usado, no es tu culpa.-sonrió su mejor amigo.

-Perdoname tú, Madara- a Yuri se le rompía la voz- Debí estar más a tu lado.

-Lo estubiste- susurró cerrando los ojos, dejando una vez más que la naturaleza siguiera su curso.

Yuri se volvió a convertir en una luz y se alzó en el cielo al lado de otra, entrelazándose ambas entre si mientras se perdían en el firmamento

-E s hora de que nosotros también nos vayamos, Hokages- el primero miró a los demás mientras Minato terminaba de hablar con su hijo

Los cuatro desaparecieron dejando ahí al equipo siete con Akari y el sabio de los seis caminos, el cual les explicó a los dos jovenes como romper el Tsukiyomi antes de desaparecer también.

- Ya has oído Sasuke, rompamos el jutsu

-No- expresó frío el Uchiha y se dirigió a Kakashi, dejando a Akari a sus pies- Cuídala- se incorporó y miró a Naruto- Primero voy a acabar con los kages

-Pero Akari también está atrapada- miró a la chica inconsciente que ahora posaba su cabeza en el regazo de su maestro.

-No pienso dejarla así, la liberaré cuando haya terminado

-Entonces no me dejas opción

-Ya sabes donde ir- desapareció por el horizonte siendo seguido por Naruto

Allí se quedaron maestro y alumna, esta última mirando a la Takeshi fíjamente

-Sakura...- susurró Kakashi con pesar

-Está herida, tengo que curarla- se limitó a decir sin emoción, agachándose a su altura y se ponía manos a la obra

-No tienes por qué hacerlo Sakura, no es grave.

-Está herida y yo soy médico- lanzó un suspiro- Es la chica que ha elejido Sasuke, nunca he tenido ninguna posibilidad.

-Creo que él está haciendo esto para protegerla. Quiere un mundo en el que Akari sea aceptada. Esta chica ha pasado por mucho.

Esos malditos ojos¡Lee esta historia GRATIS!