Caso C: El final (narrado por el Pekkas)

44 4 12

Mis compañeros luchando afuera, el presidente partido a la mitad, y yo, parado, sin hacer nada, decidí escaparme rápido a Sudafrica. Salí de la mansión, me subí en uno de los aviones del ejército y llame a Korea del Norte para que bombardeen Estados Unidos.
Cuando ya había llegado a Sudafrica con el avión, Estados Unidos ya no existía y había matado a todos mis amigos, pero lo que me importaba era buscar el lugar donde habían fabricado ese cofrecito, hasta que encontre una tienda de souvenirs llamada "Jeee Jiooo". Al entrar, me sentí algo extraño al ver que el dueño de la tienda era el mini pekkas hot. Él me reconoció, por lo que hizo algo que yo no me esperaba. Se le abrió el pecho, y de él salió una valquiria. Luego me casé con ella y vivimos en la aldea de Josh Dun para siempre. No estaba enamorado de un hombre, ni de una mujer, estaba enamorado de un mini pekkas.

Enamorado de un mini pekkas¡Lee esta historia GRATIS!