Sorry

1.5K 158 17
                                                  

Scott

Me quede mudó al ver lo que tenia en mis manos. No sabia que pensar, solo me temía lo peor.

-La punta del meñique, de la mano derecha. Interesante.- dijo Jim quitándome la pequeña caja, ni siquiera me di cuenta de cuando se acerco a mi -Pertenece a una mujer, ¿Scott? ¿Te encuentras bien?-

¿Eh? ¿En que momento caí al suelo? ¿Que esta pasando?.... Ah..
Si... La caja....

-¡¡Scott!! ¡¿Me escuchas?!-

¿Jim? ¿Que sucede? ¿Por que estoy en tu casa? 

-¡¡Scott!! ¡¡Reacciona!!- entonces sentí un liquido helado empapar mi rostro, agua helada -¿Scott?-

-¿Jim? ¿Donde estamos?-

-Mirame a los ojos- ordenó y yo le obedecí -Entraste en shok, te traeré un calmante, pero no te  muevas de aquí- dicho eso, Jim desapareció de mi vista.

¿Que esta pasando? Siento como si olvidara algo muy importante. Tal vez es tarde y tengo que ir a la cafetería, si tal vez es eso.

Me puse de pie y mire a mi alrededor, la mesa estaba adornada, tal vez Jim tendría una fiesta. Vi una caja pequeña, me llamo la atención y me acerque a ella.

-Un dedo- mmm -¿Un dedo?- entonces todos los recuerdos volvieron a mi, como si estuviera saliendo de un trance.

Me temía lo peor, pero aun así debía confirmarlo. Tome entre mis dedos el pequeño fragmento de dedo y lo gire, tenia que verlo por mi mismo. Pero al ver ese tono azul en la uña, sentí una horrible presión en mi pecho, era el mismo color que usaba mi amada.

-No deberías tocar eso- dijo Jim acercándome unas pastillas y un vaso de agua.

-Es suyo- dije -Jim, es su dedo-

-Me temía que dirías eso- dijo Jim sacando su celular y dándomelo -llama a la policía, pondré el dedo en el congelador, trataré de salvarlo-

Veía el celular en mi mano, todo me parecía tan confuso, tan falso. Marque automáticamente el numero de Greg.

-Bueno-

-Bueno ¿Scott?-

-Greg tengo su dedo-

-¿Que? ¿De que hablas?-

-Es su dedo-

-¿Hablas de Rachel?-

-No pude protegerla y ahora su dedo esta aquí-

-¿Donde estas?-

-Con Jim-

-Voy para haya, no te vayas a ir-

Me quede sentado en el sillón, mi mente estaba confusa, no le encontraba sentido a nada. Ni siquiera me di cuenta de cuando fue que el lugar se lleno de policías. Todos caminaban de un lugar a otro, todos tenían algo que hacer, todos estaban mejor que yo.

Fui un estúpido, no debí alejarme de ella, sabia que no debía hacerlo. Todo es mi culpa.

-¿Scott?- dijo Demián, ni siquiera me di cuenta de cuando llego -Jim me dijo lo que paso-

Ni la muerte podra tocarteDonde viven las historias. Descúbrelo ahora