Sangre Virgen [ Parte 1 ]

5.2K 514 86


La alarma sonó repentinamente, abrí mis ojos mientras me sentaba en la cama, buscando a mi lado mis lentes

La alarma sonó repentinamente, abrí mis ojos mientras me sentaba en la cama, buscando a mi lado mis lentes. Me los puse y me levanté, hoy comenzaba finalmente mi primer trabajo. Me bañé y me lavé los dientes, poniéndome el uniforme que se me había entregado un par de días atrás, un smoking color azul marino. Sequé mi cabello y me puse mis zapatos. Tomé mi maleta y caminé hasta la puerta principal de los pequeños apartamentos adonde me alojaba. Con una sonrisa le entregué las llaves al portero, quien se despidió de mi deseándome lo mejor. Un carro me esperaba afuera, un chofer bajó y anciano abrió mi puerta y me ayudó a subir mi pequeña maleta antes que arrancáramos.

Las dos horas de camino fueron más que incomodas, el hombre no hablaba más que para maldecir a las personas que se ponían enfrente de su camino, y conducía de una manera agresiva que me tenía de un lado luchando por no golpearme la cabeza con sus bruscos movimientos. Cuando por fin llegamos, lo escuchaba refunfuñar en voz baja quejándose de bajar mi maleta. Miré asombrado la mansión, era más grande de lo que esperaba. Parecía estar en medio de un bosque, y lejos de toda civilización, desde la entrada en el portón principal habían sido diez minutos en carro para poder llegar a las puertas de la mansión. Sonreí emocionado, casi anochecía, había llegado justo a tiempo. Estaba más que ansioso de comenzar a trabajar en el hogar de Viktor Nikiforov, quien había sido mi ídolo por muchos años, haciendo incluso que decidiera ir a estudiar a la nación de los hombres lobos para poder conseguir contactos y trabajar allí.

¡Ah! Casi lo olvidaba. Mi nombre es Yuri Katsuki, soy originario de la nación de los vampiros, de la región de los Nikiforov para ser más exactos. Tengo 24 años, y estoy a punto de cumplir mi más grande sueño. ¡Conocer a Viktor! Y no solo eso, ¡estaré viviendo bajo su mismo techo!. Entramos en la enorme mansión, caminando por una infinidad de pasillos hasta llegar a un cuarto en particular.

-          Este es tu cuarto – explicó el hombre – mi nombre es Yakov, estaré acá los primeros días mientras te acostumbras a la casa del maestro Viktor. Deja tus cosas acá y sígueme, fíjate en el camino

Comenzó a caminar nuevamente, y yo lo seguía mientras me daba una serie de indicaciones.

-          El maestro Viktor se levanta una hora después de la hora en que el sol se esconde, debes encargarte de que su comida esté lista para esa hora. Prepárala y llévasela a su cuarto, lo ayudarás de igual forma con cualquier cosa que te pida. Hay más personas viviendo en esta casa, sin embargo ninguna de ellas tiene contacto con el maestro. Te dirigirás a él como Maestro solamente, y deberás hacer una reverencia siempre que lo veas. Almuerza a la hora que él quiera, generalmente es media noche, y luego toma pequeños refrigerios, le gusta escuchar música mientras se alimenta. Cambia su horario muy a menudo, así que deberás estar pendiente de él – decía

Nos acercamos a otra puerta, aún más grande que la mía, era blanca y tenía en sus extremos surcos dorados, su agarradera parecía estar hecha de oro puro ya que brillaba con intensidad. Miré las luces y me pregunté si no le molestarían a Viktor, pero Yakov no había hecho nada al respecto, así que supuse que no pasaba nada.

Cuando abrió la puerta entramos a lo que parecía una sala, Yakov me seguía bombardeando de instrucciones, sin embargo yo ya no escuchaba.

La sala tenía una hermosa alfombra roja, y paredes con un papel tapiz blanco con rayas café rodadizas en la mitad superior, y de un color neutro en la parte inferior. Habían pocos muebles, sillas, sillones, sofás largos o para una persona, había un mueble enfrente de varios espejos que suponía servía para que el maestro se probara ropa, parecía una pequeña sala de espera combinada con cuarto, ya que en la otra mitad había una pequeña cama. Había, además, una puerta al fondo, que se encontraba cerrada.

-          Esa es la habitación del maestro Vitya, saldrá en un rato, espéralo acá y preséntate. Él me dijo que te explicará personalmente las últimas modalidades.

-          G-gracias – dije tartamudeando. Finalmente estaba a punto de conocer a Viktor.

Me senté en uno de los sillones, con mis manos en mis piernas, estaba nervioso, nerviosísimo, jamás me había sentido de esa manera. Cerré mis ojos y conté hasta 10, tratando de calmar mi corazón. Una estúpida sonrisa se expandió por mi rostro y nuevamente la emoción retumbó mi ser. ¡Estaba a punto de conocer a nada más y nada menos que Viktor!

Escuché como una puerta se abría y allí estaba él.

Llevaba una bata color crema, con un listón dorado alrededor de su cintura, salió bostezando y arreglándose el cabello, luego me miró, como si ya supiera que yo me encontraba allí. Me puse de pie para hacer una reverencia, y en el momento en que levanté mi rostro para presentarme, Viktor ya se encontraba enfrente mío, tomando mi barbilla entre sus dedos y obligándome a verlo.

-          Tú debes ser Yuri – dijo en una voz suave y ronca

Me paralicé, no solo de la vergüenza, sino también al ver sus ojos. Había  olvidado que él era un "Sangre Real" y solo su mirada era suficiente para que cualquier humano obedeciera sus órdenes. Me sonrió mientras se acercaba más a mí, ahogué un grito cuando vi sus colmillos y un escalofrío recorrió mi espalda.

-          ¿Qué edad tienes, Yuri? – preguntó finalmente

-          24 – dije entrecortado

-          ¿24? – preguntó mientras se acercaba a mi cuello para olfatearme - ¿Cómo es que eres virgen a los 24?

La sangre se apresuró a colorear aún más mi rostro y podía escuchar los latidos de mi corazón a mil por hora, quería mover mi mano para alejarlo pero mi cuerpo parecía hecho de roca, y no respondía a mis órdenes.

-          Nunca me dijeron que traerían a un virgen. Eso es trampa – comentó mientras tomaba ahora mi mano, llevando mi muñeca a su boca – No hay nada más delicioso que la sangre de un virgen, no podré contenerme contigo

En ese momento sentí un agudo dolor en mi muñeca.

Viktor me había mordido.


[Nota de la autora: ¡Hola! Espero de corazón que disfruten leer este fanfic yaoi como yo disfrutaré escribiéndolo

[Nota de la autora: ¡Hola! Espero de corazón que disfruten leer este fanfic yaoi como yo disfrutaré escribiéndolo. Es la primera vez que escribo una novela +18 gay, además de la primera vez que escribo un fanfic que no sea de Miraculous Ladybug. Poco a poco iré explicando las trama, sobre las naciones y demás cositas que a lo mejor no quedaron bien acá. ¡Gracias por leer!]

Royal Bloods [ Yuri!! on Ice Fanfic]¡Lee esta historia GRATIS!