Capítulo 5 : ¡Abran paso! Aquí viene la loca

8 2 0


-¿A qué ha venido eso?- le increpé en el estacionamiento.

-¿De qué hablas?- Ethan se hacia el desentendido, lo que me encolerizaba aún más.

-No necesito tu ayuda, ¿lo entiendes? Así que deja de molestarme.

-El profesor de matemáticas no cree lo mismo.

-El profesor de matemáticas es un idiota.

Sonrió divertido. ¿Qué le hacía tanta gracia?

-Si esto es por lo que le hice a tu habitación- comencé-, te aseguro que te lo compensaré, ¿de acuerdo? Ya lo estuve pensando, deberías decirme cuánto cuesta reparar lo que rompí. Te daré el dinero.

Ya sé que probablemente unos cuantos de ustedes creían que era una persona horrible por destruir las cosas de Ethan y luego no hacer nada para reparar el daño, pero déjenme decirles algo: se equivocan, no en lo de que soy una persona horrible, quien sabe, quizás lo sea, pero definitivamente no pasaría por alto el hecho de que debo asumir las responsabilidades de mis errores.

Negó con la cabeza.

-Te lavaré las sabanas durante un mes, me lo merezco por haber brincado sobre ellas.

Volvió a sonreír.

-Oh, vamos, sabes que quieres que lo haga. Apenas te conozco y sé que disfrutarías vengándote de cualquier forma.

-¿Y quién dijo que quiero vengarme de ti?- habló al fin.

Lo miré ceñuda.

-Escucha, solo quiero ayudarte, te daré clases de matemáticas para que mejores tus notas.

-Mis notas están bien. Dime de una vez que es lo que realmente quieres.

En ese momento distinguí tres figuras que avanzaban deprisa hacia nosotros. Brooke llevaba una cinta blanca entorno al tabique. Su nariz se hallaba tan morada que parecía un punto que se moviera sobre un fondo blanco. Charlotte y Emily se movían detrás de ella, lo que las hacía verse como Los Ángeles de Charlie.

-¿Tu padre viene a recogerte o te tomas el autobús?- inquirió Brooke toda gangosa.

-Hola- saludó Emily a Ethan. Por favor, se suponía que se habían visto hace un par de horas.

Él le sonrió.

-Charlotte- dijo Charlotte extendiendo la mano en dirección a Ethan.

-Ethan- se presentó él.

-Espero a mi padre- respondí-. Siento lo del golpe- me disculpé.

-Olvídalo, sé que no fue apropósito.

Al menos mis amigas me comprendían, no quería imaginar la denuncia que me habrían hecho de golpear a otro estudiante.

-Sarah- dijo Brooke y con un movimiento de la cabeza me indicó que me volviera.

Me giré y distinguí a Luca en la escalinata de la prepa. Estaba sentado solo, con la mochila a un lado. Lucía fatal, parecía que lo hubiese arrollado un coche.

-Enseguida regreso- musité y me eché a caminar en dirección a mi nov... ex novio.

Levantó la cabeza al verme llegar y quitó su mochila para que pudiese tomar asiento a su lado. Tenía moretones en el cuello y apenas sí podía abrir el ojo derecho.

-Deberían echarlo- mascullé.

-Sí, dile eso al director, no creo que quiera correr al hijo de su amigo.

JAMÁS¡Lee esta historia GRATIS!