El camino hacia el Ultimate Tournament ha comenzado

6 0 0

20XX, la tecnología ha avanzado constantemente. Todo es tecnológico, las comunicaciones ahora son instantáneas y básicamente los celulares y computadores pueden llevarse en un solo dedo. Y los juguetes artesanales no han quedado rezagados. Los cometas artesanales de papel y cartón han evolucionado a niveles hasta hace poco insospechables, otorgándoles tecnología de punta que nuestros abuelos jamás podrían imaginar. Ahora eran controlados inalámbricamente por una mini computadora que respondía a la fuerza de agarre de las manos que lo sujetaban, aparentando ser una cometa antigua.

Ahora el negocio de cometas es controlado por Kite Inc., una empresa dedicada al desarrollo e investigación de juguetes para consumo y despilfarre de miles de niños en todo el país. Y los "Kiters", como se hacen llamar los expertos en peleas entre cometas, son los ídolos entre toda una generación de niños que desea ser como ellos.

Pero Kite Inc., haciéndose del monopolio de los cometas, ha incrementado sus precios en un 200% en los últimos tres años, haciendo que los niños tengan que comprar poco a poco aditamentos para poder equipar a sus cometas. Y claro está, quien no tuviera ni una cometa, por lo general era porque no tenía los recursos para comprar los aditamentos poco a poco.

Y en eso se parecía la historia de Ichihara Kaito, un chico de 11 años que admira a los "Kiters". Sin embargo, a su madre no le gustaba esa novedad de las peleas entre cometas, siendo la burla de su salón de clases.

-¡Kaito no es un "Kiter"! -gritaban al mismo tiempo sus compañeros de clase a la salida de la escuela.

-Déjenme en paz. -Contestó Kaito tomando su mochila sin prestar atención a las burlas de sus compañeros.

-¿Y qué vas a hacer? -dijo uno de ellos. -¿Pegarnos con ese peinado tan ridículo?

-Sí. -dijo otro. -Esas caricaturas te están haciendo mucho mal.

-Olvídenlo. -dijo de nuevo Kaito caminando sin voltear hacia ellos.

-¡Kaito! -gritó Ai sosteniendo unos papeles. -¡No hiciste tus reportes de la clase de Naturales!

-¿Es necesario, Ai? -preguntó Kaito resignado.

Ikeda Ai, de la misma edad de Kaito y amigos desde muy pequeños. Ella tampoco era una "Kiter", pero en realidad a ella no le interesaban esa clase de juguetes.

-Sabes bien que somos amigos, -contestó Ai. -pero también son la jefa de la clase y tengo que cuidar que todos hagan sus tareas. Y no vas muy bien en Naturales. ¿O quieres quedarte el verano estudiando?

-Tú sabes bien que no tengo nada que hacer durante el verano.

Ai colocó sus manos sobre su cintura, y dijo molesta.

-Nuevamente es sobre las cometas, ¿cierto? ¿Podrías superar eso?

-No. -dijo Kaito tomando las hojas de sus tareas. -Quiero ser un Kiter como los demás, y no descansaré hasta serlo.

------------------------------------------------------------

-¿Por qué no puedo tener una cometa? -preguntó Kaito a su madre.

-Porque no. -dijo su madre. -Tú sabes lo que le pasó a tu padre.

-¿Se volvió loco y nos abandonó?

-Así es. ¡Y no quiero más discusiones sobre eso!

------------------------------------------------------------

-¡Despertaste muy temprano, Kaito! -contestó un corpulento vendedor. -¡Acabo de abrir la tienda!

-Sí... -dijo Kaito. -Vine a ver los nuevos modelos.

Kite Wars: Ultimate TournamentDonde viven las historias. Descúbrelo ahora