Capítulo 34

7.7K 1.2K 737
                                          

[2 Meses después]

El tiempo pasaba más lento de lo normal, las horas parecían días, los días parecían semanas, las semanas meses y los meses años. Todo pasaba lento para SeokJin, parecía lento gracias que el amor de su vida ya no se encontraba a su lado, NamJoon ya no era parte de sus sonrisas.

Pero él estaba feliz, en su mente solo vivía la idea de que NamJoon se había ido de Corea para hacer nuevos negocios en Inglaterra, gran mentira. La madre de YoongSun había hablado con Jin para decirle sobre algunos planes de NamJoon en el extranjero y que alrededor de un año regresaría. Razón por la que SeokJin aun sonreía, por que pensaba que NamJoon se había ido por el bien de todos y no por huir de los sentimientos hacia él mismo.

Apenas YoongSun supo sobre lo que su hermano había hecho y lo que había pasado desde un principio, su verdadera razón de estar con SeokJin, quiso llorar por la rabia, rabia al saber que su compromiso y ganas de enamorar a SeokJin se habían echado a la basura solamente para su hermano complacerse, y es que en verdad no quería a SeokJin como tanto afirmaba. Por otro lado, JaeHwan estaba realmente feliz de la desaparición del moreno en la vida de su pequeño Jin. Hwan le daba el completo amor a SeokJin para que siguiera igual de feliz, lo abrazaba y cuidaba como si fuese su propio hermano, como si fuera el mayor tesoro de su vida. También la familia Jung se había vuelto aún más cercana con la familia de YoongSun así encontrándose casi todos los días ya que Hoseok y Jimin acompañaban a Sun a visitar a SeokJin para jugar con él y hacer distintas actividades haciéndolo olvidar su dolorosa realidad la cual ellos tenían que ocultar. La madre de SeokJin llevaba esos dos meses internada en el hospital tomando el mayor cuidado posible ya que su cáncer del pulmón era aún más grave de lo que parecía ya que no era tratada como se debía desde un principio. El padre de Jin había dejado la empresa en manos de uno de sus asistentes más confiables para manejarla sin él, ya que el Señor Kim no dejaba a su esposa sola en ningún momento, porque a pesar de que la señora Kim podía ser la mujer más incomprensible del mundo entero, él la amaba con toda su alma; así es el verdadero amor. 

SeokJin todas las noches recordaba a NamJoon y se preguntaba cómo se encontraría en ese momento, si había comido bien, si se divertía, si le iba bien en su trabajo o si pensaba en él tanto como él. También había renovado su diario para empezar una nueva sección en la cual hablaba como su vida había cambiado gracias a su enamorado y como trataría de ser feliz aunque él no esté a su lado y como lo esperaría con ansias en su regreso. Tantos cambios en su vida le habían que una nueva esperanza naciera en él, la esperanza de por fin cumplir sus sueños, aquellos los cuales se basaban en tener un final feliz como en aquellas películas que tanto le gustaban, uno donde se casara con NamJoon, donde tuvieran una enorme casa alejados de la ciudad, donde tuvieran muchos hijos a los cuales darles lo cual él no pudieron, amor.

SeokJin por fin era feliz.

SeokJin se encontraba sobre el césped de su patio, buscando pequeñas mariquitas y tomándola entre sus dedos para entretenerse mientras JaeHwan platicaba energético con YoongSun. Jin empezaba a aburrirse por lo que tomo alrededor de siete de los bichos y los coloco en el cabello de Sun, y empezando a reír al ver la graciosa reacción de esta al momento de que empezaban a caminar alrededor de su rostro.

El castaño rio fuerte y quito los insectos de la chica para luego sentarse en sus piernas y abrazarla con cariño.

—¡Vamos Jin! ¡Ya no eres un bebé! —rió YoongSun mientras palmeaba los muslos del castaño.

—SeokJinie si es un bebé... —soltó Jin haciendo un claro aegyo el cual se ganó y fuerte abrazo de la chica bajo suyo al ver tanta ternura en un chico como él—SeokJinie quiere chocolates. —inflo sus mejillas y se cruzó de brazos con ternura.  

Matrimonio [NamJin]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora